Estudio Bíblico: Epifanía 2 (C) - 2016

January 17, 2016

Isaías 62:1-5

Al igual que el salmo señalado para este domingo, este pasaje del profeta Isaías habla del amor y la fidelidad de Dios. La metáfora tan familiar de la novia y el novio se continúa en este pasaje desde el capítulo anterior. Sin embargo, el significado pleno de esta metáfora de algún modo se pierde en el contexto de nuestra comprensión del matrimonio en el siglo XXI. Cualquiera que sea la metáfora, el mensaje del amor y la fidelidad de Dios es inequívoco.

  • ¿Te sientes amado[a]? ¿Justificado[a]?
  • ¿Sientes que eres el deleite de Dios?
  • ¿Qué significan para nosotros [los términos] “abandonada” y “desolada”?
  • ¿Cómo experimentamos la justificación de Dios?
  • ¿A qué podría parecerse esto en nuestro propio tiempo y lugar?

Salmo 36:5-10

En este salmo oímos alabanzas al amor, la fidelidad, la rectitud y la justicia de Dios. [El texto] celebra la protección de Dios y cómo el pueblo de Dios se refugia bajo la sombra de las alas de Dios. Habla de Dios como la fuente de la abundancia, la luz y la vida.

Con cuanta frecuencia olvidamos que Dios es la fuente de todas las cosas buenas. Cuan difícil es recordar que todo le pertenece a Dios, no a nosotros. Todo lo que tenemos es una dádiva amorosa de Dios, para nuestra bendición y disfrute: el mundo que nos rodea, sus recursos naturales, el alimento, el agua, la salud, nuestras familias y amigos. Incluso nuestro próximo aliento es una dádiva de Dios.

En este salmo somos llamados a recordar que es Dios el dador de todas nuestras bendiciones. La costumbre de rezar los salmos puede ayudarnos a recordar que Dios es el dador de toda abundancia, luz y vida.

  • ¿Qué haces para acordarte de que Dios es el dador de tus dones?
  • ¿Cómo respondes cuando empiezas a pensar en las bendiciones de Dios como si fueran “tuyas” propias, los resultados de nuestro propio esfuerzo, nuestra inteligencia o nuestra suerte?

1 Corintios 12:1-11

Este conocido y entrañable pasaje de la [primera] carta de Pablo a la iglesia de Corinto habla de la obra del Espíritu Santo en el servicio del Señor. Pablo nos recuerda el igual valor de nuestros diversos dones espirituales que son dados por el Espíritu Santo para el bien común.

Este pasaje nos llama a reconocer los dones del Espíritu que Dios ha provisto para nuestro mutuo beneficio y para el servicio del Señor. Nos llama a reconsiderar los papeles del laicado, especialmente en las labores de la Iglesia. Con frecuencia dejamos de reconocer los dones espirituales presentes en nuestras comunidades. Recuerdo que estando de visita en una parroquia de San Diego hace unos años me quedé sorprendida de ver a una mujer con síndrome de Down que servía de acólita en el oficio de las 10:15. Al reflexionar al respecto me di cuenta de que ella estaba perfectamente dotada para este importante ministerio y que bendecía a toda la congregación con su amor y entusiasmo.

Este pasaje de Corintios nos ayuda a reconocer la maravillosa variedad de dones que el Espíritu Santo proporciona y nos llama a reconocer y recibir estos dones abundantes con mentes y corazones abiertos para el bien común.

  • ¿Cómo estas palabras nos dan a conocer cómo vemos nuestros propios dones espirituales y los de los demás?
  • ¿Cómo abordas las nociones preconcebidas respecto a quién y qué en lo tocante a dones espirituales?
  • ¿Cómo reconoces los dones espirituales de otras personas?

Juan 2:1-11

En este pasaje del evangelio, oímos acerca del primer milagro (o señal) de Jesús, la conversión del agua en vino. Al igual que con el salmo y con la lectura del Primer Testamento señalados para hoy, esta pasaje también habla de la gracia y la abundancia de Dios. ¿Qué dice acerca de Jesús que su primer milagro lo realizara en una boda? ¿Qué significa que cuando el vino se acabó, Jesús proporcionó más y que era de la mejor calidad?

El milagro de la conversión del agua en vino es la primera de las siete señales en el Evangelio de Juan que sirven para identificar a Jesús como el Hijo de Dios.

  • ¿Qué podemos aprender de Dios mediante las acciones de Jesús en la boda de Caná?
  • ¿Somos capaces de reconocer las señales o milagros de Dios que operan en nuestras propias vidas y en el mundo que nos rodea?
  • ¿Experimentamos milagros en nuestras propias vidas?
  • ¿Podemos ver la gloria de Dios en nuestras propias experiencias de lo milagroso?
  • ¿Qué agua quiere Dios convertir en vino para nosotros?
  • ¿Cuál es la señal que vemos que nos lleva a creer?

 
 
 
 
 
 
 

Contacto