Obispo y sacerdote convictos de allanamiento en una manifestación del movimiento Ocupar Wall Street

June 20, 2012


 

Momento en que el obispo George Packard salta la cerca de un terreno en la Plaza Duarte, en el Bajo Manhattan, que es propiedad de la iglesia de La Trinidad, el pasado 17 de diciembre, en el empeño de abrir el área a los manifestantes del movimiento Ocupar Wall Street. Foto de Andrew Burton/REUTERS.

[Episcopal News Service] Un obispo jubilado y un sacerdote de la diócesis episcopal de Nueva York se encuentran entre las siete personas declarados culpables el 18 de junio de allanar un terreno propiedad de la iglesia episcopal de La Trinidad en Wall Street, durante una manifestación del movimiento Ocupar Wall Street, y sentenciados a cuatro días de trabajo comunitario.

George Packard, Obispo episcopal jubilado y ex obispo sufragáneo para las institutos armados y ministerios federales, y Earl Kooperkamp, rector de la iglesia episcopal de Santa María [St. Mary’s] en Harlem, enfrentaban hasta 90 días de prisión por el más grave de los cargos, le había dicho antes a ENS Gideon Oliver, abogado de Packard.

Mark Adams, un octavo acusado, fue declarado culpable de allanamiento y de cargos adicionales de un delito contra la propiedad y de posesión de instrumentos para el robo, por intentar supuestamente usar alicates para cortar la cerca que bordea la propiedad. Lo sentenciaron a 45 días de prisión en Rikers Island y se lo llevaron esposado del tribunal, dijo Oliver en una entrevista telefónica luego del juicio.

“Estamos considerando si apelamos o no”, agregó. “Tenemos 30 días para tomar esa decisión. Creo que, por el momento todos nos concentramos en apoyar a Mark”.

En una declaración publicada en la página web de la Trinidad, el rector, Rdo. James Cooper, dijo que la iglesia apoyaba muchos de los principios inherentes al movimiento de Ocupar Wall Street y seguiría acogiendo a los que protestaban en sus instalaciones de la vecindad de Wall Street, pero agregó que “no apoya la ocupación de propiedad privada”.

En el juicio, celebrado el 18 de junio, el testimonio de Cooper “se concentró fundamentalmente en la postura de [la iglesia de] La Trinidad de no apoyar un abierto acampamento en la Plaza Duarte ni en dar permiso para ello”, dijo Linda Hanick, encargada de comunicaciones y vicepresidente de comunicaciones y mercadeo de la iglesia.

Packard y Kooperkamp se encontraban entre 65 personas que fueron arrestadas el 17 de diciembre -entre ellas los sacerdotes de Long Island, Rdos. John Merz y Michael Sniffen- luego de penetrar en la propiedad de la Plaza Duarte en el Bajo Manhattan como parte de una actividad de Ocupar Wall Street con la que querían conmemorar el tercer mes de que se iniciara el movimiento.

Un vídeo del 17 de diciembre mostraba a Packard subiendo por una escalera que los manifestantes habían recostado a la cerca y descendiendo al terreno dentro de la propiedad, la primera persona en entrar al lugar.

OWS había estado cabildeando con la iglesia de La Trinidad para usar el espacio como un campamento de invierno, luego del desalojo de que había sido objeto el 15 de noviembre en el parque Zuccotti, cerca de la iglesia. La Trinidad rehusó, citando la falta de instalaciones sanitarias en el lugar y un contrato de arrendamiento con el Consejo Cultural del Bajo Manhattan que usa el terreno para periódicas instalaciones de arte. Packard había estado tratando de obtener un acuerdo entre los miembros de OWS y La Trinidad.

El 18 de junio, dijo Oliver, “el obispo Packard testificó acerca de sus experiencias con el rector Cooper y con La Trinidad sobre su intento de actuar como un mediador entre Ocupar Wall Street y la iglesia”.

“Él testificó que tenía la creencia de que el rector Cooper y la Trinidad se mostrarían indulgentes, y argüimos que desde el punto de vista legal eso se traducía en una creencia sincera y de buena fe de que tenía licencia o autoridad para entrar en el terreno”, dijo Oliver. “El juez rechazó ese argumento legal”.

Oliver dijo estar “desencantado más que sorprendido” de que el juez Matthew Sciarrino declarara culpables a los ocho acusados en un proceso sin jurado. “El sistema legal está concebido para defender la propiedad privada”.

“De algún modo, las condenas fortalecieron aún más los argumentos morales”, agregó.

Packard dijo estar sorprendido y entristecido por el resultado del juicio. Habló con ENS desde un teléfono móvil mientras asistía, luego del juicio, a una conferencia en apoyo de Adams, quién él dijo que se había “convertido en el chivo expiatorio” por los hechos del 17 de diciembre. El fiscal recomendó una sentencia de 30 días, pero a Adams le impusieron 45 días.

“Nosotros ocho [los acusados] nos sentimos como vinculados en una hermandad”, afirmó. “Nos sentimos como si nos hubieran arrebatado a un miembro de la familia de entre nosotros”.

La Trinidad no tenía que mantener los cargos, pero optó por “proteger intereses fiduciarios”, dijo Packard a ENS. “Es muy triste. Significa, que a esto es a lo que ha llegado nuestra Iglesia. No tenemos suficientes promesas para sostener muchos lugares. Por tanto dependemos de los fondos de la inversión corporativa. Es una caricatura de lo que es el evangelio”.

Otra decisión judicial

Merz, sacerdote a cargo de la iglesia episcopal de la Ascensión [Ascension], en Greenpoint, Brooklyn, y Sniffen, sacerdote encargado de la iglesia episcopal de San Lucas y San Mateo [St. Luke and St. Matthew] también en Brooklyn, aceptaron una suspensión con vistas a una absolución (ACD, por su sigla en inglés) el 28 de febrero, lo cual significa que los cargos contra ellos serían desestimados y no tendrían ningún antecedente delictivo si no volvían a ser arrestados en los próximos seis meses, según dijo un funcionario del tribunal.

Packard le dijo a ENS en marzo que él había decidido no aceptar una oferta de ACD porque quería tener la oportunidad de responder a los cargos en el tribunal.

“Probablemente también me volverán a arrestar”, dijo Packard, que ha seguido participando en el movimiento Ocupar Wall Street y compartiendo sus experiencias en su blog. “No estoy buscando que me arresten, pero hay muchísimas posibilidades”.

Lo volvieron a arrestar junto con otros veteranos de las Fuerzas Armadas durante una manifestación en la Plaza en Memoria de los Veteranos de Vietnam, en Nueva York. Hasta el 12 de junio, según le dijo Oliver a ENS, no lo habían instruido de cargos en ese caso.

El proceso por allanamiento se aplazó el 14 de junio luego de que Jack Boyle, uno de los acusados, que había estado en huelga de hambre y había dejado de tomar sus medicamentos para el VIH por cuenta de los cargos, fuera arrestado la noche antes y no hubiera sido procesado aún. Cuando el juicio se reanudó esa tarde, unas 40 personas -entre ellas Merz y Sniffen y una monja católica romana- asistieron como observadores.

En una entrevista telefónica en junio, Packard había expresado sorpresa por los cargos de allanamiento y la manera de su arresto.

Cuando entré en la propiedad el 17 de diciembre, dijo, “sentí que estaba entrando en un área protegida y que estaba cerrada por la temporada. Yo había visitado a los que habían estado en huelga de hambre en el perímetro de ese espacio… tres o cuatro veces. He visitado ese lugar junto con Jim Cooper”.

“Allanar no es una palabra que estoy acostumbrado a oír relacionada con una propiedad de la Iglesia”, añadió Packard. “Oigo expresiones como ‘refugio’ y ‘santuario’ e incluso… en el boletín de La Trinidad ellos hablan de ‘hospitalidad radical'”.

“Es desconcertante para mí que La Trinidad llevara adelante el proceso de estos arrestos. Yo estaba completamente seguro de que retirarían los cargos”, dijo Packard. “Por alguna razón, yo no pongo ‘allanar’ y ‘propiedad de la Iglesia’ en la misma oración. Tal vez es que sencillamente soy ingenuo. Comparto una larga historia con la iglesia de La Trinidad”.

