Estudio Bíblico: Cristo Rey (C) - 2016

November 20, 2016

Jeremías 23:1-6

En este pasaje, Jeremías estaba escribiendo durante una época de conflicto y temor. Las naciones estaban en guerra y se invadían unas a otras, y Judá como nación estaba justamente en el medio de todo. Sin embargo, el mensaje de Jeremías no se dirigía a las otras naciones, sino a la monarquía de Judá, el reino del sur de lo que una vez fuera un Israel unido. Los reyes de Judá, según Jeremías, estaban perjudicando al pueblo con sus políticas y su falta de reverencia a Dios.

Jeremías y Dios le dicen a los reyes que su conducta nociva no será tolerada indefinidamente y que Dios intervendrá para arreglar las cosas. Los esparcidos por la guerra volverán a la patria. Los confundidos encontrarán orientación. Jeremías escribe que “Dios pondrá sobre ellas [sus ovejas] pastores que los pastorearán; y ya no temerán ni se espantarán ni faltará ninguna” (23:4). En otras palabras, Dios levantará líderes que sean verdaderos líderes, Dios levantará pastores que sean verdaderos pastores y Dios levantará reyes que sean buenos reyes.

Jeremías dirigió su atención no a las naciones que amenazaban a Judá, sino más bien a la monarquía de Judá:

  • En medio del conflicto, ¿qué nos dificulta mirarnos a nosotros mismos y ver nuestro propio papel y errores en el conflicto?
  • ¿Cuáles son las cualidades de un buen líder? ¿De un buen miembro del Congreso. ¿De un buen gobernador? ¿De un buen sacerdote? ¿De un buen obispo?
  • Y lo más importante, ¿cuáles son las cualidades de un discípulo de Cristo?

Cántico 16 (Lucas 1:68-79), El Cántico de Zacarías

El Cántico de Zacarías tradicionalmente se ha dicho o se ha cantado en la Oración Matutina durante cientos de años. Comienza con un sentimiento muy esperanzador que da un tono estupendo para el día que tenemos por delante.

¡Dios ha venido a su pueblo y lo ha liberado! Dios ha prometido mostrarnos misericordia y librarnos de las manos de los enemigos, y finamente el  poderoso salvador ha venido a nosotros. Somos libres de adorar a Dios sin temor, y somos libres para ser santos y justos todos los días de nuestra vida. ¡Dulce libertad!

La segunda parte de este Cántico súbitamente cambia al “tú”. ¿A quién se dirige? El Cántico se dirige a Juan el Bautista, que acaba de nacer.

El padre de Juan el Bautista alaba a Dios y le dice a su hijo recién nacido de las alegrías y los peligros que le aguardan. Juan irá delante del Señor y le dará a la gente el conocimiento de la salvación y del perdón de sus pecados. Juan será un profeta. Ser llamado profeta es, sin embargo, algo agridulce. La vida de un profeta es difícil, porque significa decir la verdad como un humilde siervo de Dios y con frecuencia ser rechazado. Juan el Bautista conduce a las personas al arrepentimiento, pero vive en el desierto y es encarcelado y ejecutado por Herodes.

Cuando cantamos o decimos juntos este Cántico, recordamos que Dios nos ha traído salvación en Cristo, pero también se nos recuerda que este no es un camino fácil. Dios nos salva y nos libera, pero debemos andar en el camino de Dios.

  • ¿Cómo podemos vivir como Juan el Bautista y vivir su mensaje hoy día?
  • ¿Cómo experimentas la libertad dada por Dios, una libertad que te libera para adorar a Dios y ser santo y justo?

Colosenses 1:11-20

En esta carta hay una explicación de lo que Cristo ha hecho por nosotros, y explica cómo debemos actuar en el mundo para vivir la salvación de Cristo. Este pasaje contiene un himno a Cristo que comienza en el versículo 15, “Él es la imagen del Dios invisible”, y sigue hasta el versículo 20, “haciendo la paz mediante la sangre que derramó en la cruz”.

¿Pueden imaginarse cantándolo? Intente ponerle a este texto una música que conozca: un himno tradicional, una salmodia o una canción contemporánea. El texto parece menos una “conferencia” sobre quién es Cristo, como si se tratara de una serie de hechos sobre Cristo que debiéramos de memorizar.

Ahora el texto nos regocija: ¡Cristo es la imagen invisible de Dios! Todas las cosas fueron creadas a través de él y para él y, a través de Cristo, ¡todas las cosas en el cielo y en la tierra pueden reconciliarse con Dios a través de la pacificación de la cruz!

Eso es definitivamente un himno de alabanza. Transmite un mensaje pujante y nos ayuda en estar más alegres a la hora de dar gracias. Todos estos hechos acerca de Cristo nos conducen a estar jubilosos y fortalecidos para el viaje.

  • ¿Cuáles son algunos de tus himnos preferidos? ¿Cómo te sientes cuando los cantas? ¿Los cantas cuando sientes estrés, enojo, tristeza o dolor? Intenta escribir el texto de un himno para ver lo que te enseña y la verdad del evangelio que proclama.
  • Intenta escribir un himno como éste. ¿Qué es lo que más amas de Cristo? ¿Cómo conoces a Cristo en tu propia experiencia? ¿Qué imágenes o relatos de la Escritura te vienen a la mente cuando contemplas a Cristo?

Lucas 23:33-43

En este último domingo después de Pentecostés leemos la historia de la crucifixión de Cristo, y lo llamamos hoy “Domingo de Cristo Rey”. ¿Qué decimos acerca de Cristo como rey al leer hoy acerca de la crucifixión? ¿Qué dice acerca de [su] reinado?

Primero, está el letrero que clavaron en la cruz: “Este es el Rey de los Judíos”. Roma no hizo esto como una confesión de fe. Ellos [los romanos] estaban mostrando a través de un acto brutal lo que les ocurría a los líderes de las naciones que se interponían en su camino, y estaban mostrando lo que le sucedería a cualquiera que se levantara contra ellos. Irónicamente, Roma sólo tiene razón en parte. Este es el Rey de los judíos, pero es también el Rey de los gentiles (y por tanto el Rey de los romanos, y de los griegos y de los persas —y de todos los demás).

Segundo, este es un rey sobre cuyas características no hay acuerdo. Uno de los criminales se mofa de él, y el otro lo defiende. Algunos se burlan de él como Mesías mientras otros lo confiesan como Mesías. Compara la imagen de Cristo en el libro de Apocalipsis, como el héroe conquistador que viene en gloria, con la imagen de Jesús en el evangelio de Marcos, como el Mesías sufriente. Estas diferentes imágenes de Jesús muestran que su reinado no es como un reinado terreno en su pompa y extravagancia, pero que sin embargo es un reinado en su poder.

Tercero, ¿qué dice Jesús desde la cruz? “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen” y “En verdad te digo que hoy estarás conmigo en el Paraíso”. Este es un rey que no busca venganza sino reconciliación. (Véase Colosenses 1:11-20, la lectura de la epístola para hoy). Este rey no le dice a los romanos, “Lo que me han hecho, yo se los haré”, sino que pide en cambio que sean perdonados. En lugar de condenar al ladrón que se mofa de él, Jesús se dirige al ladrón que reconoce la inocencia de Jesús y le da una promesa de esperanza y de paz.

  • ¿Qué cualidades de tu lista de liderazgo en la lectura de Jeremías para hoy se muestran aquí en Jesús?
  • ¿Qué imágenes de Cristo en el Nuevo Testamento o en la tradición de la Iglesia te tocan más de cerca? ¿Qué imágenes no te dicen nada? ¿Qué puedes aprender de esta serie de imágenes?
  • ¿Cómo perdona uno la injusticia y la brutalidad? ¿Cómo pueden llevarse la reconciliación y la esperanza a un mundo necesitado?

 
 
 
 
 
 
 

Contacto