Locura de Cuaresma: un enfoque divertido para el conocimiento de los santos

February 21, 2012
Tim Schenck

Tim Schenck

[Episcopal News Service] Cualquiera que considere la Cuaresma como [una estación] aburrida o terriblemente seria no se ha conocido al Rdo. Tim Schenck.

En tanto otros episcopales pueden estar contemplando si renunciar al chocolate o a las bebidas alcohólicas, o considerando qué disciplina espiritual imponerse durante estos solemnes 40 días, Schenck se dedica a sopesar si Agustín o Lancelot Andrewes serían mejores contrincantes de Juana de Arco en un partido de santidad.

 

En 2010, Schenck comenzó en su blog lo que bautizó como Locura de Cuaresma, una competencia en Internet de santos vs. santos que seguía el modelo del torneo de baloncesto universitario conocido por Locura de Marzo. La idea prendió y la locura se ha extendido para incluir a blogueros famosos y, este año, cuenta con su propia página web y página de fans en Facebook y esta asociado con el Movimiento Adelante (Forward Movement).

Scott Gunn

Scott Gunn

“Básicamente lo empecé como un antojo. Me encantan los deportes y me encanta la Cuaresma, y así fue que pensé: ¿por qué no combinar ambas cosas?”, dijo Schenck, rector de la iglesia episcopal de San Juan Evangelista [St. John the Evangelist] en Hingham, Massachusetts.

¿Por qué tendrían los fans del baloncesto toda la diversión, “mientras nosotros nos quedamos sentados sin hacer nada y renunciando al chocolate?”, razonó él. “La Cuaresma no es melancólica en lo más mínimo. ¿Qué puede ser más alegre que una estación reservada específicamente para acercarnos más a Dios?

Asociándose con el Rdo. Scott Gunn, director ejecutivo de Forward Movement, Schenck ha creado un especie de torneo de categorías de eliminación individual de 32 santos distintos. Cada día la página web ofrecerá información acerca de una pareja de santos, y cada lector votará por el de su preferencia. Cada ronda de votaciones reducirá a la mitad los santos que compiten. De los 32 [iniciales] a la ronda de los Dieciséis Piadosos, los Ocho Regocijados, los Últimos Cuatro y finalmente dos que competirán por el codiciado Halo de Oro.

En la primera ronda, los votantes recibirán una sencilla información biográfica acerca de los santos para ayudarles a decidir a quién han de favorecer. En el próximo nivel, los votantes leerán “citas y peculiaridades” acerca de los Dieciséis Piadosos. Y luego pasarán al ‘kitsch de la santidad” que es uno de mis preferidos”, dijo, Schenck. “En ese punto, imagínate que casi todos los participantes han aprendido algo acerca de los santos y han llegado a tener una idea de cuáles son aquellos con los que en verdad se identifican. Luego, podemos tener alguna auténtica diversión con eso a partir de ahí”.

¿Un kitsch preferido de Schenck? “Clara de Asís es la santa patrona de la televisión porque, cuando se encontraba muy enferma para asistir a los oficios, éstos se le aparecían en la pared de su celda”.

El año pasado, Schenck obtuvo el apoyo de cuatro “blogueros famosos” para que hicieran campaña por los santos en las rondas de los Últimos Cuatro y el Halo de Oro. Este año, ocho colaboradores de todo el ámbito de la Iglesia Episcopal participarán desde el comienzo, y se ocuparán de la mayor parte de la investigación y la redacción. “Estoy funcionando básicamente como un director técnico”, aclaró Schenck.

Gunn – que ayuda con la tecnología y publicidad del torneo- se ha entusiasmado con Locura de Cuaresma desde el principio. El primer año llevó a cabo un intenso cabildeo (con éxito) para que George Herbert ganara el primer Halo de Oro, ya que el título de su blog, ‘Siete Días Completos [ Seven Whole Days] es tomado de un poema de Herbert que se encuentra en el Himnario de 1982. En 2011, ya se había convertido en un bloguero famoso autorizado. “Intenté desesperadamente que Tomás Beckett le ganara a C.S. Lewis -y perdí”.