Como obispo sufragáneo para el ministerio de los institutos armados, él pasó tiempo con el clero de la Trinidad cerca de la Zona Cero luego de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 a las torres del Centro Mundial del Comercio en la vecindad de la capilla de San Pablo, que pertenece a [la parroquia de] La Trinidad. “Esos fueron días horribles y espantosos, y La Trinidad se mostró al mundo lo gentil y estupenda institución que era. Ellos ofrecieron refrigerio y descanso [a los rescatistas]”.

El 17 de diciembre “ni siquiera nos advirtieron de que nos iban a arrestar”, dijo.

En otras protestas que él había presenciado como capellán, agregó, “siempre había ese pomposo anuncio por un magnavoz”, advirtiéndole a la gente que se exponían a un arresto.

“Allí no hubo nada de eso” subrayó Packard.

En su declaración del 18 de junio, Cooper dijo que La Trinidad tenía “un largo y activo historial en abordar las inequidades sociales y económicas.

“Si bien simpatizamos con muchos de los objetivos expuestos por los manifestantes de OWS, no apoyamos la toma de una propiedad privada”, dice el comunicado. “La Trinidad instó a la oficina del Fiscal del Distrito a ofrecer arreglos no penales antes del juicio y a no solicitar sentencias de prisión para los acusados que hubieran optado por comparecer ante el tribunal. A todos los manifestantes les impusieron sanciones de cuatro días de servicio comunitario, excepto a uno de ellos que fue declarado culpable de otros delitos ocasionales y quien tenía varios casos abiertos sin relación alguna con la Plaza Duarte. Seguimos apoyando los principios básicos inherentes al movimiento Ocupar y seguiremos acogiendo a los manifestantes, como hemos acogido a todos los demás en nuestra comunidad, en nuestras instalaciones en la vecindad de Wall Street”.

Según el proceso continuaba, así también las protestas y las “acciones” en Nueva York y otros lugares como parte del movimiento Ocupar [Wall Street] que ya tiene nueve meses. Inspirado en la Primavera Árabe, el movimiento Ocupar Wall Street, que intentaba protestar contra lo que los participantes veían como codicia y desigualdad galopantes en el mundo financiero, se inició el pasado 17 de septiembre. Los manifestantes acamparon en el parque Zuccotti (antes llamado Liberty Plaza Park) y crearon una comunidad con todos los elementos, desde una biblioteca circulante a grupos de trabajo que planificaban acciones y declaraciones sobre varias inquietudes sociales y económicas. Los participantes se organizaron valiéndose de un liderazgo “horizontal”, en lugar de jerárquico, y tomaban decisiones en “asambleas generales” democráticas.

Surgieron otros acampamentos en ciudades y pueblos de todo el país y alrededor del mundo, incluido uno frente a la catedral de San Pablo en Londres. Al cabo de unos meses, las autoridades desbarataron la mayoría de los acampamentos.

Algunos episcopales y otras personas de fe han apoyado el movimiento desde el principio. Marisa Egerston, candidata a doctora de la universidad de Harvard, organizó un grupo llamado Capellanes de la Protesta [Protest Chaplains] que participó en la iniciativa del parque Zuccotti y que ha apoyado al movimiento Ocupar Boston. En Nueva York, algunos clérigos episcopales, entre ellos el obispo diocesano de Long Island, Lawrence Provenzano, y los arrestados el 17 de diciembre, pasaron algún tiempo con los ocupantes del parque Zuccotti y han sido activos con el movimiento Occupy Faith NYC.

El abogado de Packard es presidente del capítulo de la ciudad de Nueva York del Colegio Nacional de Abogados, que ha ofrecido una representación legal gratuita a los arrestados en relación con las protestas de OWS, dijo Oliver. “Yo me he ocupado de unos cuantos cientos de casos por mí mismo”.

Oliver — que se define como un agnóstico criado como “judío liberal” — dijo en una entrevista el 12 de junio que se había sentido inspirado por Packard y agrupaciones religiosas afines a OWS como Occupy Faith. “Siento una afinidad política y una inspiración a partir de lo que ellos están haciendo… en el contexto de sus propias comunidades de fe. De cierto modo encarna realmente el concepto de ‘Ocupar todo’ que luego del desalojo de la Plaza de la Libertad adquirió un distinto y más urgente significado literal”.

— Sharon Sheridan es corresponsal de ENS. Traducido por Vicente Echerri.

Related Topics: