Estudio Bíblico: Pascua 7 (C) - 2013

May 12, 2013

Hechos 16:16-34

Inmediatamente después de leer esta historia del libro de Hechos, me llama la atención el lenguaje de los apóstoles en esta historia. Los apóstoles se encuentran con una mujer que está en una especie de estado de trance y ellos hablan con el espíritu que hay en ella, ordenándole que saliera de ella. A continuación, se les acusa de alterar la sociedad romana y las costumbres y de perturbar la ciudad. Esto suena mucho como el ministerio de Jesús, ¿no es así? Los que han sido comisionados por Cristo para salir y hacer discípulos están tomando las mismas cosas que hizo Jesús – incluso ¡hablar con los espíritus! También nosotros, como seguidores de Cristo se nos ha encargado de seguir a Cristo y difundir la Buena Nueva al mundo. Puede que no seamos capaces de hablar con los espíritus, pero ciertamente tenemos nuestros propios dones que pueden ayudar a atraer a otros a Dios.

  • ¿Cuáles son sus dones espirituales? ¿Cómo los puede utilizar para difundir la Buena Nueva de Jesucristo?
  • ¿Cuáles son las cosas que acentúan y dificultan que haga esto?

Salmo 97

Este salmo está lleno de un lenguaje grandioso y espectacular para Dios. “Sus relámpagos iluminan el mundo. … Los montes se derriten como cera delante del Señor “(v. 4-5). Estas increíbles imágenes para el poder de Dios y de Dios son sobrecogedoras. Son difíciles de imaginar. Y, sin embargo, el aspecto más increíble de todas estas imágenes es que Dios todavía nos conoce a cada uno de nosotros individualmente y nos ama. Sí, Dios es todopoderoso y gobernante del cielo y la tierra, incluso las montañas se postran delante del Señor. Y, también, Dios nos conoce personalmente y nos ama incomprensiblemente. ¡Alegrémonos todos en el amor!

  • ¿Cómo se siente tanto el poder como el amor de Dios?

Apocalipsis 22:12-14, 16-17, 20-21

El libro de Apocalipsis fue dirigido a siete iglesias en Asia Menor, mientras se enfrentaron a la persecución por su fe. Se puede leer como un estímulo en la fe y para descansar en el Señor, que es a la vez el principio y el fin, el Alfa y Omega. El versículo 17 dice: “Que todo aquel que tiene sed, venga”.

Este es el último domingo de Pascua, y a medida que avanzamos en el tiempo de Pentecostés, recordemos que Cristo ha vencido a la muerte y nos resucitó a una nueva vida con él. Mi oración es que en la temporada de Pentecostés, incluso cuando se hace difícil ante el mal y el sufrimiento, me apoyare en el poder del Señor resucitado, no sólo para conocer más a fondo el origen del agua de vida, sino también para atraer a todos los que tienen sed de esa fuente.

  • ¿Qué prácticas y oraciones los sostiene en su camino de fe?
  • ¿A qué se aferra ante el mal y/o sufrimiento que le ayuda a recordar el poder del Cristo resucitado?

Juan 17:20-26

Hay muchas partes sobresalientes de este pasaje. En primer lugar, Jesús ora al Padre en nombre de los discípulos. Y no sólo eso, Jesús ora para que los que creen en él sean uno. En esta oración, Jesús pide que todos seamos uno para que el mundo lo pudiera conocer y saber que Dios los ama. Este es un llamado poderoso. Parece una tarea de enormes proporciones para unificar a todos con Dios, pero la realidad de esto es que todos podemos trabajar para esto. Hacemos este trabajo porque, en Cristo, Dios nos ha amado primero y al atraer a todos con los demás y a Dios nosotros podemos mostrar, además, ese amor a un mundo necesitado de ello.

  • ¿Qué trabajo podemos hacer para unirnos a todos entre sí y a Dios?
  • ¿Cómo puede este trabajo unificador mostrar el amor de Dios al mundo?

 
 
 
 
 
 
 

Contacto