Vigésimo Tercero Domingo después de Pentecostés

Occasion: 
Proprio 28
Sunday, November 17, 2019
Year (cycle): 
C
The Collect: 

Bendito Señor, tú que inspiraste las Sagradas Escrituras para nuestra enseñanza: Concede que de tal manera las oigamos, las leamos, las consideremos, las aprendamos e interiormente las asimilemos, que podamos abrazar y siempre mantener la esperanza bendita de la vida eterna, que nos has dado en nuestro Salvador Jesucristo; que vive y reina contigo y el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Old Testament: 
Isaías 65:17-25 [Suplente: Malaquías 4:1-2a]

17 «Miren, yo voy a crear 
un cielo nuevo y una tierra nueva. 
Lo pasado quedará olvidado, 
nadie se volverá a acordar de ello. 
18 Llénense de gozo y alegría para siempre 
por lo que voy a crear, 
porque voy a crear una Jerusalén feliz 
y un pueblo contento que viva en ella. 
19 Yo mismo me alegraré por Jerusalén 
y sentiré gozo por mi pueblo. 
En ella no se volverá a oír llanto 
ni gritos de angustia. 
20 Allí no habrá niños que mueran a los pocos días, 
ni ancianos que no completen su vida. 
Morir a los cien años será morir joven, 
y no llegar a los cien años será una maldición. 
21 La gente construirá casas y vivirá en ellas, 
sembrará viñedos y comerá sus uvas. 
22 No sucederá que uno construya y otro viva allí, 
o que uno siembre y otro se aproveche. 
Mi pueblo tendrá una vida larga, como la de un árbol; 
mis elegidos disfrutarán del trabajo de sus manos. 
23 No trabajarán en vano 
ni tendrán hijos que mueran antes de tiempo, 
porque ellos son descendientes 
de los que el Señor ha bendecido, 
y lo mismo serán sus descendientes. 
24 Antes que ellos me llamen, 
yo les responderé; 
antes que terminen de hablar, 
yo los escucharé. 
25 El lobo y el cordero comerán juntos, 
el león comerá pasto, como el buey, 
y la serpiente se alimentará de tierra. 
En todo mi monte santo 
no habrá quien haga ningún daño.» 
El Señor lo ha dicho.

Suplente:

19 El Señor todopoderoso dice: «Se acerca el día, ardiente como un horno, en que todos los orgullosos y malvados arderán como paja en una hoguera. Ese día que ha de venir los quemará, y nada quedará de ellos. 20 Pero para ustedes que me honran, mi justicia brillará como la luz del sol, que en sus rayos trae salud.»

Psalm: 
Cántico 9 (Isaías 12:2-6) [Suplente: Salmo 98]

He aquí es Dios quien me salva; *
      confiaré en él y no temeré.
Mi fortaleza y mi refugio es el Señor; *
      él se hizo mi Salvador.
Sacarán ustedes aguas con júbilo *
      de las fuentes de salvación.
Aquel día dirán: *
      Den gracias al Señor e invoquen su Nombre.
Cuenten a los pueblos sus hazañas; *
      pregonen que su Nombre es excelso.
Canten alabanzas al Señor, porque ha hecho cosas sublimes, *
      y esto es conocido por toda la tierra.
Vitoreen, habitantes de Sión, con gritos de júbilo, *
      porque grande es en medio de ti el Santo de Israel.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo: *
      como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Suplente:

  1     Canten al Señor cántico nuevo, *
             porque ha hecho maravillas.
  2     Con su diestra, y con su santo brazo, *
             ha alcanzado la victoria.
  3     El Señor ha dado a conocer su victoria; *
             a la vista de las naciones ha descubierto su justicia.
  4     Se acuerda de su misericordia y su fidelidad para con la casa de Israel; *
             los confines de la tierra han visto la victoria de nuestro Dios.
  5     Aclamen con júbilo al Señor, pueblos todos; *
             levanten la voz, gócense y canten.
  6     Canten al Señor con el arpa, *
             con el arpa y la voz de cántico.
  7     Con trompetas y al son de clarines, *
             aclamen con júbilo ante el Rey, el Señor.
  8     Ruja el mar y cuanto contiene, *
             el mundo y los que en él habitan.
  9     Den palmadas los ríos, aclamen los montes al Señor, *
             cuando llegue para juzgar la tierra.
10     Juzgará al mundo con justicia, *
             y a los pueblos con equidad.

