Resoluciones sobre combustibles fósiles y un comité de asesoría climática pasan a la Cámara de Diputados

July 1, 2015


[Episcopal News Service – Salt Lake City] La Cámara de Obispos aprobó dos resoluciones el 28 y el 29 de junio sobre la inversión ambientalmente responsable y la creación de un comité asesor sobre el cambio climático. Las resoluciones ahora han pasado a la Cámara de Diputados para su aprobación.

Los obispos aprobaron la Resolución C045, que pide que el Comité de Inversiones del Consejo Ejecutivo, el Fondo de Dotaciones de la Iglesia y la Fundación de la Iglesia Episcopal “desinviertan de las compañías de combustibles fósiles y reinviertan en energía renovable y limpia de una manera fiscalmente responsable”.

La versión enmendada de la C045, una de las cuatro resoluciones que piden desinversión en los combustibles fósiles, fue aprobada en la cámara de viva voz luego de que una enmienda excluyera al Fondo de Pensiones de la Iglesia de la resolución.

Gene Robinson, obispo jubilado de Nuevo Hampshire, y síndico saliente del Fondo de Pensiones de la Iglesia, propuso la enmienda que excluía al Fondo de Pensiones de la Iglesia de la resolución.

“La Iglesia y el fondo de pensiones son dos entidades separadas, y tienen diferentes misiones”, dijo él, añadiendo que la misión de la Iglesia es “amar a Dios y hacer bien en el mundo”.

La misión del fondo es “proporcionar y garantizar todas las pensiones prometidas a nuestro clero y empleados laicos”, dijo Robinson.

El fondo de pensiones es una entidad corporativa regida por la ley del estado de Nueva York, explicó Robinson. “No nos está permitido apartarnos de nuestra responsabilidad fiduciaria. Si la resolución es aprobada tal como está escrita… el fondo de pensiones tendría que decir que no… No es tan simple como puede pude parecer”. “El citó un problema parecido que había experimentado la Iglesia Unida de Cristo.

Un gran número de activos en carpetas de valores están combinados, explicó él. “Uno no puede sencillamente extraer uno o dos o cinco de allí. Uno tendría que abandonar ese fondo”. En algunos casos, el Fondo de Pensiones de la Iglesia se empeñó durante décadas por entrar en esos fondos; una vez que usted se va, no puede volver, dijo él. “Eso resultaría enormemente costoso para nosotros”.

Al menos otros cuatro obispos testificaron a favor de la enmienda para sacar al fondo de pensiones de la resolución, todos ellos citando el deber fiduciario.

Paul E. Lambert, obispo sufragáneo de Dallas, advirtió de las consecuencias imprevistas de incluir el fondo de pensiones, que podría afectar las pensiones de clérigos más jóvenes y a los que trabajan en congregaciones más pequeñas.

Otros, como el obispo Scott Barker, de Nebraska, cuya diócesis presentó una de las cuatro resoluciones de desinversión, se opuso a la enmienda, diciendo: “El dinero es poder”.

La Iglesia Episcopal tiene activos financieros que ascienden a miles de millones de dólares; más de $380 millones en fondos fiduciarios; $9.000 millones en fondos de jubilación del clero y otros $4.000 millones entre parroquias y diócesis. “Es de suma importancia que la Iglesia se esfuerce en sentar una pauta con su dinero, al invertir de un modo socialmente responsable”, según un informe sobre inversión corporativa responsable presentado a la Convención General por el Comité de Inversiones del Consejo Ejecutivo.

El Grupo de Pensiones de la Iglesia, que incluye el Fondo de Pensiones de la Iglesia, es una agencia independiente de la Sociedad Misionera Nacional y Extranjera (DFMS) y sus políticas no están sujetas a las resoluciones de la Convención General. La Domestic and Foreign Missionary Society (DFMS) es el nombre con el cual la Iglesia Episcopal está incorporada, funciona empresarialmente y lleva a cabo la misión.

Luego de la audiencia del 25 de junio del Comité de Mayordomía Ambiental y Cuidado de la Creación, T. Dennis Sullivan, presidente jubilado del Fondo de Pensiones de la Iglesia y miembro del Consejo Ejecutivo, dijo que él no creía que hubiera discrepancia entre si existe o no una necesidad de abordar el cambio climático, sino más bien si la desinversión es la estrategia correcta.

“Creo, cuando consideramos la desinversión, que es cuestión de juzgar si la desinversión va a promover los objetivos que todos compartimos”, dijo Sullivan a Episcopal News Service. “Y aquí es donde creo que puede tener lugar la discrepancia. Yo argüiría que la desinversión no sólo es probable que resulte ineficaz por una variedad de razones, sino también contraproducente con el objetivo más amplio de mejorar el medio ambiente”.

Matt Gobush, visitante de la Diócesis de Dallas y ex presidente del Comité Permanente sobre Paz y Justicia Internacionales, vino a la Convención para testificar sobre ambas resoluciones a favor de crear un comité asesor que pudiera facultar a individuos, congregaciones y diócesis para hacer cambios todos los días a fin de reducir las huellas de carbono.

“(La desinversión) resultaría muy costosa para la Iglesia y tendría muy poco impacto”, dijo Gobush, que es asesor principal de promoción integrada y asuntos públicos y gubernamentales en ExxonMobil, durante una entrevista el 28 de junio con ENS. “Hay medios más efectivos de que la Iglesia pueda hacer eso. Ahora bien, yo estoy hablando como episcopal y como individuo sobre lo que puedo hacer personalmente para reducir mi huella de carbón que en definitiva es más efectivo que la desinversión.

“Y finalmente la desinversión es divisiva… quiere decir esencialmente que no queremos volver a hablar contigo. Ya no queremos ser accionistas, ya no queremos usar nuestra influencia como Iglesia para dar a conocer nuestros puntos de vista dentro de las salas de juntas corporativas”.

La campaña global para desinvertir de [las compañías] de combustibles fósiles ha ganado impulso y ha llegado a ser el tema más discutido acerca de desinversión desde el apartheid de Sudáfrica. Desmond Tutu, arzobispo emérito de Ciudad del Cabo, que luchó contra el apartheid en Sudáfrica, es una de las voces más fuertes en el movimiento a favor de la desinversión de los combustibles fósiles.

Un puñado de diócesis de la Iglesia Episcopal ha aprobado resoluciones a favor de desinvertir, entre ellas Massachusetts Occidental, Massachusetts y Newark. GreenFaith, una organización ambientalista interreligiosa afincada en la Diócesis de Newark, y otras organizaciones han pedido la desinversión de los combustibles fósiles.

“Podrían sorprenderse de ver una resolución de desinversión y de reinversión de Nebraska”, dijo la Rda. Betsy Bennett, diputada de la Diócesis de Nebraska. “Esta primavera y el principio del verano han traído niveles de lluvia en Nebraska que han roto récords y muchas zonas se han inundado al menos una vez este año. La pequeña iglesia parroquial de DeWitt, Nebraska, tenía más de un metro de agua en el sótano en esta primavera y todavía se está secando.

“La prosperidad de Nebraska depende de la agricultura. La agricultura depende de la estabilidad del clima. No se sorprendan de nuestra preocupación. Sabemos que algo no anda bien. Sabemos que nuestro modo de vida está amenazado, que nuestras granjas y ranchos y, Dios tenga misericordia de nosotros, las vidas de nuestros hijos y nietos están amenazadas. A la mayoría de nosotros nos gustaría poder usar energía limpia. Ayúdennos a elegir la vida. Desinviertan y reinviertan”.

Durante dos años, los episcopales a favor de la desinversión han estado trabajando para facilitar conversaciones que condujeran a la presentación de resoluciones en la Convención General, dijo la Rda. Stephanie Johnson, que es miembro del Comité de Ciencia, Tecnología y Fe del Consejo Ejecutivo.

“Nos reunimos con el Fondo de Pensiones de la Iglesia, nos reunimos con la Fundación de la Iglesia Episcopal, para decirles que queríamos promover la desinversión; quisimos ser francos con ellos, decirles en lo que estábamos trabajando y decirles que estábamos comprometidos con esto” dijo ella en una entrevista con ENS el 29 de junio.

“Les oímos muchísimos argumentos, y ellos nos oyeron muchísimos a nosotros, y eso era parte de nuestra estrategia, tener muchísimas conversaciones. Y el Comité 16, este nuevo comité medioambiental, hizo un trabajo extraordinario de tomar cuatro resoluciones y juntarlas en una sola resolución sólida y razonada que le ofrece a la Iglesia una manera de avanzar en este y que le da una voz realmente profética”.

Johnson encomió a la Cámara de Obispos por haber aprobado la resolución C045.

“Estoy tan energizada por esto, esto es enorme”, dijo Johnson. “Quiero decir que esto es por lo que hemos esperado, y en cuanto a diócesis y congregaciones individuales, la resolución que se elaboró decía que los invitábamos a la conversación y a la reflexión. Esto no es un llamado a que ellos lo hagan, esto es una invitación a ellos, si quisieran participar en la desinversión”.

En abril, la Iglesia de Inglaterra, citando “una responsabilidad moral para proteger a los pobres del mundo del impacto del calentamiento global” anunció que desinvertiría del petróleo de arenas bituminosas y del carbón termal, dos de los combustibles fósiles más contaminantes. [La Iglesia] no desinvirtió completamente de todas las compañías de petróleo y gas donde su participación corporativa ha tenido más éxito.

La Iglesia Episcopal participa en promoción accionaria a través del Centro Interreligioso sobre Responsabilidad Corporativa.

La Cámara de Obispos adoptó la Resolución A030, que en un principio pedía la creación de un equipo de trabajo, pero se modificó para pedir la creación de un comité asesor sobre el cambio climático con un representante de cada una de las nueve provincias de la Iglesia Episcopal. La resolución pide también que cada provincia cree un Grupo Consultivo Regional compuesto “de no menos de cinco expertos en áreas de sostenibilidad ambiental adecuadas a las específicas condiciones demográficas, ecológicas, culturales y geográficas de cada región”.

El obispo S. Johnson Howard, de la Diócesis de la Florida, presentó una enmienda, con un agregado textual que estipulaba que los miembros del comité asesor representarían lo que él describió como “la diversidad de la opinión científica sobre el cambio climático y el calentamiento global” a fin de darle credibilidad a la labor del comité en el ámbito mundial

Dos obispos respondieron que ellos creían, con la comunidad científica decididamente a favor del cambio climático en este punto, poco creíble la diversidad que pudiera añadirse. La enmienda fue rechazada.

Nick Knisely, obispo de Rhode Island, el promotor de la resolución, testificó durante una audiencia del Comité sobre Mayordomía Ambiental y Cuidado de la Creación, que la resolución no se proponía iniciar una discusión acerca de la existencia del cambio climático, sino más bien proporcionarle a la Iglesia los recursos para responder pastoralmente a personas que están afectadas por el cambio climático.

— Lynette Wilson, redactora y reportera de Episcopal News Service, y Tracy J. Sukraw y Sharon Sheridan, corresponsales en la Convención General, colaboraron en este reportaje. Traducción de Vicente Echerri.