Mensaje navideño 2018 del obispo primado Curry

El amor descendió en Navidad porque Dios amó tanto al mundo, que dio
December 18, 2018

“El amor descendió en Navidad porque Dios amó tanto al mundo que dio” el obispo presidente y primado de la Iglesia Episcopal Michael Curry dijo en su mensaje navideño 2018.

El video del Obispo Primado se encuentra aquí.

El texto del mensaje del Obispo Primado a continuación:

 Mensaje navideño de 2018 del obispo primado Michel Curry  

En el tercer capítulo del evangelio de Juan, Jesús dice “porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su hijo unigénito, para que todo aquel que en Él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.”

Por muchos años, a menudo he pensado que este pasaje solo se refiere a como Jesús sacrificó su vida en la cruz. Y ciertamente eso es parte de su significado. Pero hace unos años estaba leyendo el comentario de Raymond Brown en el evangelio de Juan y el profesor Brown dijo que ese pasaje no solo habla de Jesús y la entrega voluntaria de su vida en la cruz pero que en realidad habla de los cristianos, de como Dios da su mismo ser, su propio hijo al mundo, no a cambio de lo que Él pudiese recibir sino por el bien y el bienestar del mundo. De nosotros.

Alguien dijo en un poema cristiano “El amor descendió en Navidad”. Eso es lo que es el amor. Dar sin pensar en el costo. Dar no por lo que uno puede conseguir, pero por lo que el otro puede recibir. Eso es lo que es el amor. Dios ama tanto al mundo que ha dado.

Me di cuenta recientemente lo poderoso del mensaje en ese pasaje, cuando vi un viejo póster de 1938. Un póster producido por la Iglesia Episcopal en ese tiempo para incentivar a los episcopales y a otros cristianos y a personas de fe y buena voluntad a hacer lo que podían para ayudar a los refugiados judíos que huían de la tiranía en Europa. Para que ayudaran a las personas de toda Europa que buscaban refugio en América, esta tierra de la libertad. El póster muestra a María, José y el niño Jesús huyendo de la persecución en Palestina, como narra el evangelio de Mateo. El póster que muestra a María, José y a Jesús dice en su mensaje: “En nombre de estos refugiados, ayuda a todos los refugiados”.

Dios ama tanto al mundo que dio, aun al punto de arriesgar a su propio hijo. Y en el nombre de esos refugiados, en el nombre de Jesús, de todas las personas que sufren, de todos los que están solos, todos los necesitados. Eso es lo que el hace el amor.

El amor descendió en la Navidad porque Dios ama tanto al mundo, que dio.

Por aquel tiempo, el emperador Augusto ordenó que se hiciera un censo de todo el mundo. Este primer censo fue hecho siendo Quirinio gobernador de Siria. Todos tenían que ir a inscribirse a su propio pueblo. Por esto, José salió del pueblo de Nazaret, de la región de Galilea, y se fue a Belén, en Judea, donde había nacido el rey David, porque José era descendiente de David. Fue allá a inscribirse, junto con María, su esposa, que se encontraba encinta. Y sucedió que mientras estaban en Belén, le llegó a María el tiempo de dar a luz. Y allí nació su hijo primogénito, y lo envolvió en pañales y lo acostó en el establo, porque no había alojamiento para ellos en el mesón.

Cerca de Belén había unos pastores que pasaban la noche en el campo cuidando sus ovejas. De pronto se les apareció un ángel del Señor, y la gloria del Señor brilló alrededor de ellos; y tuvieron mucho miedo. Pero el ángel les dijo: “No tengan miedo, porque les traigo una buena noticia, que será motivo de gran alegría para todos: Hoy les ha nacido en el pueblo de David un salvador, que es el Mesías, el Señor. Como señal, encontrarán ustedes al niño envuelto en pañales y acostado en un establo”.

En aquel momento aparecieron, junto al ángel, muchos otros ángeles del cielo, que alababan a Dios y decían:
“¡Gloria a Dios en las alturas!
¡Y paz en la tierra entre todos los hombres que gozan de su favor!”

Que tengan una Navidad bendecida. Que tengan una Navidad feliz. Que tengan una Navidad gozosa. 

Dios los ama, Dios los bendice y que Dios los mantenga en sus todopoderosas manos de amor.

 

El reverendísimo Michael B. Curry

Obispo Presidente y Primado

de la Iglesia Episcopal