Las iglesias tienen un papel que desempeñar en el fomento del discurso civil en la sociedad

October 26, 2014
El Rdo. Tim Safford, rector de la iglesia de Cristo en Filadelfia, saluda el 22 de octubre a los asistentes al foro, auspiciado por la Iglesia Episcopal, El discurso civil en Estados Unidos: encontrar criterios coincidentes para el bien mayor, en tanto Clifton Daniel, obispo provisional de la Diócesis de Pensilvania, lo escucha. Foto de Mary Frances Schjonberg/ENS.

El Rdo. Tim Safford, rector de la iglesia de Cristo en Filadelfia, saluda el 22 de octubre a los asistentes al foro, auspiciado por la Iglesia Episcopal, El discurso civil en Estados Unidos: encontrar criterios coincidentes para el bien mayor, en tanto Clifton Daniel, obispo provisional de la Diócesis de Pensilvania, lo escucha. Foto de Mary Frances Schjonberg/ENS.

[Episcopal News Service – Filadelfia] Los estadounidenses están cada vez más preocupados por la polarización del debate político en el país, y las comunidades religiosas pueden ayudar a fomentar un regreso al diálogo respetuoso, dijeron los panelistas que participaron en el foro sobre el discurso civil auspiciado por la Iglesia Episcopal aquí el 22 de octubre.

Las tres religiones abrahámicas —judaísmo, cristianismo e islam— creen que las personas son creadas a imagen de Dios, les recordó a los participantes el Rabí Steve Gutow, presidente y director ejecutivo del Consejo Judío sobre Asuntos Públicos, de manera que las personas de fe deben encontrarse mutuamente como si tuvieran una chispa de la gran sabiduría de Dios en ellos, de la cual otros pueden aprender, incluso cuando no están de acuerdo.

Las comunidades religiosas, dijo él, deben actuar a partir de lo que definió como un apasionado compromiso con lo que creen que Dios está llamándoles a hacer, así como un apasionado compromiso con la idea de que cada persona es creada a imagen de Dios y por consiguiente merece respeto.

Prince Singh, obispo de la Diócesis de Rochester, resaltando que el foro se había reunido en el festival hindú de las luces que se conoce como Diwali, dijo que constituye una disciplina espiritual resistir el impulso a demonizar al oponente y más bien esforzarse por aportar luz, en lugar de calor, a las conversaciones sobre temas potencialmente divisivos.

Organizado por la Iglesia Episcopal, el foro de 90 minutos de duración, titulado El discurso civil en Estados Unidos: encontrar criterios coincidentes para el bien mayor, fue transmitido en directo a través de la Red desde la iglesia de Cristo [Christ Church] en Filadelfia (Diócesis de Pensilvania), el lugar de nacimiento de la Iglesia Episcopal y el templo que figuró significativamente en la fundación de Estados Unidos.

Las sesiones pronto podrán verse a solicitud aquí.

Los organizadores crearon una guía del moderador para ayudar en los debates del grupo y para una mejor comprensión del foro. La información acerca de la guía se encuentra aquí y se puede descargar aquí.

“Nuestras conversaciones están limitadas por la fragilidad humana, pero también pueden participar de las posibilidades divinas y eternas”, dijo la obispa primada Katharine Jefferts Schori en su discurso de apertura, añadiendo que esto último es posible cuando los conservacionistas se acercan mutuamente no como enemigos, sino más bien como “un ser humano dotado y bendecido que podría tener un don que darnos”.

“Sigo convencida de que las conversaciones cara a cara tienen más posibilidades de ser vivificadoras que esas incorpóreas en que tanto participamos por mensajes de texto, a través de Twitter o en un blog”, afirmó.

“Cuando dejamos de ver la verdadera belleza humana y resaltamos los defectos de nuestros interlocutores, es fácil inyectar veneno en lugar de esperar una transformación”.

Antes de que comenzaran los dos paneles del foro, Robert Jones, el director ejecutivo de la oficina del Instituto Público sobre la Investigación Religiosa, resumió brevemente una encuesta de opinión pública que su organización llevó a cabo con la Iglesia Episcopal en conjunto con el foro. El resumen, “¿Es aun posible la civilidad? Lo que los estadounidenses quieren en los líderes públicos y en el discurso público”, llegó a la conclusión de que “pese a estar divididos por generaciones, por religión, por razas y por alianzas políticas partidistas, los estadounidenses expresan una intensa preferencia por el acuerdo” y “el apetito del público por el acuerdo es creciente”.

Los medios de información fragmentados y polarizados del país contribuye a la falta de civilidad en el discurso público, concluía el informe, ya que los medios de prensa “recompensan la retórica en el debate político que con frecuencia tiene por objeto crear conflicto y drama a expensas de la moderación”.

No obstante, “la inmensa mayoría del público cree que la ausencia de un discurso civil es un problema importante para el funcionamiento de nuestro sistema político”, según el informe.

Las instituciones religiosas se han convertido en un obstáculo en sus empeños de fomentar el diálogo porque las congregaciones siguen estando segregadas conforme a criterios raciales e incluso ideológicos, concluía el informe. “Las organizaciones religiosas deben pasar también por los descendentes niveles de confianza en las instituciones cívicas, particularmente entre los jóvenes adultos”, decía el informe. “Cuando los líderes religiosos se concentran en los temas controvertidos, es más probable que los estadounidense nos perciban como parte del problema que como una posible solución”.

