Los miembros del Consejo expanden su apoyo a Carolina del Sur y San Joaquín

June 12, 2013
La Rda. Gay Jennings, presidente de la Cámara de Diputados y vicepresidente del Consejo Ejecutivo, y el Rdo. Terry Star, diácono y miembro del Consejo proveniente de Dakota del Norte, presiden la celebración bilingüe de la Santa Eucaristía el 9 de junio. Foto de Mary Frances Schjonberg para ENS.

La Rda. Gay Jennings, presidente de la Cámara de Diputados y vicepresidente del Consejo Ejecutivo, y el Rdo. Terry Star, diácono y miembro del Consejo proveniente de Dakota del Norte, presiden la celebración bilingüe de la Santa Eucaristía el 9 de junio. Foto de Mary Frances Schjonberg para ENS.

[Episcopal News Service – Linthicum Heights, Maryland] El Consejo Ejecutivo de la Iglesia Episcopal convino el 10 de junio en incrementar la ayuda a los episcopales leales en Carolina del Sur y en la Diócesis de San Joaquín, al tiempo que también añadió dinero al presupuesto del Comité Conjunto de Nominación para la Elección de un Obispo Primado.

El Consejo también oyó varios informes sobre el desarrollo de diversas iniciativas que serán financiadas en cada una de las Cinco Marcas de la Misión de la Comunión Anglicana, conforme a los objetivos que estableció la Convención General en el presupuesto 2013-2015.

Y el Consejo continuó el proceso que ha desarrollado para formular el presupuesto 2016-2018, el cual debe presentar a la próxima reunión de la Convención General en 2015.

Ayuda a los episcopales leales
En respuesta a una solicitud de la Iglesia Episcopal en Carolina del Sur, el Consejo estuvo de acuerdo en expandir en $300.000 una línea de crédito prometida, lo cual pondrá a su disposición [de la IE en Carolina del Sur] un total de $550.000 hasta fines de 2013.

Los episcopales en Carolina del Sur han estado reorganizando su vida comunitaria desde fines de 2012 luego de que el obispo Mark Lawrence y una mayoría de clérigos y de líderes laicos anunciaran que la diócesis había abandonado la Iglesia Episcopal.

En el caso de la Diócesis Episcopal de San Joaquín, el Consejo convino en proporcionar una línea de crédito adicional de $875.000, para sostener la diócesis leal, hasta fines de 2014.

La reorganización en esa diócesis ha estado en proceso desde fines de 2007 cuando una mayoría del clero y de los diputados laicos a la convención diocesana de San Joaquín aprobaron afiliar la diócesis a la Provincia Anglicana del Cono Sur con sede en Argentina.

El Consejo estableció un comité del pacto en 2011 para documentar la obra de la diócesis leal de San Joaquín. Ese comité informa regularmente al Comité Permanente Conjunto sobre Misión y Ministerio Locales del Consejo, cuyos miembros pidieron en esta reunión a los presidentes que nombraran un comité semejante para colaborar con la Iglesia Episcopal en Carolina del Sur.

Liza Anderson, miembro del Comité Ejecutivo proveniente de Connecticut, lee la lección del Antiguo Testamento el 9 de junio durante la celebración de la Santa Eucaristía bilingüe del Consejo. Foto de Mary Frances Schjonberg para ENS.

Liza Anderson, miembro del Comité Ejecutivo proveniente de Connecticut, lee la lección del Antiguo Testamento el 9 de junio durante la celebración de la Santa Eucaristía bilingüe del Consejo. Foto de Mary Frances Schjonberg para ENS.

Facilitar la elección del 27º. Obispo Primado
La Iglesia elegirá un obispo primado en la 78ª. Convención General en Salt Lake City en julio de 2015. El período de nueve años de la obispa primada Katharine Jefferts Schori concluye más tarde ese año.

El Consejo actúo en dos frentes para facilitar ese proceso, una movida que fue necesaria porque la Convención General de 2012 añadió (por medio de la Resolución A-105) responsabilidades a la labor del Comité Conjunto de Nominación para la Elección de un Obispo Primado, pero este comité le dijo al Consejo que su financiación, que había sido reducida, no es adecuada para llevar a cabo esa labor.

La reunión de la Convención General de 2006 estableció una acumulación anual de $22.000 en el trienio de 2007 a 2009 para financiar el proceso de nominación, y la Convención General de 2009 designó un incremento anual de $10.000 durante el trienio 2010-2012, según una resolución de financiamiento que el Consejo aprobó el 10 de junio. La Convención reservó $630.449 para que el Consejo lo distribuyera entre todos los comités, comisiones, agencias y juntas  (CCABs, sigla en inglés) de la Iglesia. El consejo Ejecutivo asignó una contribución anual de $10.000 para el comité de nominación entre 2013 y 2015, lo cual hace un total de $126.000 en tres trienios.

El comité ha dicho que necesita $262.000 para cumplir con las expectativas del canon revisado. Sin embargo, el Comité Permanente Conjunto sobre Finanzas para la Misión (FFM, sigla en inglés) del Consejo llegó a la conclusión en esta reunión que esa cantidad “exigiría más fondos de los que creemos que la Iglesia podría invertir en esta tarea en particular”, le dijo al Consejo Mark Hollingsworth, obispo de Ohio y presidente del FFM.

El FFM propuso y el Consejo estuvo de acuerdo en añadir $100.00 al presupuesto del comité de nominación. La adición hará ascender la financiación total a $226.000.

Parte de la dificultad en determinar el costo de las nuevas expectativas canónicas es la falta de especificidad respecto a las tareas que se bosquejan en el canon revisado, según Steve Hutchinson, presidente del Comité de Gobierno y Administración para la Misión del Consejo.

El canon revisado exige del comité de nominación que desarrolle un proceso que le permita a cada obispo o diputado “expresar su intención de nominar a cualquier otro miembro de la Cámara de Obispos desde el pleno cuando el comité presente sus nominados a la sesión conjunta de ambas cámaras”, que le ofrezca atención pastoral a cada nominado, así como a su familia y a su diócesis y que determine y ofrezca ayuda de transición al obispo primado saliente y al obispo primado electo. El primer asunto incrementaría la cantidad de dinero que el comité de nominación tendría que gastar en verificar los antecedentes [de los nominados desde el pleno] amén de aquellos a los que el comité nomine.

Además, “existe una confusión respecto al punto donde termina la responsabilidad de este comité… y donde comienza la responsabilidad de otras partes en la transición e instalación del obispo primado recién electo”, dijo Hutchinson a los miembros del Consejo, añadiendo que “nada de eso se contempla en este presupuesto trienal”.

El comité de Hutchinson le propuso al Consejo —y éste convino— que instruyera a Jefferts Schori y a la Rev. Gay Jennings, presidente de la Cámara de Diputados y vicepresidente del Consejo, para que nombraran un comité que planifique, presupueste y supervise las tareas de la transición. Habrá $20.450 disponibles para esa tarea, según el dinero que se ha reservado anualmente desde que eligieron a Jefferts Schori.

La tarea de las Cinco Marcas de la Misión
Las propuestas sobre cómo abordar la labor en torno a cada una de las Cinco Marcas de la Misión están siendo elaboradas por equipos compuestos por miembros del Consejo y personal de la denominación que también consultaron con personas implicadas en esa tarea a través de la Iglesia.

Jefferts Schori dijo durante una conferencia de prensa al término de la reunión que “un aspecto importante de la reunión se centró en el continuo desarrollo de una labor en torno a las Cinco Marcas de la Misión”.

Ella resaltó la labor del Cuerpo de Servicio de Jóvenes Adultos y la posibilidad de crear un trabajo de misión de “año sabático” para jóvenes, entre el momento en que terminan en la secundaria y empiezan a estudiar en la universidad o a trabajar, basado en la tercera marca de la misión (responder a las necesidades humanas en amoroso servicio), y en los empeños de las oficinas de comunicaciones y de relaciones gubernamentales de crear una plataforma de Internet para interconectar a personas que participan en todos los niveles de la Iglesia en el quehacer relacionado con las marcas cuarta (transformar las estructuras injustas de la sociedad) y quinta (salvaguardar la integridad de la creación y sostener y renovar la vida en la tierra).

