Vigésimo primer Domingo después de Pentecostés

Occasion: 
Propio 26
Sunday, November 03, 2019
Year (cycle): 
C
The Collect: 

Dios de poder y piedad, sólo de ti mana el don que hace posible que tu pueblo fiel te sirva sincera y laudablemente: Concédenos que, para lograr el premio de tus promesas celestiales, podamos correr sin tropiezos; por Jesucristo nuestro Señor, que vive y reina contigo y el Espíritu Santo, un solo Dios, ahora y por siempre. Amén.

Old Testament: 
Habacuc 1:1-4; 2:1-4 [Suplente: Isaías 1:10-18]

1 Éste es el mensaje que el Señor reveló al profeta Habacuc. 

2 Señor, ¿hasta cuándo gritaré pidiendo ayuda 
sin que tú me escuches? 
¿Hasta cuándo clamaré a causa de la violencia 
sin que vengas a librarnos? 
3 ¿Por qué me haces ver 
tanta angustia y maldad? 
Estoy rodeado de violencia y destrucción; 
por todas partes hay pleitos y luchas. 
4 No se aplica la ley, 
se pisotea el derecho, 
el malo persigue al bueno 
y se tuerce la justicia.  […]

1 Estaré atento y vigilante, 
como lo está el centinela en su puesto, 
para ver qué me dice el Señor 
y qué respuesta da a mis quejas. 

2 El Señor me contestó: 
«Escribe en tablas de barro lo que te voy a mostrar, 
de modo que pueda leerse de corrido. 
3 Aún no ha llegado el momento 
de que esta visión se cumpla; 
pero no dejará de cumplirse. 
Tú espera, aunque parezca tardar, 
pues llegará en el momento preciso. 
4 Escribe que los malvados son orgullosos, 
pero los justos vivirán por su fidelidad a Dios.»

Suplente:

10 Jefes de Sodoma, escuchen la palabra del Señor; 
pueblo de Gomorra, oye atentamente 
lo que nuestro Dios te va a enseñar. 

11 El Señor dice: 
«¿Para qué me traen tantos sacrificios? 
Ya estoy harto de sus holocaustos de carneros 
y de la grasa de los terneros; 
me repugna la sangre de los toros, carneros y cabritos. 
12 Ustedes vienen a presentarse ante mí, 
pero ¿quién les pidió que pisotearan mis atrios? 
13 No me traigan más ofrendas sin valor; 
no soporto el humo de ellas. 
Ustedes llaman al pueblo 
a celebrar la luna nueva y el sábado, 
pero yo no soporto las fiestas de gente que practica el mal. 
14 Aborrezco sus fiestas de luna nueva y sus reuniones; 
¡se me han vuelto tan molestas 
que ya no las aguanto! 
15 Cuando ustedes levantan las manos para orar, 
yo aparto mis ojos de ustedes; 
y aunque hacen muchas oraciones, 
yo no las escucho. 
Tienen las manos manchadas de sangre. 
16 ¡Lávense, límpiense! 
¡Aparten de mi vista sus maldades! 
¡Dejen de hacer el mal! 
17 ¡Aprendan a hacer el bien, 
esfuércense en hacer lo que es justo, 
ayuden al oprimido, 
hagan justicia al huérfano, 
defiendan los derechos de la viuda!» 

18 El Señor dice: 
«Vengan, vamos a discutir este asunto. 
Aunque sus pecados sean como el rojo más vivo, 
yo los dejaré blancos como la nieve; 
aunque sean como tela teñida de púrpura, 
yo los dejaré blancos como la lana.»     

Psalm: 
Salmo 119:137-144 [Suplente: Salmo 32:1-8]

137     Justo eres tú, oh Señor, *
               y rectos son tus juicios.
138     Has promulgado tus decretos *
               con justicia y suma fidelidad.
139     La indignación me ha consumido, *
               porque mis enemigos se olvidan de tus palabras.
140     Tu palabra ha pasado las más duras pruebas, *
               y tu siervo la atesora.
141     Pequeño soy e insignificante, *
               pero no olvido tus mandamientos.
142     Tu justicia es justicia eterna, *
               y tu ley es la verdad.
143     Aflicción y angustia se han apoderado de mí, *
               mas tus mandamientos son mi delicia.
144     La rectitud de tus decretos es eterna; *
               dame entendimiento, y viviré.

Suplente:

  1     Bienaventurados aquéllos cuyas transgresiones son perdonadas, *
             y quitados sus pecados.
  2     Bienaventurados a quienes no atribuye culpa el Señor, *
             y en cuyo espíritu no hay engaño.
  3     Mientras callé, se envejecieron mis huesos *
             porque gemí todo el día;
  4     Porque de día y de noche pesó sobre mí tu mano; *
             se volvió mi verdor en sequedad de verano.
  5     Mi pecado entonces te declaré, *
             y no encubrí mi culpa.
  6     Dije: “Confesaré a ti mis transgresiones”; *
             y luego tú perdonaste la culpa de mi pecado.
  7     Por ello orarán los fieles en tiempo de necesidad *
             ciertamente en la inundación de muchas aguas no llegará ésta a ellos.
  8     Tú eres mi escondite; me guardarás de angustias; *
             con gritos de liberación me rodearás.

Epistle: 
2 Tesalonicenses 1:1-4, 11-12

1 Pablo, Silvano y Timoteo saludan a la comunidad de los creyentes de la ciudad de Tesalónica, que están unidos a Dios nuestro Padre y al Señor Jesucristo. 2 Que Dios nuestro Padre y el Señor Jesucristo derramen su gracia y su paz sobre ustedes. 

3 Hermanos, siempre tenemos que dar gracias a Dios por ustedes, como es justo que hagamos, porque la fe de ustedes está creciendo y el amor que cada uno tiene por los otros es cada vez mayor. 4 De modo que nosotros mismos hablamos de ustedes con satisfacción en las iglesias de Dios, por la fortaleza y la fe que ustedes muestran en medio de todas las persecuciones y aflicciones que sufren. […]

11 Con este fin oramos siempre por ustedes, pidiendo a nuestro Dios que los haga dignos del llamamiento que les hizo, y que cumpla por su poder todos los buenos deseos de ustedes y los trabajos que realizan movidos por su fe. 12 De esta manera, el nombre de nuestro Señor Jesús será honrado por causa de ustedes, y él los honrará conforme a la bondad de nuestro Dios y del Señor Jesucristo.     

Gospel: 
Lucas 19:1-10

1 Jesús entró en Jericó y comenzó a atravesar la ciudad. 2 Vivía allí un hombre rico llamado Zaqueo, jefe de los que cobraban impuestos para Roma. 3 Éste quería conocer a Jesús, pero no conseguía verlo porque había mucha gente y Zaqueo era pequeño de estatura. 4 Por eso corrió adelante y, para alcanzar a verlo, se subió a un árbol cerca de donde Jesús tenía que pasar. 5 Cuando Jesús pasaba por allí, miró hacia arriba y le dijo: —Zaqueo, baja en seguida, porque hoy tengo que quedarme en tu casa. 

6 Zaqueo bajó aprisa, y con gusto recibió a Jesús. 7 Al ver esto, todos comenzaron a criticar a Jesús, diciendo que había ido a quedarse en la casa de un pecador. 8 Zaqueo se levantó entonces y le dijo al Señor: —Mira, Señor, voy a dar a los pobres la mitad de todo lo que tengo; y si le he robado algo a alguien, le devolveré cuatro veces más. 

9 Jesús le dijo: —Hoy ha llegado la salvación a esta casa, porque este hombre también es descendiente de Abraham. 10 Pues el Hijo del hombre ha venido a buscar y salvar lo que se había perdido.     

The Old Testament, New Testament and Gospels readings are from the New Revised Standard Version Bible: Anglicized Edition, copyright 1989, 1995, Division of Christian Education of the National Council of the Churches of Christ in the United States of America. Used by permission. All rights reserved.

The Collects, Psalms and Canticles are from the Book of Common Prayer, 1979.