Estudio Bíblico: Propio 27 (C) - 2016

November 6, 2016

Hageo 1: 15b-2: 9

Últimamente se han dado sacudidas desastrosas en la tierra y en el cielo con la llegada de la temporada de huracanes. Muchos han perdido sus hogares, y cientos y cientos de personas han perdido la vida. La profecía de Ageo se dirige al “resto de las personas”, aquellas que quedan en medio de la ruina y la agitación. Su templo está en ruinas, y la gloria de su ciudad se encuentra en escombros. Ageo profetiza la destrucción, pidiendo al pueblo tres veces en este pasaje que “tengan ánimo”. Dios promete estar con el remanente, en los bordes liminares de potencialidad y posibilidad, al igual que Dios estuvo con ellos cuando huyeron de Egipto y entraron en lo desconocido. “Mi espíritu estará en medio de ustedes; no teman”.

  • ¿Qué hay en su vida, región o comunidad actualmente que esté en ruinas?
  • ¿Cómo le está capacitando Dios a usted para que “trabaje, porque Él está con usted”, en la restauración de lo que esté dañado?
  • En medio de la inestabilidad y del caos, ¿qué significa para usted tener ánimo?

Salmo 98

San Agustín dijo la famosa frase de que los que cantan rezan dos veces. Este salmo de alabanza y exaltación pide al pueblo que se una con la creación en la celebración de lo que Dios ha hecho por ellos. ¿Por qué hemos de cantar a Dios? Porque Dios “ha hecho maravillas”. Dios “se acuerda de su misericordia y su fidelidad” hacia la gente, por eso se nos pide que recordemos lo que Dios ha hecho por nosotros y participemos en el himno de la creación. El Salmo 98 pide al pueblo que “griten de alegría”, y “eleven sus voces, alégrense, y canten”.  Este cántico pone de manifiesto la bondad de la encarnación, recordándonos la importancia de la utilización de nuestras voces, talentos, habilidades musicales, en la celebración comunal de Dios.

  • ¿Alguna vez usted ha “gritado de alegría” hacia Dios?
  • ¿El cantar en voz alta en la oración ha sido alguna vez un reto para usted?
  • Si tuviera que componer una “nueva canción” dirigida hacia Dios en este momento, ¿qué diría o cómo sonaría?

2 Tesalonicenses 2: 1-5, 13-17

El darnos cuenta a dónde nos dirigimos a menudo da forma a la manera en que vivimos en el momento presente y nos entendemos a nosotros mismos. Muchos de nosotros llevamos cicatrices en nuestra psique que nos dan la sensación de estar fracturados del Dios de nuestro presente y futuro. La segunda carta de Pablo a los tesalonicenses se dirige a la gente que vive en medio de la ansiedad por “el día del Señor”. Pablo pide a la gente que no vivan en ansiedad o sean “sacudidos rápidamente”. La carta de Pablo termina con una petición a la tranquilidad  y al descanso en el Dios “que nos amó y por la gracia nos dio consolación eterna y una esperanza”.

  • ¿Qué imágenes de los “últimos tiempos” eran frecuentes en su infancia?
  • ¿Qué moldeó y formó sus ideas sobre “el fin”?
  • ¿Qué le da consuelo y esperanza?

Lucas 20: 27-38

En esta narración, los saduceos se acercan a Jesús con intención de hacerle caer. Proyectan las costumbres actuales de la vida humana a la vida de la resurrección. Jesús invierte su lógica, e indica que los “hijos de la resurrección” ni mueren ni se casan ni están obligados por las leyes de la mortalidad. A lo largo de la historia cristiana se ha dado una tendencia a divorciar el espíritu del cuerpo, y considerar las relaciones matrimoniales o sexuales contaminantes o desacralizantes: este pasaje se ha utilizado de esta manera. Este pasaje da fe de la vida actual en la resurrección; Isaac, Jacob y Abrahán se encuentran entre los vivos. La doctrina cristiana se ha comprometido con la naturaleza encarnada y personal de la resurrección; sin embargo, Jesús es claro en este pasaje, la vida resucitada será muy diferente de la vida presente.

  • ¿Qué elementos de la vida humana presente hablan o presagian la “vida futura”?
  • De su vida relacional (ya sea de amistad, familiar, conyugal o de pareja) ¿qué le habla sobre el significado de la vida humana? ¿Cómo ese significado se relaciona con la vida en la resurrección?

 
 
 
 
 
 
 

Contacto