Consejo Ejecutivo de la Iglesia Episcopal: palabras de apertura del Obispo Primado

October 19, 2019

Lo que sigue es una transcripción de las palabras de apertura del obispo primado Michael Curry al Consejo Ejecutivo de la Iglesia Episcopal, reunido actualmente y hasta el 21 de octubre en el Hotel y Centro de Conferencias Embassy Suites Montgomery, en Montgomery, Alabama.

Consejo Ejecutivo
18 de octubre de 2019
Palabras de apertura

Me gustaría hablar con ustedes en esta mañana acerca de dos cosas. Una tiene que ver con nuestro continuo quehacer en la reconciliación, del cual el encontrarnos aquí ha sido parte de ese quehacer continuo . . . durante varios años, pero en particular, sólo quería señalar dos cosas:

Una: puede que no sepan que en la Cámara de Obispos, en septiembre, el obispo Tom Breidenthal, presidente del Comité de Teología de la Cámara, que está compuesto por un par de obispos . . . un grupo de teólogos y líderes en el campo de la teología y la ética global, han estado trabajando durante un tiempo en otro documento sustantivo, no solo para los obispos, sino en última instancia para toda la Iglesia, que da el siguiente paso desde la última declaración o documento que la Cámara de Obispos había hecho en los años 90 sobre el pecado del racismo. Pueden acordarse de eso, probablemente a mediados o a finales de los 90. Ese será el próximo paso.

Cuando el comité comenzó su trabajo y su investigación, profundizaron y se dieron cuenta de que necesitaban llamar por su nombre —y comprometerse más profundamente, y creo que esta es una decisión valiente de su parte—al pecado de la supremacía blanca. Y realmente lo hicieron, realizaron una labor notable, y una labor sencillamente honesta, y está por llegar, todavía está en fase de revisión. Hicieron una presentación preliminar, y a eso dedicamos una mañana en la Cámara. Pero sólo quería que supieran eso y eso terminará por llegar, les saldrá al paso, como un documento y posiblemente un material de estudio para la Iglesia. Y es realmente una gran labor y una labor ardua, pero ellos tuvieron el valor de llevarla a cabo. Y les doy las gracias por ello.

La otra cosa es, y solo quiero darle nuevamente las gracias por ello al Consejo Ejecutivo, haber venido a Montgomery. Esta es una ciudad normal, pequeña, con una gran historia. Pero no es solo la historia de Montgomery, Alabama, y ​​no es solo la historia del Sur. Es la historia de Estados Unidos. Y es importante que todos nosotros la recordemos. Estos son los Estados Unidos de América. Y no es sólo una historia sureña. No es sólo una historia regional. Y la verdad es que no es sólo una historia étnica. No es sólo la historia del blanco y el negro. Es la historia de Estados Unidos y nuestra lucha por hacer que "e pluribus unum" sea más que una simple frase latina. Se dirige al corazón de la lucha de nuestra nación para llegar a ser en verdad una nación bajo la protección de Dios, con libertad y justicia para todos.

Y aquí ahora se aplican las lecciones. Se aplican no sólo a nuestros problemas en torno a la esclavitud de los africanos. Se aplican a nuestro trato de los pueblos indígenas en este país. Se aplican a la manera en que nosotros, como nación, hemos afectado a las personas en lugares que fueron colonias de Estados Unidos.

Una de las lecciones de ser Obispo Primado es que tenemos un doloroso carácter colonial que nos afecta a nosotros y a esta Iglesia hasta el día de hoy. No es sólo el imperio británico el que ha pecado. Estados Unidos, el imperio americano, ha pecado. Y sin embargo, debemos enfrentarlo honestamente, y agradezco a esta Iglesia y a este Consejo por tener el valor y la fe para hacerlo.

Así que sólo les daría una pequeña oración, un poema, a medida que avanzamos en esa trayectoria. Hacia el final del poema de Maya Angelou, “En el pulso de la mañana” [On the Pulse of the Morning], Maya lo dijo de esta manera:

Decid al asiático, al hispano, al judío:
al africano, al nativoamericano, al sioux,
al católico, al musulmán, al francés, al griego,
al irlandés, al rabino, al sacerdote, al jeque,
al gay, al hetero, al predicador,
al privilegiado, al indigente, al maestro…
No se puede borrar la historia,
Pese a su dolor desgarrador,
Pero si se enfrenta con valor
no necesita ser vivida de nuevo.

Ese es la intención de estar en Montgomery.

Ahora bien eso es lo primero. Dije que estos serían comentarios breves. Lo segundo es, está relacionado tangencialmente . . . Hemos estado hablando, un grupo ha estado hablando durante un tiempo sobre el impacto del Camino del Amor, como de un compromiso de seguir a Jesús y Su camino. Y nos concentramos principalmente en vivir eso como Iglesia. Y creo que eso es lo más importante. No se le puede pedir a nadie que haga lo que uno no hace. Y nuestra Iglesia realmente se ha comprometido con esto de una manera que, de todos modos, me transciende. Porque creo que refleja quiénes en verdad somos.

De todos modos, nos concentramos y Stephanie Spellers y todo el grupo de personas que han trabajado en ambos materiales y haciéndolos disponibles a través de la Red y todo eso, ese trabajo ha sido notable, y debo decirles, quiero decir, a todos, desde la comunidad religiosa a los teólogos, así como a las personas [dedicadas a la] formación que se han unido y intervinieron en esto y lo hicieron posible, que en verdad es un quehacer notable. Disponemos de materiales. Y ahora, cuando voy y hablo con las diócesis, cuando alguien dice: "¿Qué hace la Iglesia por las iglesias pequeñas?", les respondo: "Déjenme decirles algo. Vayan al sitio web de la Iglesia Episcopal y escriban Camino del Amor [Way of Love] ”. Y tengo un chistecito, suelo decir que, en los viejos tiempos, antes de que nos arreglaran, si simplemente escribía Way of Love en la web, llegaba a sitios web que no eran la Iglesia Episcopal. . .

¡Así que primero vayan al sitio web de la Iglesia Episcopal! Escriban Camino del Amor [Way of Love] y lo obtendrán, y hay recursos, y están expandiendo sus materiales para la temporada de Adviento. Creo que viene la Cuaresma. ¿Ya esta aquí? La Cuaresma ya está aquí, ahora hay materiales con un énfasis real en los grupos pequeños, haciendo partícipes las diferentes prácticas espirituales del Camino del Amor. Ha sido notable.

Pero empezamos a pensar, ¿es esto algo de la Iglesia Episcopal, no solo el material, sino lo que realmente está detrás del mensaje de Jesús y de su camino del amor?, ¿es esto

potencialmente una contribución de la Iglesia Episcopal en nuestro tiempo a la cultura estadounidense? En este momento particular en Estados Unidos, y me refiero a los Estados Unidos en este momento.

Ayer estuve en Baltimore para enterrar a un viejo amigo, el Rdo. Ron Miller. Sí, Ron Miller. [Aparte: he pasado por alto que no se dieron cuenta hasta ahora.] Sí. Y su esposa, estuve allí hace un año, literalmente, hace un año por este mismo tiempo, para enterrar a su esposa Mary. Y, ya estaba dándole los toques finales al sermón. Me levanté temprano y estaba a punto de concluirlo todo. Y entonces puse el noticiero como ambiente de fondo. Eran alrededor de las cinco y media de la mañana y anunciaron que Elijah Cummings había muerto. Era mi congresista cuando yo era rector en la iglesia de Santiago Apóstol [St. James] en Baltimore.

Elijah Cummings fue un seguidor de Jesús, amado, valiente y profundamente devoto. Lo recuerdo en . . . Baltimore; él siempre venía a Santiago Apóstol, especialmente durante la temporada de elecciones y era sencillamente un buen ser humano que realmente trató de hacer realidad las conmovedoras enseñanzas de Jesús de Nazaret.

