The Office of Public Affairs

The Public Affairs Office provides statistics, biographies, photos, background information, and other resources to media representatives reporting on the mission and ministries of The Episcopal Church

Epifanía de 2021: Un llamado del obispo primado Curry a orar por nuestra nación

January 6, 2021

En este día de la Fiesta de la Epifanía, el obispo primado de la Iglesia Episcopal, Michael Curry, invita a los episcopales y a personas de todas las religiones a volverse [a Dios] y orar por nuestra nación.

Pueden ver el video con la declaración del Obispo Primado aquí.

A continuación se encuentra una transcripción de su mensaje:

Hoy es 6 de enero de 2021. Es la Fiesta de la Epifanía. Y en este día en particular, en este momento en particular, incluso mientras la capital de nuestra nación está en peligro y es atacada, oramos para que el Señor Jesucristo, oramos para que Dios, en su Camino de Amor, prevalezca en todos nuestros corazones.

Los sucesos ocurridos hoy en nuestro Capitolio son profundamente inquietantes. Creemos que las acciones de los manifestantes armados representan un intento de golpe de Estado. Somos una democracia, con normas institucionales de larga data que deben ser respetadas, siendo la principal de ellas seguir los procesos establecidos en la Constitución y el estatuto federal para facilitar la transición pacífica y ordenada del poder.

Los manifestantes de hoy se abrieron paso a través de las barricadas policiales y entraron a la fuerza en las cámaras del Congreso, y el edificio del Capitolio ahora está amenazado así como la seguridad de los legisladores, su personal y otras personas que trabajan en el complejo del Capitolio. Esto atenta contra la integridad de nuestra democracia, la seguridad nacional, la continuidad del gobierno y la vida y seguridad de nuestros legisladores, su personal, las fuerzas del orden y todos los que trabajan en el Capitolio.

Por tanto, les pido ahora que se unan a mí para orar por nuestra nación, rezando primero una de las plegarias que aparecen en la Oración Matutina:

Señor, salva a tu pueblo y bendice a tu heredad;
Gobiérnalos y susténtalos para siempre.

De día en día te bendecimos;
Alabamos tu nombre perpetuamente.

Guárdanos, Señor, sin pecado en este día;
Ten piedad de nosotros, Señor, ten piedad.

Señor, muéstranos tu amor y misericordia;
Porque sólo en ti confiamos.

En ti, Señor, está nuestra esperanza;
Que nuestra esperanza nunca sea en vano.

     - Oración Matutina, Libro de Oración Común, p. 61

Oremos:

Eterno Dios, en cuyo reino perfecto no se esgrime más espada que la de la justiciar, ni se conoce otra fuerza que la del amor: Derrama poderosamente tu Espíritu sobre todos los pueblos, a fin de que sean reunidos bajo el estandarte del Príncipe de Paz, como hijos de un solo Padre; a quien sea el dominio y la gloria, por los siglos de los siglos.
     - Por la Paz, Libro de Oración Común, p. 705

Oh Dios, tú nos hiciste a tu propia imagen, y nos redimiste por Jesús tu Hijo: mira en tu compasión a toda la familia humana; y en particular esta parte de la familia, en Estados Unidos, y los que se encuentran en la capital de nuestra nación; quita el odio y la arrogancia que nos corrompen el corazón; derrumba las barreras que nos separan; únenos en vínculos de amor y actúa a través de nuestra lucha y confusión a fin de cumplir tus propósitos en la tierra; para que, a su debido tiempo, todas las naciones y razas te sirvan en armonía alrededor de tu trono celestial; por Jesucristo nuestro Señor. Amén.
     - Por la familia humana, Libro de Oración Común, p. 705

En este día y en este momento, oramos por nuestra nación. Le pedimos a Dios que nos restaure, para mostrarnos el camino de la restauración, para mostrarnos la manera de llegar a ser una nación sujeta a [la voluntad de] Dios, indivisible, con libertad y justicia para todos.

Ahora, como nuestro Salvador Cristo nos ha enseñado, nos atrevemos a decir:

Padre nuestro que estás en el cielo,
santificado sea tu Nombre,
venga tu reino,
Hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada día
Perdona nuestras ofensas,
Como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden.
Y no nos dejes caer en tentación, mas líbranos del mal.
Porque tuyo es el reino,
y el poder y la gloria,
ahora y por siempre.
Amén.

Y ahora, que la paz de Dios que excede a todo entendimiento guarde sus corazones y mentes en el conocimiento y amor de Dios y de su Hijo Jesucristo, nuestro Señor.

La bendición de Dios todopoderoso, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, sea con ustedes y con esta nación y con toda la familia humana y con toda la creación, ahora y por siempre.

Amén.

CONTACT:
Nancy Cox Davidge
Public Affairs Officer