La Convención acuerda importantes cambios estructurales

July 6, 2015


[Episcopal News Service – Salt Lake City] La Convención General ha aprobado dos resoluciones por las que hace importantes cambios en la estructura de la Iglesia Episcopal.

Los diputados y obispos que pertenecen al Comité de Estructura y Gobierno, que examina las resoluciones, “estuvieron unidos en el amor por esta Iglesia y su misión”, le dijo a la Cámara de Obispos el 2 de julio Clifton Daniel, obispo de Pensilvania y presidente del comité. “Al final el tono de nuestras conversaciones aportó esperanza mientras nuestra Iglesia entra en un renovador proceso de cambio”.

La Resolución Sustituta A004, que reescribe las normas que rigen al Consejo Ejecutivo de la Iglesia, rechazó una propuesta del Equipo de Trabajo para Reinventar la Iglesia Episcopal de reducir el Consejo a la mitad de sus miembros. La resolución ligeramente expande la facultad de hacer nombramientos del Consejo Ejecutivo en lo tocante a tres miembros del personal ejecutivo de la Sociedad Misionera Nacional y Extranjera (DFMS), a saber: el director de operaciones, el director de finanzas y el director de asuntos jurídicos (un cargo creado por la resolución). El Obispo Primado llevará a cabo revisiones anuales de rendimiento de estos tres cargos ejecutivos y compartirá los resultados con el comité del Consejo Ejecutivo en conformidad a lo estipulado en la resolución.

La resolución también establece una cláusula para esos tres funcionarios que, junto con el Obispo Primado y el presidente de la Cámara de Diputados, se someterían a una mutua revisión ministerial cada 18 meses.

Los diputados eliminaron de la resolución una cláusula controversial propuesta por el Comité Legislativo sobre gobierno y Estructura que le permitiría al Consejo, por una votación de dos tercios, instruir al Obispo Primado que despidiera a cualquiera de esos tres funcionarios.

La Resolución Sustituta A006 reduce el número de comisiones permanentes de la Iglesia de 14 a dos. Las dos serían la Comisión Permanente sobre Estructura, Gobierno, Constitución y Cánones y la Comisión Permanente sobre Liturgia y Música. El Obispo[a] Primado[a] y el[la] presidente de la Cámara de Diputados nombrarían comités de estudios y equipos de trabajo para llevar a cabo la labor requerida por una reunión de la Convención General, con aprobación del Consejo. Todos esos organismos caducarían al comienzo de la próxima Convención General a menos que fueran renovados.

La resolución afecta sólo a las comisiones permanentes y no a los comités, agencias ni juntas. Como sucede con todas las resoluciones de la Convención General, la legislación entrará en vigor en el próximo trienio, el cual comienza el 1 de enero de 2016.

La Resolución Sustituta A004
pide que tanto el Obispo Primado como el presidente de la Cámara de Diputados, en su función de vicepresidente [del Consejo Ejecutivo] nominen a las personas que han de servir de director[a] de operaciones, de director[a] de finanzas y de director[a] de asuntos jurídicos de la Iglesia. Las personas que ostenten esos tres cargos también actuarán como funcionarios de la Sociedad Misionera Nacional y Extranjera, junto al[a la] presidente y al[a la] vicepresidente.

El Consejo procedería luego a votar el nombramiento de esas personas. Actualmente, el[la] Obispo[a] Primado[a] nombra al director de operaciones, con el asesoramiento y consentimiento del Consejo. El personal denominacional responde al director de operaciones que responde al Obispo Primado. El Obispo Primado y el presidente de la Cámara de Diputados, como presidente y vicepresidente del Consejo respectivamente, nominan de mutuo acuerdo al director de operaciones a quien luego nombra el Consejo.

Durante una audiencia del Comité de Gobierno y Estructura el 25 de junio, la obispa primada Katharine Jefferts Schori dio el paso inusual de hablar en contra de la Resolución Sustituta A004, así como de la D006 y D010, diciendo que diluirían la autoridad y responsabilidades del Obispo Primado. Las resoluciones D006 y D010 fueron más allá de la reorganización de la relación Obispo Primado-Consejo Ejecutivo que el Equipo de Trabajo para Reinventar la Iglesia Episcopal (TREC) le propusiera a la Sociedad Misionera Nacional y Extranjera.

“Una junta no puede ser responsable de relaciones de empleos”, le dijo ella al comité. “Una junta establece una norma acerca de las relaciones de empleo, pero una junta no puede llevar a cabo el trabajo de manejar asuntos de empleo. Veo eso como una pieza esencial de la responsabilidad del Obispo Primado”.

El Rdo. Adam Trambley, diputado de Pensilvania Noroccidental, le dio comienzo al debate en la Cámara de Diputados el 1 de julio al intentar garantizarle a la cámara que la controvertida estipulación de facultar al Consejo, mediante un voto de dos tercios, a instruir al Obispo Primado que despida al director de operaciones, al director de finanzas o al director asuntos jurídicos constituye “una capacidad muy limitada de proporcionarle algún tipo de responsabilidad y autoridad a los funcionarios”.

Trambley, miembro del Comité Legislativo sobre Gobierno y Estructura, dijo que si el Consejo va a nombrar a los funcionarios después de que el presidente y el vicepresidente los nominen, entonces debe haber alguna manera de mantenerlos responsables.

Entre tanto, la Rda., Ledlie Laughlin, diputada de Pensilvania, dio el más breve testimonio del debate, al decir simplemente: “la autoridad debe radicar en la presidencia del Consejo Ejecutivo”.

Los diputados eliminaron la cláusula del despido en una votación de 464 a 359, y aprobaron la Resolución Sustituta A004 con una votación de 649 a 179.

La Cámara de Obispos convino con la Cámara de Diputados respecto a la Resolución A004.

Hubo, sin embargo, un debate sobre las estipulaciones de los nombramientos. El comité de los obispos sobre gobierno y estructura enmendó la versión de la resolución aprobada por los diputados para otorgarle al Obispo Primado la autoridad de nombrar al director de operaciones, con la asesoría y el consentimiento del Consejo, tal como ocurre en la actualidad.

Después de alguna duda de que las enmiendas del comité significaran que habría que devolver [la resolución] a los diputados, se presentó una moción para volver a cambiar la resolución, conservando el lenguaje aprobado por los diputados de que las tres nominaciones deben hacerse conjuntamente por el presidente y el vicepresidente, y luego los nombramientos por una votación del Consejo.

El obispo Ian Douglas, de Connecticut, se pronunció en contra de la enmienda del comité e instó a los obispos a convenir con los diputados. “Tal como yo lo leo, parece bastante claro a quien el personal y estos funcionarios tienen que responder”, dijo. “Tres veces dice ‘responsable ante la presidencia’”.

El obispo Dean Wolfe, de Kansas, dijo que él cree que “estamos experimentando un asalto sin precedentes a la autoridad del Obispo Primado y de los obispos en general. Suena como ‘caramba, somos paranoicos, pero una vez mi mamá me dijo que la casa se estaba quemando y se estaba quemando’. Yo quisiera, pues, que todo el mundo se mostrara cuidadoso acerca de esto. Quiero darle a nuestro próximo Obispo Primado la mejor pista posible para despegar”.

Al final, los obispos aprobaron el lenguaje de la resolución tal como había sido aprobado por los diputados.

Al preguntarle, la obispa primada Katharine Jefferts Schori confirmó que la resolución entraría en vigor el 1 de enero de 2016, y que eso no afecta a los actuales titulares de esos cargos.

La Resolución Sustituta A004, que revisa el Canon 1.4 Secciones 1-8, incluye algunas de las ideas adelantadas en la versión original propuesta por el Equipo de Trabajo para Reinventar la Iglesia Episcopal, así como en las resoluciones C032, D006, D020 y D010.

El debate sobre la Resolución Sustituta A006 rechazó una moción para referir la resolución de la comisión permanente, que incluye la Resolución A006 en su forma original y la A097, a la Comisión Permanente sobre la Estructura de la Iglesia. Esa movida habría aplazado cualquier decisión sobre los comisiones permanentes al menos hasta la Convención General de 2018.

Patricia Rhymer Todman, diputada de la Diócesis de las Islas Vírgenes, que presentó la moción para referir [la resolución] dijo que reducir el número de comisiones permanentes sirve para la “destrucción indiscriminada” de la estructura de comités, comisiones, agencias y juntas de la Iglesia, la cual funciona entre convenciones para someter políticas y estrategias a la consideración de la próxima reunión de la Convención.

Ella dijo que la Iglesia quiere concentrarse en la misión y en la evangelización y “nuestra Iglesia necesita una estructura simplificada pero idónea para cumplir su abundante promesa de misión”.

  1. Zoe Cole, diputada de la Diócesis de Colorado, dijo que adoptar la reducción significa que “nos convertimos en una Iglesia con una estructura permanente dedicada a reglas y a la música”.

Añadió que tomará mucho tiempo durante cada trienio determinar qué grupos se necesitan, de qué se encargan y quién será nombrado.

Los diputados rechazaron una enmienda propuesta por Sarah Lawton, diputada de California, para añadir una Comisión Permanente sobre la Misión, a pesar de su argumento de que la Iglesia no debía tener solamente comisiones permanentes concentradas en su quehacer interno.

El Rdo. John Floberg, diputado de Dakota del Norte, quien también es miembro del Consejo Ejecutivo, advirtió que el presupuesto 1016-2018 aumenta el monto de dinero disponible para los organismos interinos que el Consejo podría crear. Dijo que el Consejo necesitaba contar con la facultad de crear organismos interinos “a fin de que esta Iglesia pueda responder con mayor agilidad a las necesidades” que enfrenta en la sociedad.

La Rda. Victoria Balling, que encabeza la diputación de la Diócesis de Nueva Jersey, dijo antes de rechazar la reducción, que la Iglesia debe recordar que es la Sociedad Misionera Nacional y Extranjera. “Debemos vivir en el espíritu de lo que el comité de gobierno y estructura ha propuesto y creo que bajo la dirección del obispo Curry esto (la idea de ser miembros de una sociedad misionera) continuará y no perderemos nuestra identidad como misioneros”.

El Rdo. Stan Runnels, diputado de Misurí Occidental y miembro del Consejo Ejecutivo, le dijo a la cámara que “yo quiero asegurarle a la Convención que el Consejo Ejecutivo en conversación en este último trienio, especialmente en la medida en que el informe del TREC se nos hizo cada vez más accesible, estaba consciente de que este privilegio de nombrar equipos de trabajo exigirá de nosotros utilizar la historia de los CCAB como una guía y que muchos de los equipos de trabajo que se nombren reflejarán básicamente la historia de la estructura de los CCAB”.

La Cámara aprobó la resolución 639-114.

La Cámara de Obispos aceptó la resolución en una votación de viva voz.

El obispo Sean Rowe, de Pensilvania Noroccidental, miembro del Comité Legislativo sobre Estructura y Gobierno de la Convención General, aclaró que la resolución sólo concierne a las comisiones permanentes y no a los comités, agencias ni juntas. Al igual que con todas las resoluciones de la Convención General, la legislación entrará en vigor en el próximo trienio, el cual comienza el 1 de enero de 2016.

El obispo Steven Miller, de Milwaukee, propuso dos enmiendas, una de ellas pide que el presidente y el vicepresidente de las dos comisiones permanentes sean nombrados por diferentes cámaras; y otra para añadir una Comisión Permanente sobre Relaciones Ecuménicas.

La Cámara de Obispos votó a favor de la primera enmienda, pero rechazó la segunda con 71 votos a favor y 69 en contra.

No obstante, después de algún debate, Miller le pidió a la cámara que reconsiderara su enmienda. La cámara aprobó eliminar la enmienda y considerar la Resolución Sustituta A006 no enmendada, la cual fue aprobada por mayoría simple. Si la enmienda hubiera sido aprobada, la resolución revisada habría exigido la ratificación de la Cámara de Diputados.

Antes de que la cámara revocara la enmienda, el obispo Stacy Sauls, director de operaciones de la Iglesia Episcopal, expresó su aprecio por la resolución, pero le preocupaba enmendarla y enviarla de vuelta a la Cámara de Diputados. “Hay muchas personas en fila para añadir comisiones permanentes” dijo. “Les exhorto a que seamos muy cuidadosos.”

Con anterioridad, varios otros obispos miembros del comité de estructura, se pronunciaron sobre la resolución.

La obispa Mary Glasspool, sufragánea de Los Ángeles, dijo que se siente agradecida por la labor del TREC “por poner en algunos un pensamiento creativo y amoroso”.

La reducción en el número de comisiones permanentes, dijo ella, es “la manifestación más concreta y visible del cambio. Resulta muy claro que no estamos listos para una legislatura unicameral. No pedimos una reducción en el número de miembros del Consejo Ejecutivo ni de los miembros o diputados en la Convención General. Pero los CCAB (los comités, comisiones, agencias y juntas. de la Iglesia) es un punto de partida para un diálogo continuo. Esto es una maratón y no una carrera corta de gran velocidad”.

El obispo Lawrence Provenzano, de Long Island, expresó preocupación por “la orientación introvertida de los dos comités permanentes que quedan”.

Pero dijo que esperaba que esto le permita al Consejo Ejecutivo ser más ágil en responder a la misión, la evangelización y la justicia social, y luego desactivarlos en la medida en que cambien las necesidades”.

— Matthew Davies y la Rda. Mary Frances Schjonberg son redactores y reporteros de Episcopal News Service. Traducción de Vicente Echerri.

Related Topics: