La Escuela de Teología Eclesiástica del Pacífico dedica paneles solares

October 27, 2016



California Bishop Marc Andrus; former Presiding Bishop Katharine Jefferts Schori, St. Margaret’s Visiting Professor of Women in Ministry at Church Divinity School of the Pacific; and CDSP President and Dean W. Mark Richardson, pose for a photograph on the roof of Parsons Hall. Photo: Tom Minczeski/CDSP

El obispo de California Marc Andrus; la ex obispa primada Katharine Jefferts Schori, profesora visitante de Mujeres en el Ministerio en la Escuela de Teología Eclesiástica del Pacífico y el presidente y decano de esa casa de estudios, W. Mark Richardson, posan para una fotografía en el techo del Parsons Hall. Foto de Tom Minczeski/CDSP.

[Episcopal News Service] El empleo de energía solar se espera que le ahorre a la Escuela de Teología Eclesiástica del Pacífico (CDSP por su sigla en inglés) $120.000 anuales.

A principios de este año, el seminario episcopal con sede en Berkeley, California, instaló paneles solares en los pabellones Easton, Parsons y Shirres. Es la mayor instalación solar de cualquier seminario teológico en Estados Unidos.

“Cuando los de American Solar vinieron y examinaron nuestros techos planos con básicamente 100 por ciento de exposición sur, se quedaron deslumbrados respecto a cuán efectivo esto iba a ser para nuestro campus”, dijo W. Mark Richardson, decano y presidente del seminario durante una entrevista con Episcopal News Service con anterioridad este año.

El 22 de octubre, la ex obispa primada Katharine Jefferts Schori, profesora visitante de Santa Margarita [St. Margaret’s] en el curso de Mujeres en el Ministerio de la CDSP, y el obispo de California Marc Andrus, presidieron una liturgia al objeto de bendecir y dedicar los paneles solares al final de una conferencia de un día entero de duración para explorar la respuesta de la Iglesia a la crisis del cambio climático.

Los paneles solares llevan el seminario hacia la independencia energética, y el proyecto es, en sí mismo, un modo de enseñar y facultar a estudiantes —que participaron en el proceso de la toma de decisiones— a pensar en modos de mitigar el cambio climático cuando se gradúen, dijo Richardson.

El liderazgo en la CDSP implicó a los estudiantes en el proceso de la instalación solar desde el comienzo. Incluido el hacer que los estudiantes recorrieran el proyecto para determinar su idoneidad, la solicitud de propuestas, así cómo asegurar los necesarios contratos sociales y el fijar un calendario para la instalación; las destrezas que los seminaristas necesitarán en la comunidad, dijo Richardson.

Mediante un tablero de instrumentos, los estudiantes podrán monitorear la eficacia y capacidad de ahorro energético de los paneles solares.

En diciembre de 2015, Richardson y Andrus estaban entre los que representaron a la Iglesia Episcopal y al obispo primado Michael Curry en las conversaciones de las Naciones Unidas en París sobre el clima, donde los negociadores alcanzaron un acuerdo global sobre el cambio climático.

El Acuerdo de París exige que todos los países del mundo limiten las emisiones de carbono. Limitar el carbono exigirá una decreciente dependencia de los combustibles de origen fósil y una mayor dependencia de las fuentes de energía renovable. Los paneles solares de la CDSP muestran lo que pueden hacer los empeños de las instituciones no gubernamentales para ayudar al mundo a cambiar hacia la energía renovable.

“La CDSP se está saliendo de una red —la red de la vida que depende de la extracción y de un consumo siempre creciente— y conscientemente está haciéndose parte de otra red, la de una vida vivida en sostenibilidad y comunión”, dijo Andrus en un email a ENS. “La CDSP ha emprendido un cambio profundamente espiritual hacia la integridad”.

Hasta ahora, 84 de las 1os 197 estados parte, incluidos Estados Unidos, han ratificado el Acuerdo de París, que le pide no sólo a las naciones, sino a los gobiernos estatales y locales e instituciones no gubernamentales, incluidas las organizaciones religiosas, el hacer un esfuerzo para prevenir los peores efectos del cambio climático.

“La Iglesia Episcopal también puede prestar una importante ayuda al cumplimiento de los Acuerdos de París”, dijo Andrus, quien representó a la Iglesia Episcopal en las Naciones Unidas en ocasión de las firma del acuerdo.

“Como dijera el obispo retirado de Ciudad del Cabo, Njongonkulu Winston Hugh Ndungane, refiriéndose a la Iglesia en África, ‘No hay ningún vehículo mejor que la Iglesia para la prestación de servicios sociales, puesto que tenemos una ‘tienda’ en cada aldea’. Fíjense cómo la Iglesia Episcopal es un organismo con unas 5.000 ‘tiendas’; nuestro impacto para ayudar a prevenir el desastre climático es potencialmente enorme”, afirmó él.

De las 81 congregaciones de la Diócesis de California, el 30 por ciento ha instalado paneles solares. La meta, añadió Andrus, es instalar paneles solares en todas las iglesias de la diócesis y en los edificios diocesanos.

Berkeley tiene un promedio de 256 días de sol al año y, al igual que casi todas las regiones de Estados Unidos, “la energía solar tiene mucho sentido común”, dijo Jefferts Schori en un email a ENS.

“La instalación de este conjunto solar en el campus de la CDSP le proporcionará un importante beneficio a su presupuesto anual: disminuirá la demanda de electricidad producida por carburantes y reducirá la necesidad de futuras plantas eléctricas”, añadió ella. “Los seminarios cristianos hace mucho tiempo afirmaron su fundamento en el Hijo de Dios que trae luz al mundo. ¿Qué mejor que aplicar esto en un testimonio sacramental de la interconexión de toda la creación?

“La CDSP le está ofreciendo al mundo un signo externo y visible de la gracia espiritual que abunda en esta comunidad”.

— Lynette Wilson es redactora y reportera de Episcopal News Service. Traducción de Vicente Echerri.

Related Topics: