Suicide and Cultural Revitalization

February 28, 2015
By: 
Elsie Dennis

El suicidio es un problema de salud pública en todo el mundo. En Estados Unidos, las familias americanas nativas experimentan la mayor tasa de suicidio de adolescentes de una población étnica. Las tasas de suicidio son más del doble para los nativos americanos. El suicidio es la segunda causa principal de muerte, 2,5 veces que la tasa nacional, para los jóvenes de 15 a 24 años americanos indios (AI) / nativos de Alaska (AN).

Para los AI /AN jóvenes de 12 a 20 años, la violencia representa el 75 por ciento de las muertes, incluyendo el suicidio, homicidio y lesiones intencionales. Se reportaron más mujeres (22 por ciento) que hombres (12 por ciento) que han intentado suicidarse. Por lo menos 5 por ciento tuvo pensamientos serios de suicidio durante el pasado año.

Estas estadísticas se repiten a lo largo de las poblaciones indígenas:

  • En Canadá, las principales causas de muerte para los jóvenes de las Primeras Naciones en el año 2000 fueron el suicidio y las lesiones autoinfligidas. El veinticuatro por ciento de todas las muertes entre jóvenes de 15 a 24 años son las muertes por suicidio. De dos a tres veces más a menudo los niños mueren por suicidio que las niñas. Los jóvenes de las Primeras Naciones mueren por suicidio aproximadamente de 5 a 6 veces más a menudo que los jóvenes no indígenas. Para los jóvenes inuit, la tasa de suicidios es de 11 veces el promedio nacional, entre la tasa más alta del mundo.
  • En Nueva Zelanda, la tasa de suicidio para los jóvenes maoríes es más de 2,5 veces mayor que para los jóvenes no maoríes. En el 2011, la tasa de suicidios entre los jóvenes maoríes era de 36,4 por 100.000 en las poblaciones de jóvenes maoríes.
  • En Australia, el suicidio no se conocía entre los aborígenes antes de la colonización. Ahora, la tasa de suicidio entre los jóvenes aborígenes es la más alta del mundo, a excepción de Groenlandia. Las estadísticas del 2011 muestran que el porcentaje de jóvenes de entre 10 y 24 años que fueron aborígenes y murió por suicidio como hasta el 80 por ciento. En esa misma categoría en el 1991 la cifra fue de 10 por ciento. La edad para el suicidio desciende; más niños aborígenes intentan suicidarse. Pensar que el suicidio puede comenzar tan temprano como a los 8 o 9 años de edad.

Estas estadísticas exigen nuestra atención como pueblo de Dios que se ha comprometido a través de nuestro Pacto Bautismal a "buscar y servir a Cristo en todas las personas, amando a nuestro prójimo como a nosotros mismos", y a "luchar por la justicia y la paz entre todos los pueblos respetando la dignidad de cada ser humano".

Las causas de suicidio se pueden ver como resultado del trauma histórico, de las condiciones de vida, y debido a preocupaciones de salud mental.

Históricamente, los nativos han sido esclavizados y reubicados a la fuerza (el Camino de las Lágrimas y el Largo Paseo Navajo); han perdido sus tierras; a sus hijos los llevaron a internados; han sido violados; castigados por hablar sus idiomas, y sus prácticas culturales han sido prohibidas; han caído enfermos y han muerto a causa de enfermedades a las que no habían sido expuestos anteriormente; y han sido asesinados individualmente en palizas y en masacres.

Los niños alejados de sus familias y de sus tradiciones, su tierra y su lengua, no aprendieron cómo ser padres ellos mismos. Algunos internados eran emocionalmente instituciones frías y distantes, donde la atención se centró en la asimilación a la cultura dominante, supuestamente salvando a la persona "matando al indio" dentro de esa persona.

La pérdida de la lengua, de los vínculos con las familias y con la tierra, con la cultura y las tradiciones creó desconexión.

Una segunda causa es la del medio ambiente. Las reservas a menudo pueden encontrarse en lugares remotos y lejos de ser fuertes centros económicos. Algunas reservas reportan hasta el 80 por ciento de desempleo, donde hay poca seguridad financiera. Algunas casas de reserva están en malas condiciones y sin un espacio adecuado para las familias, sin agua corriente y electricidad, incluso en el 2014.

Con poca esperanza de un futuro, y las bajas tasas de graduación de la escuela secundaria, algunos jóvenes nativos se entregan a la drogadicción, al abuso del alcohol y a la violencia de pandillas como diversión y automedicación.

La enfermedad mental, los trastornos cerebrales, los desequilibrios neuroquímicos son la tercera causa de suicidios de los jóvenes nativos. En la sociedad en general, la enfermedad mental y el suicidio tienen estigmas asociados con ellos. La enfermedad mental, como la depresión, el trastorno bipolar, la esquizofrenia y otras condiciones, debe ser diagnosticada y recibir cuidado prescrito. Por miedo a ser etiquetado o ridiculizado, la gente a menudo no busca asistencia y / o asesoramiento médico.

La curación puede llegar mediante la ayuda a los niños y jóvenes nativos a reconectarse con su cultura, lengua y tradiciones. Los programas de idiomas y la revitalización cultural son caminos para que los niños nativos aprendan acerca de su gente y tradiciones.

Entre estos programas hay proyectos para ayudar a los niños y a otros a que aprendan a hacer sartas, insignias - incluyendo mocasines, cintas de camisas y vestidos cascabeleo – a que aprendan canciones tradicionales, y a hacer y utilizar tambores. Además, tribus como los Poarch Creek en Alabama tienen clases para que sus jóvenes aprendan bailes tradicionales. A menudo, se llama a los jóvenes para que desempeñen en las reuniones nativas. La Diócesis de Eastern Oregón invitó a un grupo de danza nativa para que bailara en su reciente convención diocesana en octubre en Pendleton, Oregón. Nativos jóvenes de la Diócesis de Idaho han actuado en la Convención de Invierno de la Red Indígena de la Provincia VIII en Reno, Nevada. Este mismo grupo hizo una presentación del Padrenuestro en lengua de signos en la Convención General del 2012 de la Iglesia Episcopal en Indianápolis, Indiana.

El orgullo de su herencia, viendo el valor en las lenguas y tradiciones de sus pueblos y conectando a niños y a adolescentes a su cultura crea emociones y perspectivas buenas y saludables. Los jóvenes aprenden que vienen de una larga historia de resistencia y conocimiento, y que sus antepasados ​​están con ellos a través de sus valores e historias. Las familias, los jóvenes y los ancianos se conectan mejor. Los ancianos pueden enseñar y guiar a los niños en el aprendizaje de idiomas y enseñanzas culturales.

Muchas tribus también tienen museos y centros culturales para que sus niños, jóvenes y el público los visite. Las tribus confederadas del Umatilla invitaron a los participantes de la convención diocesana  de la diócesis del este de Oregón a recorrer su Instituto Cultural Tamástslikt para que vieran el museo del recorrido de su historia hasta la actualidad. La Convención de Invierno nacional del 2014 se llevó a cabo sobre las tribus confederadas de la reserva Tulalip cerca de Everett, Washington. Los delegados también visitaron el Centro Cultural Hibulb de las tribus tulalip y el Preserve de Historia Natural, y escucharon una manera tradicional de contar una historia.

Las parroquias y misiones pueden convertirse en socios con las tribus cercanas, proporcionando espacio para clases culturales, proporcionando lugares seguros para que los estudiantes hagan la tarea y reciban exámenes, ofreciéndoles cuidado y bocadillos después de la escuela, e invitando a los grupos culturales a que participen compartiendo su cultura. En  la  Iglesia de San Mateo en Auburn, Washington, el pueblo indígena perupecha de México, está coordinando y liderando celebraciones culturales, como "Nuestra Señora de Guadalupe" y "Las Posadas". A menudo los jóvenes participan en grupos de baile y ayudan a hacer y servir comidas tradicionales.

Para obtener más información, póngase en contacto con Sarah Eagle Heart, Misionera Indígena de la Iglesia Episcopal,  seagleheart@episcopalchurch.org.

Perspectives shared on this blog are from the personal experience of Indigenous Peoples in an effort to raise awareness.