Y una de las historias sobre él que realmente es cierta es que tuvo una amistad profunda y genuina con el congresista Mark Meadows, de Carolina del Norte, del área de Charlotte. que es todo lo conservador que puede ser posible. Probablemente no estaban de acuerdo en casi nada, pero sí estaban de acuerdo en que eran hijos de Dios y que eran hermanos. Y en realidad fueron los mejores amigos. Realmente lo fueron. No estaban de acuerdo en política. Al menos en la mayoría de las cosas. Pero eran hermanos, hijos de Dios. Y esa relación trascendió las diferencias entre ellos. Pudieron vivir con una profunda diferencia. Ambos aferrados a su integridad.

Estados Unidos se está desgarrando por la incapacidad [de sus ciudadanos] de tener una relación profunda entre sí y, no obstante, mantener diferentes posiciones y convicciones. Y la prueba de este experimento democrático será la capacidad de esta nación en particular de mantener diferencias en el contexto de relaciones humanas profundas y genuinas.

Realmente creo que Jesús tenía razón. Que el Camino del Amor no significa el camino del acuerdo. Pero significa la capacidad de amarse y, por lo tanto, de buscar el bien juntos, estemos de acuerdo o en desacuerdo. El experimento democrático; esto no es sólo un lugar común religioso.

El Dr. King dijo una vez: "La historia está repleta de huesos blanqueados de la civilización que ha rehusado escuchar (a Jesús)", quien dijo ama a tus enemigos, bendice a los que te maldicen.

Este país no debe convertirse en un valle de huesos secos. Y, francamente, el único camino es el camino del amor.

No hay otro camino

Y tal vez esta maravillosa pequeña Iglesia nuestra puede ofrecer eso. Este Camino del Amor, las enseñanzas de Jesús del camino del amor, a la entidad política. No para fines políticos, no para cambiar el voto de nadie, sino para cambiar la manera en que nos relacionamos unos con otros como seres humanos. Y luego veremos qué sucede.

Y así, esas son algunas de las posibilidades que realmente hemos estado contemplando. Y hemos estado conversando con algunos de ellos: el avivamiento en Nueva York en verdad está avanzando, en realidad, en las dos diócesis de Nueva York y en el Sínodo de la IELA están comprometidos. La Obispa Presidente de la Iglesia Luterana en América se ha sumado, y habrá un avivamiento del Sínodo de la IELA que abarque toda Nueva York y Long Island, y las diócesis episcopales de Nueva York y de Long Island. Vamos a unirnos; estamos buscando un gran sitio. Ya hemos llevado a cabo algunas conversaciones preliminares para obtener fondos para hacerlo posible. Esto está a punto de transmitir el mensaje del Camino del Amor y llevarlo directamente a la Gran Manzana y de ahí en adelante.

No es el final, pero la intención es comenzar allí y luego también hay otras cosas, que costarán dinero, lo resolveremos, depende de Dios, sucede, no es difícil . ¡Y la realidad es que la relación . . .  lo es todo y les quiero!

Pero la esperanza es encontrar formas de transmitir este mensaje. Tengo que decirles, ya saben, cuando fui [entrevistado], antes de mi elección. Y recuerdo haber respondido las preguntas al tercer comité, el comité para nominar al Director Ejecutivo, y respondí, ya saben, que sé cómo hacer que una organización funcione, sé cómo hacerlo. Pero creo [dije] que la Iglesia necesita un director de evangelización. No estoy seguro de saber exactamente cómo podría ser eso. Sabía que no. Fue puro instinto.

Pero viendo nuestro país ahora. En profundo dolor. Creo que sé de qué se trataba la evangelización: ayudarnos a aprender a amar de nuevo. Y si hacemos eso, no sólo ayudará a Estados Unidos, sino que también puede ayudar a los demás países del mundo. Y tal vez las palabras del Dr. King, la pregunta del Dr. King, encontrarán respuesta. Cuando dijo que deberíamos aprender a vivir juntos como hermanos y hermanas, o pereceremos juntos como tontos. Y luego añadió, la elección es nuestra. ¿Caos o comunidad? Debemos elegir la comunidad. La Amada Comunidad. Y en esa comunidad, como solían decir los viejos esclavos, hay mucho espacio, mucho espacio para todos los hijos de Dios.

Gracias.

(Amén)