2005 Program Letter - Spanish

January 5, 2004

Estimados amigos y amigas en Cristo:

¡La misión cuesta dinero! Por supuesto, esto no es noticia para usted. Definitivamente, la misión requiere de muchas oraciones, paciencia y perseverancia. Requiere de personas que siempre buscan estar en buena relación con Dios y con los demás. Requiere movimiento y ayuda continua. Y, casi siempre, la misión requiere de dinero.

Nosotros en la iglesia tenemos grandes sueños, luchando para seguir a Jesús, y recordándonos que los discípulos hicieron frente a desafíos más desalentadores que los nuestros. ¡En raras ocasiones están los fondos a mano! Pero los encontramos, porque creemos en nuestra misión. La experiencia ha demostrado que el dinero sigue a la misión, y que Dios es fiel. ¡Si usted está en el camino correcto, el dinero llegará!

El tema de este año para el Día de Misión Mundial es "Valorando la Comunión", y es un buen tiempo en la vida de nuestra iglesia para pensar en las cosas que valoramos, y cómo expresamos nuestro compromiso hacia lo que valoramos. Como Cristianos y Cristianas, valoramos todo lo que representa comunión - en el altar, en nuestras vidas espirituales, y en nuestras comunidades. Como Episcopales, valoramos ser parte de la Comunión Anglicana, una familia mundial de iglesias cuya excitante historia y esplendida diversidad son casi sin paralelo.

La Iglesia Episcopal cree en la Comunión Anglicana, y porque creemos en ella, invertimos en ella. No solo comprometemos el tesoro de dinero, sino también el tesoro de nosotros mismos. A nivel nacional en los Estados Unidos, un cuarto del presupuesto anual de nuestra iglesia se dedica al fortalecimiento de la misión global y las relaciones Anglicanas - un total de $6.6 millones de dólares.
Aproximadamente el 16% del presupuesto del Departamento de Relaciones Anglicanas y Globales apoya a misioneros y misioneras que salen de los Estados Unidos a servir en otros países; otro 31% de dicho presupuesto provee apoyo para el clero, laicos y obispos de nuestras 12 diócesis y jurisdicciones de ultramar, y el resto del presupuesto provee ayuda complementaria a los presupuestos de Provincias Anglicanas, convenios, y agencias tales como la Oficina de la Comunión Anglicana.

Esto es mucho dinero, pero es solamente una fracción de lo que los Episcopales contribuyen para el trabajo de Dios en el mundo. Cada año, se recolectan aproximadamente $3 millones de dólares en la Ofrenda Unida de Acción de Gracias, y son donados nuevamente tanto aquí en los Estados Unidos como en el extranjero. La generosidad de los Episcopales hacia las emergencias es legendaria – el Fondo Episcopal para Desarrollo y Emergencias (ER-D por sus siglas en inglés), informa que más de $1 millón de dólares se ha recibido hasta el presente, para ayudar a aliviar los efectos causados por el cataclismo del tsunami en el Océano Índico el pasado 26 de diciembre, casi $1 millón de dólares se ha destinado para ayudar a restaurar la paz, la seguridad y la productividad en Sudán, millones más para tratar el desafío desgarrador del HIV/SIDA en África. Cada año, en la ofrenda especial de Viernes Santo, se recibe más de $300,000.00 dólares, que se dedican para apoyar las cuatro diócesis de la Iglesia Episcopal en Jerusalén y el Medio Oriente.

No obstante, esto solo es una pequeña parte de la historia. Casi todas nuestras diócesis tienen relaciones de compañerismo con diócesis (o hasta con Provincias completas) en otras partes en la Comunión Anglicana. Los compromisos en forma de dinero son generalmente significativos, pero más importante son los viajes de ir y venir para conocernos, el compartir juntos tiempo para forjar una visión, el trabajar mano a mano para hacer realidad los sueños de un mundo mejor. Como muy bien indica la cita de las Escrituras que se incluye en estos materiales, la generosidad en trabajos es valorada tanto como la generosidad que se demuestra con nuestra disposición de dar abiertamente.

¿Y qué sobre las parroquias? Usted puede decir esa historia - quizás su congregación se relaciona con otra mediante una diócesis de compañerismo, o ayuda con proyectos en las partes del mundo donde los feligreses tienen lazos especiales. Quizás usted ha enviado grupos de jóvenes en viajes para una corta exposición o trabajo de misión. Quizás usted ha intercambiado lugares con un seminarista que vino de cierto lugar exótico donde usted ahora puede sentirse como en casa.

El último domingo después de la Epifanía (6 de febrero del corriente año), es señalado por nuestra iglesia en observación del Día de Misión Mundial. Ya son seis años, que mis colegas y yo, hemos producido los materiales y otros recursos que pueden ser útiles en este respeto. En la pagina de Internet http://www.episcopalchurch.org/page/world-mission-sunday (en inglés), usted encontrará no solo los recursos para "Valorar la Comunión", sino también todos los materiales que se han preparado para los temas de este día en años anteriores. Estos recursos, sin fechas, pueden ser utilizados en cualquier momento. Los carteles grandes a todo color se pueden obtener de “Episcopal Parish Services”; el resto del material se puede descargar de la página de Internet y copiar cuantas veces quiera. Hay carpetas para folletos y boletines, notas de homilías para la preparación de sermones, y otros artículos de mucha ayuda.

Si usted ha preparado sus propios materiales especiales para el Día de Misión Mundial, enfocándose o relacionado con tema de relevancia inmediata en la vida en su parroquia, estaría muy interesada en obtener copias, y con su permiso, exponerlas en la página de Internet para que otros la vean. Y, por supuesto, recibir copias de temas de años anteriores es muy apreciada por esta oficina.
Por favor no duden en enviarme un correo electrónico a mlarom@episcopalchurch.org

Según vamos adelante en nuestra jornada común, pueda Dios bendecirnos en nuestra misión, local y global, ahora y por siempre.

Fielmente,

Margaret S. Laron
Directora de Relaciones Anglicanas y Globales

PD: Favor notar que a partir del pasado día 3 de enero fui movida del puesto de Oficial de Interpretación y Redes de Comunicación de Misión Mundial (WMIN), al de Directora de Relaciones Anglicanas y Globales. La Srta. Tracy Andres (tandres@episcopalchurch.org) continuará como asistente en la oficina de WMIN, y la Sra. Sonia Omulepu (somulepu@episcopalchurch.org), antes coordinadora de la Iniciativa de Ecuación entre Iglesias, ha llegado al Departamento de Relaciones Anglicanas y Globales, como Coordinadora de Educación Misionera, para ayudar a realizar algunas iniciativas especiales relacionadas con la Comisión Permanente de Misión Mundial, y el proceso de estudio para su documento de visión, Compañeros en Transformación.