“Este año, por supuesto, estoy manteniéndome escrupulosamente neutral”, agregó.

Lo mismo le ocurre a la colaboradora Heidi Shott, canóniga de comunicaciones y justicia social de la diócesis de Maine -al menos en la primera ronda. “Aparentemente, según nos adentramos, podemos mostrar nuestro verdadero pelaje”, dice. “Ya yo tengo mis preferidos”.

Ella sí cuestionó la prudencia de enfrentar a dos de los santos escogidos por ella en la primera ronda. “No sé si es porque soy la madre de dos hijos, pero me asignaron [escribir] tanto de Mónica como de Agustín de Hipona, lo cual es un poco disparatado -poner a una madre contra su hijo y viceversa- pero, bueno, tengo muchísimo entusiasmo con esto”.

Sus otras vidas santas registran los logros de Emma de Hawái y Enmegahbowh, cuya esposa también es “notable”, reveló Shott. (“Se sabrá más sobre ella en las rondas subsecuente -si Enmegahbowh consigue vencer a Tomás).

Shott dijo que ella encontraba la “locura” educativa y divertida. “Puede enseñarnos muchísimo respecto a lo que significa la santidad más allá de un himnito que cantemos una vez al año. Es una excelente disciplina, y es divertido”.

Schenck hacía notar que, “esto no es como la disciplina cuaresmal del abuelo, pero es una manera… de hacer que los santos adquieran vida para la gente. Cuan a menudo nosotros como Iglesia somos una especie de trampa que inmovilizamos a los santos en vidrieras emplomadas y en cuadros al óleo y en estatuas. Éste es un modo de recordarles a todos que fueron personajes reales”.

En Forward Movement, Gunn dijo: “La Locura de Cuaresma nos brinda una oportunidad de relacionarnos con personas con quienes de otro modo no podríamos conectarnos” Y para sus lectores habituales, él agrega, “es una oportunidad de decir: viene muy bien sonreír en la iglesia. La prueba de la bondad de algo en la Iglesia no depende de cuán seriamente lo tome. Sino de cuánto contribuye a su desarrollo como persona, y la Locura de Cuaresma es realmente una manera divertida de lograr eso”.

Ah, ¿Y respecto a hacer apuestas sobre los resultados?

Bíblicamente hablando, los apóstoles sí hicieron un sorteo a la hora de elegir a Matías para reemplazar a Judas, explicó Gunn. “Se podría argüir que él es el santo patrón de las loterías. Pero nosotros, como comité ejecutivo de la Locura de Cuaresma, no condonamos el juego”.

“Yo no creo”, apuntó Schenck, “que nadie se va a enriquecer con Locura de Cuaresma. “No creo que usted vaya a llamar a su corredor de apuestas en Las Vegas para indagar sobre, digamos, las oportunidades de Thomas Cranmer vs. Agustín”.

“Sé de varios Canterbury Clubs [en recintos universitarios] que participan este año, y ya están haciendo sus predicciones”, agregó. “No creo que nadie esté realmente jugando para ganar dinero, per se, sino que están compitiendo con la salvedad de que si alguien gana realmente algún dinero lo donará, desde luego, a un fondo benéfico. Nosotros recomendamos Ayuda y Desarrollo Episcopales”.

Los participantes también están comprometidos por el código del honor a votar sólo una vez por cada santo, no se permite ninguna politiquería sucia. “Sí, es verdad que los que compiten están muertos, pero no queremos que los muertos voten”, recalcó Schenck.

Las votaciones comienzan el jueves 23 de febrero.

Empecemos a jugar

—Sharon Sheridan es corresponsal de ENS. Traducido por Vicente Echerri.

Related Topics: