Estudio Bíblico: Propio 22 (C) - 2013

October 6, 2013

Lamentaciones 1:1-6

El libro de Lamentaciones se compone de cinco poemas de lamento. En este pasaje, leemos la primera, escrita con una voz femenina que proclama profunda desesperación y pérdida. Otros poemas de este libro están escritos con una voz masculina y, por lo tanto, en este libro leemos gran parte de la experiencia humana de la desesperación y la pérdida – por lo menos en lo que fue entendido por los autores de estos poemas.

Este poema, en particular, metafóricamente describe la ciudad de Jerusalén, que ha tenido que soportar las acciones de Dios causada por el pecado de sus habitantes. Aunque no debemos asumir que este capítulo es la norma bíblica de la justicia divina, podemos abrazar este pasaje como una experiencia verdadera y profunda de las emociones humanas.

Dios ha creado a los seres humanos a imagen de Dios y todos estamos llamados a estar en relación constante con Dios. Sabemos que Dios nunca nos abandonará, pero eso no significa que no tememos a que Él nos abandone alguna vez. Cuando sentimos como si no estamos más en contacto con Dios, eso puede causar profunda desesperación y tristeza.

Levantemos esto como una muy experiencia humana y emoción y también recordamos que Dios está siempre presente y no nos abandonará. Estamos llamados, pues, a volver nuestros corazones y mentes al amor y misericordia de Dios.

  • Si siente que Dios ha estado lejos de usted, considere por qué podría ser esto. ¿Qué le ayuda a volver a conectarse con Dios que siempre está presente y siempre dispuesto a amar?
  • Si Dios ha estado cerca de usted recientemente, considere por qué podría profundizar esa relación. ¿Qué prácticas de oración le ayudan a conectarse con Dios más plenamente?

Lamentaciones 3:19-26

Este tercer poema en el libro de las Lamentaciones, aparece como la respuesta a la primera lectura en el leccionario. Es el centro de los cinco poemas del libro y su ubicación es teológicamente significativa. Se encuentra en el corazón del libro y su mensaje está en el corazón de nuestra fe: “La misericordia del Señor no cesa”.

Mientras que el primer poema nos recuerda la verdadera y profunda experiencia humana del mundo, este poema nos recuerda las verdades eternas de las cuales tenemos: Dios nos ama abundantemente y sin condiciones, y nada puede separarnos de ese amor. Incluso cuando hemos pecado y alejado de Dios, Dios no se aleja de nosotros. Dios es lento para la ira y rápido para perdonar, entonces siempre – incluso si no nos sentimos alejados de Dios – siempre examinemos nuestras vidas y consideremos como nos podemos dar al amor de Dios más plenamente.

  • ¿Cuál es la forma más tangible que usted siente o ve el amor de Dios en el mundo? ¿Cuáles son los signos de la esperanza de Dios en tu vida?
  • Considere cómo podría participar más plenamente y encarnar el amor de Dios en un mundo quebrantado y desesperado.

2 Timoteo 1:1-14

Puedo oír la animada porra de Pablo en este pasaje para continuar en la fe que Timoteo ha conocido durante generaciones en su familia y una que también nosotros conocemos profundamente en nuestras vidas. “Dios no nos ha dado un espíritu de cobardía, sino un espíritu de poder, de amor y de autodisciplina”.

A través de nuestra fe y de nuestro bautismo, se nos ha encargado encarnar poderosamente el amor de Dios en el mundo. Una forma de aprovechar ese sentimiento de amor de Dios en nuestras vidas es a través de la auto-disciplina. Una disciplina que tengo que decir es mediante la oración de la mañana cada día y, al hacerlo, escuchar las Escrituras y estar en oración con Dios para mí y para los que amo. Esto centra el día en el amor de Dios y me recuerda de mi llamado a encarnar ese amor para ayudar a renovar y restaurar la creación de una expresión más completa de la imagen de Dios.

  • ¿Qué disciplinas tiene usted que le ayudará en su vida con Dios? ¿Qué aprendió de esas disciplinas?
  • Tal vez usted no tiene actualmente una práctica de la auto-disciplina como parte de su fe. Considere la posibilidad de que puede trabajar para usted. Quizás esta manera de disciplina no puede ser la cual funcione para mí o para los demás, pero puede ser una que se adapte a su ritmo de vida y oración. Tal vez se trata de un diario que refleje las Escrituras o un tiempo de oración contemplativa o meditativa o decir el Oficio Diario.

Lucas 17:5-10

El comienzo de este pasaje muestra un momento clásico de los discípulos pensando que saben lo que necesitan y Jesús invierte rápidamente ese pensamiento. ¿No es verdad con nuestras vidas también? Los discípulos quieren una fe más y más grande y mejor. Jesús dice que uno no necesita de eso, sólo se necesita tener la fe del tamaño de un grano de mostaza. Con la fe de este tamaño, puede tener un poder serio – incluso suficiente para mover un ¡árbol de morera!

Este pasaje me recuerda que mi sentido dentro de mí mismo no está haciendo lo suficiente o no lo suficientemente fiel o rezando lo suficiente como para ser un buen seguidor de Cristo, el cual es un proceso de pensamiento muy deficiente. En Cristo, no se trata de si estamos haciendo lo suficiente o tenemos más y mejor la fe; sino que trabajamos para profundizar nuestra fe y la confianza y el amor de Dios. No necesitamos más y mejor, sino que estamos llamados a humillarnos a amar y servir a Dios y al prójimo en su totalidad. En este sentido, demostramos una fe muy poderosa, incluso si esta se siente pequeña.

  • ¿Te has sentido alguna vez como los discípulos? Considere cómo la inversión del pensamiento de Jesús le habla a usted y a su fe.