John J. DeGioia, presidente de la Universidad de Georgetown y panelista del foro sobre el discurso civil, hace un comentario mientras los demás escuchan. De izquierda a derecha, Paul Brandeis Raushenbush, director ejecutivo de religión del Huffington Post; el rabino Steve Gutow, presidente y director ejecutivo del Consejo Judío sobre Asuntos Públicos; Elizabeth McCloskey, presidente y directora ejecutiva del Instituto de Fe y Política y el obispo Prince Singh de la Diócesis Episcopal de Rochester. Foto de Mary Frances Schjonberg/ENS.

John J. DeGioia, presidente de la Universidad de Georgetown y panelista del foro sobre el discurso civil, hace un comentario mientras los demás escuchan. De izquierda a derecha, Paul Brandeis Raushenbush, director ejecutivo de religión del Huffington Post; el rabino Steve Gutow, presidente y director ejecutivo del Consejo Judío sobre Asuntos Públicos; Elizabeth McCloskey, presidente y directora ejecutiva del Instituto de Fe y Política y el obispo Prince Singh de la Diócesis Episcopal de Rochester. Foto de Mary Frances Schjonberg/ENS.

Durante el panel sobre discurso civil y fe, John J. DeGioia, presidente de la Universidad de Georgetown, convino con el punto de Jefferts Schori sobre las conversaciones cara a cara. Las conversaciones individuales, afirmó, con frecuencia dan lugar a desacuerdos mucho menores que las discusiones más concurridas durante las cuales los individuos rara vez llegan a relacionarse entre sí.

En esas pequeñas conversaciones, los participantes encuentran que son más las coas que los unen que las que los separan, dijo, y añadió que la iglesias deben hacer hincapié en las cosas que comparte la comunidad humana.

Elizabeth McCloskey, presidente y directora ejecutiva del Instituto de Fe y Política, invocó lo que llamó la humildad y la convicción del presidente Abraham Lincoln en que cada persona tiene una vocación de intentar alcanzar una unión más perfecta. Instó a los líderes religiosos a predicar tanto esa humildad como el supuesto de una intención honorable.

Partiendo del criterio que muchos en el Congreso de EE.UU. quisieran alcanzar un acuerdo, pero creen que sus votantes no quieren tal cosa, McCloskey dijo que a ella le gustaría ver que los líderes religiosos modelan el discurso civil “y entonces que las personas de fe… comiencen a exigirles a los líderes políticos que alcancen acuerdos, que participen en el debate deliberativo”.

Hugh Forrest, director del Festival Interactivo del Sur por el Suroeste, habla acerca de la creatividad y la diversidad creativa, mientras lo escuchan, de izquierda a derecha, el moderador Paul Brandeis Raushenbush, director ejecutivo de religión para el Huffington Post; Carolyn J. Lukensmeyer, directora ejecutiva del Instituto Nacional para el Discurso Civil, y David Boardman, decano de la Escuela de Medios y Comunicación de la Universidad Temple de Filadelfia. Foto de Mary Frances Schjonberg/ENS.

Hugh Forrest, director del Festival Interactivo del Sur por el Suroeste, habla acerca de la creatividad y la diversidad creativa, mientras lo escuchan, de izquierda a derecha, el moderador Paul Brandeis Raushenbush, director ejecutivo de religión para el Huffington Post; Carolyn J. Lukensmeyer, directora ejecutiva del Instituto Nacional para el Discurso Civil, y David Boardman, decano de la Escuela de Medios y Comunicación de la Universidad Temple de Filadelfia. Foto de Mary Frances Schjonberg/ENS.

Durante el segundo panel, sobre el discurso civil en política y en la normativa, Carolyn J. Lukensmeyer, directora ejecutiva del Instituto Nacional para el Discurso Civil, advirtió contra la creencia de que el país está tan dividido como el Congreso federal. En lugar de eso, dijo ella, lo que Alexis de Tocqueville vio en los estadounidenses en 1838 sigue siendo verdad hoy día: frente a un problema, abandonan rápidamente las ideologías y buscan soluciones.

“Esa es una ventaja extraordinaria respecto a dónde nos encontramos ahora”, afirmó.

Abordando el papel de los medios de información en el discurso civil, David Boardman, decano de la Escuela de Medios y Comunicaciones de la Universidad Temple, dijo: los estadounidenses usan los medios de comunicación de la manera en que un borracho usa un poste de la luz: para sujetarse, no para iluminación”. Si bien los “monopolios mediáticos” estadounidenses se han fragmentado de tal manera que con frecuencia conducen a una pérdida de los recursos que sostienen la información profunda e investigativa, la fractura también ha dado lugar a la creación de unos medios de información muy específicos, tanto de temas como geográficos, que les proporcionan a los consumidores bien dispuestos una información de mayor profundidad y alcance que nunca antes.

Hugh Forrest, Director del Festival Interactivo del Sur por el Suroeste, dijo que el festival descubrió que exigir diversidad entre los panelistas del festival había dado lugar a una creatividad de que la reunión había carecido anteriormente.

El rabino Gutow y el obispo Singh también participaron en el primer panel.

Paul Brandeis Raushenbush, director ejecutivo de religión para el Huffington Post, moderó las discusiones del panel.

– La Rda. Mary Frances Schjonberg es redactora y reportera de Episcopal News Service. Traducción de Vicente Echerri.

Related Topics: