En memoria del diácono Terry Star: "Ser un indio en el siglo 21"

77a Convención General, Doctrina del Lamento del Descubrimiento
February 28, 2015
By: 
Deacon Terry Star

El diácono Terry Star, de la Diócesis de Dakota del Norte, entró en la vida más grande, el 4 de marzo del 2014. Su presencia y perspectiva se echan muy de menos por todos en la Iglesia Episcopal. Él ofreció esta perspectiva sobre la juventud nativa en la 77a Convención General en Indianápolis:

Mi nombre es Terry Star. Soy diácono sirviendo en la Diócesis Episcopal de Dakota del Norte. Mis padres siempre han estado involucrados en actividades de la comunidad para la juventud. Mi amplia familia incluye a los niños y adolescentes de las muchas comunidades en que hemos vivido. Desde la escuela secundaria, también yo he estado involucrado en el trabajo con los adolescentes; he hecho una carrera trabajando con adolescentes. He trabajado como profesor y tutor en una escuela secundaria durante siete años. Serví como director cultural en un hogar de grupo en Spokane. Trabajé como técnico de tratamiento en un centro de tratamiento de menores para la juventud nativa. Más recientemente, y en los últimos ocho años, he estado involucrado en el ministerio juvenil y he sido empleado como director de área en un programa de pastoral juvenil en colaboración con mi congregación. Todas estas experiencias me han dado la oportunidad de estar en medio de sus vidas, de presenciar sus luchas y alentarlos en sus dones.

Luchas a que nuestros jóvenes se enfrentan

A uno de mis hijos, Mateo, se le preguntó qué había planeado para su vida. Respondió: "Bueno, mis tíos son borrachos y mis primos son borrachos, probablemente yo también seré un borracho".

Otro de mis hijos, Tomás, era un sin hogar. Pasó la noche en la casa de un primo porque no tenía otro lugar a donde ir en una fría noche de primavera. La casa explotó y Tomás sufrió quemaduras graves más del 25 por ciento de su cuerpo, sobre todo porque fue el último en salir de la casa, asegurándose de que los bebés de la casa estuvieran a salvo. Su prima, una de mis niñas, también sin hogar, murió pocos meses después a causa de las quemaduras que sufrió en el fuego.

Muchos de los adolescentes con los que trabajo viven en condiciones de hacinamiento. Encontrar a tres o cuatro familias que viven en una casa de tres dormitorios es muy común. Los estudiantes de secundaria en estas condiciones de vida no encuentran un lugar de estudio tranquilo para hacer la tarea.

Los estudiantes suelen llegar tarde o faltar a la escuela debido a que su casa fue lugar de fiesta la noche anterior. La violación incestuosa es una ocurrencia común y triste en estas condiciones de vida. Las tasas de suicidio están en una tasa alta extrema, más alta que cualquier otra comunidad cultural, ya que nuestros adolescentes no ven una salida.

Dones de la juventud

No todo es sombrío en la vida de nuestras comunidades. Mis experiencias de trabajo con los jóvenes también me han dado el testimonio impresionante de sus dones y talentos.

Shawn, Trent, Austin, Martin, Draven y Cole son algunos de mis chicos que eligieron vivir "por encima de la influencia". A pesar de que aún se quedan despiertos toda la noche, ellos optan por escribir poemas, matar zombies, desarrollar historias... todo ello sin alcohol u otras drogas. Este grupo de chicos me ayudó a configurar el espacio del grupo juvenil y devolverlo de nuevo en orden. Ellos se reúnen con "chip-ins" para el gas para llevar en un "día de chicos" con sus líderes de Young Life en una furgoneta del grupo de jóvenes.

Ferby y Trent fueron conmigo a Minot, donde instalamos aislamiento en la casa de Jody. La casa de Jody se arruinó durante una gran inundación que destruyó un tercio de la ciudad. Jody no era elegible para la ayuda en caso de inundaciones. A través la Agencia Episcopal de Ayuda y Desarrollo, y con la ayuda de gente como Ferby y Trent, se salvó y reconstruyó su casa.

Otro grupo de adolescentes, dirigido por Ferby y sus líderes de Young Life, ayudó a construir un muro de sacos de arena para salvar una casa de las inundaciones en Bismarck. Ferby fue de puerta en puerta en su comunidad, despertando a sus compañeros para llevarlos en la camioneta a ayudar a construir el muro.

Los jóvenes  de Espíritu de Viaje gestionan su propio centro, el Centro Juvenil Hozhoni en Arizona. Su director es un joven cuya vida cambió por su participación en el grupo de jóvenes. Es un gran gozo el leer sus diarios en Facebook. Encuentro aliento en mi propia vida mediante la lectura de sus historias.

Ser indígena en el siglo 21 es una experiencia muy diferente a lo que vivieron nuestros antepasados.

Dinámicas de culturas generacionales

Mi abuela creció en una época de la iglesia que celebraba la creencia de que los pueblos indígenas habían rechazado sus identidades culturales con el fin de ser cristianos, y que teníamos que ser cristianos para mostrar que nos habían asimilado en la corriente principal de la cultura estadounidense.

Cuando la abuela Lillian me envió a la escuela, me dijo que prestara atención a mis maestros para que me enseñaran cómo sobrevivir en el mundo Wasicu. Ella me enseñó acerca de nuestras ceremonias culturales, las costumbres y la historia de la familia, pero me dijo que tenía que mantenerlo en secreto porque tenemos que aprender a ser indios en este nuevo mundo.

Soy un diácono en esta iglesia. Estoy aprendiendo a hablar mi lengua a través de la liturgia y la música que se ha traducido en Dakota. Me pongo mis plumas y abalorios durante las ceremonias de adoración del domingo.

Los adolescentes de hoy tienen acceso a todo el mundo a través de la televisión por satélite e Internet. Algunos de mis adolescentes me cuentan acerca de sus amigos de juegos en línea de todo el país. Algunos de mis adolescentes actuales son amigos de Facebook con mis familiares adoptados en otras reservas.

Los grupos misioneros que vienen a la reserva de Standing Rock no llegan a la reserva a salvar a los pobres niños indios, sino más bien para hacer nuevos amigos y derribar los estereotipos y la institución del racismo.

Mientras sirvo como diputado aquí en la Convención General, a 800 millas de distancia de casa, también estoy coordinando el reclutamiento para el campamento a través de Facebook, de Twitter y enviando a casa mensajes en texto al personal y adolescentes.

Si bien puede ser fácil que nos centremos en los desafíos de ser un nativo en el siglo 21, creo que es mucho más importante tener en cuenta que somos una cultura cambiante y creciente con rayos de esperanza que brillan. Estoy emocionado con nuestra juventud y el futuro que construyen para nuestros Pueblos Indígenas. Black Elke dijo que tomaría siete generaciones a partir de Wounded Knee antes de que el Sagrado Hoop pudiera comenzar a sanar. Creo que estamos presenciando el comienzo de esta curación.

Que descanse en paz Terry.