Dos o más de los cinco comités permanentes del Consejo se reunieron juntos con frecuencia durante los tres días que duró el encuentro para discutir la labor de la misión y otros asuntos, y el Rdo. Canónigo Michael Barlowe, director ejecutivo de la Iglesia, dijo que esas reuniones “derribaron algunas de las barreras tradicionales de los comités”.

“Este Consejo no está a la espera de que la Iglesia se redefina —o se reestructure— ya estamos redefiniéndonos y reestructurándonos como líderes de la Iglesia Episcopal y en las comunidades en su sentido más amplio”, dijo Barlowe durante la conferencia de prensa.

En un tema relacionado, los miembros del Consejo convinieron con una recomendación de su comité de Gobierno y Administración para la Misión de formar un grupo “para garantizar la aplicación eficaz, minuciosa y colaborativa” de la Resolución A135 de la Convención General de 2012, la cual, entre otras cosas, compromete a la Iglesia con un trienio de “enseñar, predicar, organizar, promover y edificar  relaciones mutuamente transformadoras con los pobres para concentrar nuestros corazones y la misión de nuestras congregaciones y diócesis en reducir la pobreza e incrementar la justicia económica y racial”.

Los miembros del comité incluirán a representantes de los comités del Consejo y de la Convención General, a organizaciones de carácter religioso de la localidad, a personal del centro denominacional interesado en la pobreza nacional y, donde fuere necesario, a expertos externos.

“Así como la A135 refleja un cambio radical en la manera que tenemos de abordar la pobreza nacional, estamos fijándonos también en nuevos modos de coordinar ese trabajo”, dijo Jennings durante la conferencia de prensa, haciendo notar que, en la última reunión del Consejo, los miembros pidieron una coordinación semejante de la respuesta de la Iglesia a la Resolución B019 de la Convención, la cual reafirmaba el compromiso de la Iglesia con una paz justa y duradera en el Oriente Medio.

A los obispos y los diputados se les preguntará acerca de la ‘solicitud’
La Rda. Susan Snook, miembro del Consejo procedente de Arizona, repasó el avance del proceso que sigue el Consejo para crear el presupuesto 2016-2018 que le ha de proponer a la Convención General. Dijo que casi todos los enlaces del Consejo y del personal con los CCABs de la Iglesia estaban preparados para orientar a sus grupos a través de un “proceso de estrategia presupuestaria”.

El criterio final concebido por ese proceso también ha comenzado y los informes deben presentarse el 16 de agosto. Snook afirmó que los objetivos concebidos en ese proceso se pondrán a disposición de toda la Iglesia.

Snook, que preside el subcomité sobre el proceso presupuestario del FFM, dijo también que le habían preguntado cuál debía ser el enlace si él grupo al cual él o ella estaba asignado no se interesaba en participar en el proceso. “Creo que es una magnífica información para nosotros saber eso mientras nos adentramos en el proceso presupuestario, y enviará su propio tipo de mensaje, sírvanse pues transmitírselo a su CCAB”, sugirió. “A propósito, si alguien no está interesado en hacer una petición presupuestaria, tanto mejor”.

Como parte del proceso presupuestario, dijo Snook, el FFM quiere “hacer que la Iglesia participe en una discusión sobre el hecho de que no todas las diócesis cumplen completamente con su fórmula porcentual de solicitud” para contribuir al presupuesto de la Iglesia. Ella resaltó que “no hay consecuencias particulares” en no cumplir completamente con la solicitud.

En el trienio 2013-2015, a las diócesis se les pidió que contribuyeran con el 19 por ciento de su ingreso anual para ayudar a financiar el presupuesto denominacional. La contribución anual de cada año en el presupuesto trienal se basa en el ingreso de una diócesis dos años antes, menos $120.000. La lista de los compromisos diocesanos de 2012 y 2013 se encuentra aquí.

El Consejo estuvo de acuerdo con una sugerencia del FFM de que encuestaran a los obispos y a los diputados sobre sus ideas respecto a la manera en que el proceso de solicitud podría perfeccionarse con el objetivo de conseguir una mayor participación en el pago la cuota total. La resolución también le pide a la Cámara de Obispos que discuta el asunto de la solicitud durante su reunión de otoño en Nashville.

“Susan está absolutamente en lo cierto cuando dice que no cumplir con los pagos no conlleva ninguna consecuencia en absoluto, en el sentido de que no hay sanciones, pero sí tiene enormes consecuencias el no pagar la solicitud”, dijo Hollingsworth al Consejo. “Las consecuencias son que no podremos hacer la obra que Dios nos ha encomendado que hagamos de la manera que concebimos hacerla productivamente en la Iglesia, de modo que ésta es realmente una discusión importante que debemos tener”.

En otros asuntos el Consejo:

  • Eligió a Rosalie Simmonds Ballentine, ex miembro del Consejo procedente de las Islas Vírgenes, para servir como representante laica de la Iglesia Episcopal en el Consejo Consultivo Anglicano por un período de duración de tres reuniones de ese organismo. Ballentine fue una de los cuatro nominados presentados por el Comité Ejecutivo del Consejo Ejecutivo luego de una revisión de 11 solicitudes, y resultó electa en la tercera votación. Los otros nominados eran los actuales miembros del Consejo Katie Sherrod, de Fort Worth; Lawrence Hitt, de Colorado y Thomas Little, de Vermont. Ella sucede a Josephine Hicks, de Carolina del Norte, cuyo período concluyó al finalizar la más reciente reunión del CCA en 2012, que se celebró en Auckland, Nueva Zelanda.

Ballentine tiene “extensa experiencia en asuntos relacionados con la Comunión Anglicana”, apuntó Jennings durante la conferencia de prensa que siguió a la reunión, habiendo pasado incluso seis años como presidente de los equipos de trabajo sobre la respuesta de la Iglesia al Pacto Anglicano y sirviendo como presidente del comité legislativo sobre misión mundial de la Convención General de 2012.

  • Asignó $535.000 en la última serie de subvenciones del Fondo Constable. Las subvenciones financian iniciativas de misión que no se contemplan dentro del presupuesto de la Convención General. El fondo recibió 22 solicitudes por un total de $1.621.452, y concedió siete de esas solicitudes. Los detalles pueden verse aquí.
  • Recibió un informe y un plan del equipo de trabajo del Comité sobre Desarrollo Pastoral de la Cámara de Obispos relacionado con la Resolución A144 de la Convención General de 2012, la cual pide que se monitorice la inclusión de mujeres y otros grupos subrepresentados en las elecciones episcopales. El Consejo le pidió a la Obispa Primada que instruya a la Oficina de Desarrollo Pastoral que continúe esa labor mediante el establecimiento, en primer lugar, del estado basal de todos los nominados en elecciones episcopales a partir de los datos disponibles en 2012, y luego rastreando todos los porcentajes de todas las personas nominadas para elecciones episcopales en elecciones [celebradas] en 2013, 2014 y el primer trimestre de 2015, así como las consideradas por los comités de búsqueda o nominación de 2013, 2014 y el primer trimestre de 2015. La resolución del Consejo pide también que la oficina revise la regularidad y eficacia del entrenamiento y otras prácticas antirracistas, que informe a los comités de búsqueda y de nominación de asuntos relacionados con prejuicios étnicos y de sexo y que el comité de desarrollo cree, recomiende y supervise los ajustes necesarios en el proceso de transición de las elecciones episcopales. El consejo también le pidió al comité que contemple la inclusión de una carta con materiales relativos al proceso de transición en que se le recuerde a los comités permanentes diocesanos y a los comités de búsqueda diocesanos “la importancia de la auténtica inclusión”.

Un resumen de todas las resoluciones aprobadas por el Consejo en la reunión se encuentra aquí.

El Consejo Ejecutivo lleva a cabo los programas y políticas adoptadas por la Convención General, según el Canon I.4 (1)(a). El Consejo está compuesto de 38 miembros, 20 de los cuales (cuatro obispos, cuatro presbíteros o diáconos y 12 laicos) son elegidos por la Convención General, y 18 por los nueve sínodos provinciales (un clérigo y un laico por cada uno) por períodos de seis años, además del Obispo Primado y el Presidente de la Cámara de Diputados [que son miembros ex oficio].

– La Rda. Mary Frances Schjonberg es redactor y reportera de Episcopal News Service. Traducido por Vicente Echerri.