Epistle: 
2 Tesalonicenses 3:6-13

6 Hermanos, les ordenamos en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que se aparten de cualquier hermano que lleve una conducta indisciplinada y que no siga las tradiciones que recibieron de nosotros. 7 Pues ustedes saben cómo deben vivir para seguir nuestro ejemplo: nosotros no llevamos entre ustedes una conducta indisciplinada, 8 ni hemos comido el pan de nadie sin pagarlo. Al contrario, trabajamos y luchamos día y noche para no serle una carga a ninguno de ustedes. 9 Y ciertamente teníamos el derecho de pedirles a ustedes que nos ayudaran, pero trabajamos para darles el ejemplo que ustedes deben seguir. 10 Cuando estuvimos con ustedes, les dimos esta regla: El que no quiera trabajar, que tampoco coma. 11 Pero hemos sabido que algunos de ustedes llevan una conducta indisciplinada, muy ocupados en no hacer nada. 12 A tales personas les mandamos y encargamos, por la autoridad del Señor Jesucristo, que trabajen tranquilamente para ganarse la vida. 

13 Pero ustedes, hermanos, no se cansen de hacer el bien.     

Gospel: 
Lucas 21:5-19

5 Algunos estaban hablando del templo, de la belleza de sus piedras y de las ofrendas votivas que lo adornaban. Jesús dijo: 6 —Vendrán días en que de todo esto que ustedes están viendo no quedará ni una piedra sobre otra. Todo será destruido. 

7 Entonces le preguntaron: —Maestro, ¿cuándo va a ocurrir esto? ¿Cuál será la señal de que estas cosas ya están a punto de suceder? 

8 Jesús contestó: —Tengan cuidado para no dejarse engañar. Porque vendrán muchos haciéndose pasar por mí. Dirán: “Yo soy”, y “Ahora es el tiempo.” Pero ustedes no los sigan. 9 Y cuando tengan noticias de guerras y revoluciones, no se asusten, pues esto tiene que ocurrir primero; sin embargo, aún no habrá llegado el fin. 

10 Siguió diciéndoles: —Una nación peleará contra otra y un país hará guerra contra otro. 11 Habrá grandes terremotos, y hambres y enfermedades en diferentes lugares, y en el cielo se verán cosas espantosas y grandes señales. 

12 »Pero antes de esto, a ustedes les echarán mano y los perseguirán. Los llevarán a juzgar en las sinagogas, los meterán en la cárcel y los presentarán ante reyes y gobernadores por causa mía. 13 Así tendrán oportunidad de dar testimonio de mí. 14 Háganse el propósito de no preparar de antemano su defensa, 15 porque yo les daré palabras tan llenas de sabiduría que ninguno de sus enemigos podrá resistirlos ni contradecirlos en nada. 16 Pero ustedes serán traicionados incluso por sus padres, sus hermanos, sus parientes y sus amigos. A algunos de ustedes los matarán, 17 y todo el mundo los odiará por causa mía; 18 pero no se perderá ni un cabello de su cabeza. 19 ¡Manténganse firmes, para poder salvarse!     

The Old Testament, New Testament and Gospels readings are from the New Revised Standard Version Bible: Anglicized Edition, copyright 1989, 1995, Division of Christian Education of the National Council of the Churches of Christ in the United States of America. Used by permission. All rights reserved.

The Collects, Psalms and Canticles are from the Book of Common Prayer, 1979.