La Agencia Episcopal de Ayuda y Desarrollo celebra su 75º. aniversario

November 13, 2015



El obispo primado Bishop Michael B. Curry predicó el 11 de noviembre en una eucaristía especial en la iglesia de Santiago Apóstol en Nueva York durante un Simposio Internacional por el 75º. Aniversario de la Agencia Episcopal de Ayuda y Desarrollo. Foto de Cynthia L. Black

El obispo primado Bishop Michael B. Curry predicó el 11 de noviembre en una eucaristía especial en la iglesia de Santiago Apóstol en Nueva York durante un Simposio Internacional por el 75º. Aniversario de la Agencia Episcopal de Ayuda y Desarrollo. Foto de Cynthia L. Black

[Episcopal News Service] En el oficio conmemorativo del 75º. aniversario de la Agencia Episcopal de Ayuda y Desarrollo, el obispo primado Michael B. Curry comenzó su sermón citando a la cantante de góspel Mahalia Jackson que cantaba “si puedo ayudar a alguien a lo largo del camino… mi vida no será en vano”.

Fue en este espíritu y una alegría y un privilegio reunirse para darle gracias a Dios por “el milagro que Dios ha hecho a través del ministerio, la labor y el testimonio del camino de Jesús a través de la Agencia Episcopal de Ayuda y Desarrollo y del movimiento que la hizo surgir”, dijo Curry.

Unas doscientas personas se reunieron en la iglesia de Santiago Apóstol [St. James’ Church] en la Avenida Madison en Nueva York, el 11 de diciembre donde Curry predicó en una eucaristía especial, al comienzo de un simposio internacional de todo un día, un evento con el que culmina un año entero de celebraciones por el 75º. aniversario de la Agencia Episcopal de Ayuda y Desarrollo. Andrew Dietsche, obispo diocesano de Nueva York presidió la eucaristía.

“Estoy cada vez más convencido de que Dios vino a morar entre nosotros en la persona de Jesús de Nazaret para mostrarnos la manera de reconciliarnos con nuestro Dios, el Dios que creó y que ama a cada uno de nosotros”, dijo Curry, quien fuera instalado como Obispo Presidente y Primado de la Iglesia Episcopal el 1 de noviembre. “Y al mostrarnos la forma de reconciliarnos con Dios, él nos muestra la forma de reconciliarnos los unos con los otros como hijos de ese Dios que es el creador de todos nosotros.

“Él nos muestra la manera de ser algo más que simples recopilaciones de intereses particulares. Nos muestra la forma de llegar a ser algo más grande que nosotros mismos. Nos muestra que el amor puede realmente enseñarnos el camino”.

Jesús nos muestra, dijo Curry, que no tenemos que quedarnos atascados en las pesadillas de los desastres naturales o resultantes del quehacer humano ni en las pesadillas de la pobreza y la injusticia.

“No tenemos que quedarnos atascados en la pesadilla, él vino a mostrarnos que Dios tenía un sueño para este mundo y que podemos vivirlo si colaboramos con Dios”, subrayó Curry. “Jesús vino a enseñarnos a ser algo más que simplemente la raza humana. Eso está bien, pero no lo bastante bien; él vino a enseñarnos cómo llegar a ser la familia humana de Dios. Y eso, hermanos y hermanas, es nuestra esperanza, nuestra salvación y la esperanza del planeta mismo”.

Durante sus palabras de bienvenida, Robert W. Radtke, quien preside la Agencia Episcopal de Ayuda y Desarrollo, explicó de qué manera las promesas que los episcopales hacen en el Pacto Bautismal son también los fundamentos del ministerio de la organización.

“La Agencia Episcopal de Ayuda y Desarrollo es un ministerio fundado sobre nuestros más profundos valores cristianos. Buscar y servir a Cristo en todas las personas y respetar la dignidad de todo ser humano, estas son promesas que los episcopales renuevan cada vez que bautizamos a un nuevo miembro de nuestra Iglesia”, dijo Radtke, añadiendo que esa promesas fueron renovadas hace 10 días en la instalación de Curry.

En su bienvenida al simposio internacional de la tarde, Curry, que antes de ser instalado como Obispo Primado presidió la junta directiva de la Agencia Episcopal de Ayuda y Desarrollo de la cual es ahora presidente honorario, dijo “como ustedes bien saben, el tema ‘Restaurar un Mundo Quebrantado” es realmente el meollo de la Agencia Episcopal de Ayuda y Desarrollo; que nosotros como personas de fe rehusamos estar satisfechos con el mundo tal como es, sino que incesantemente nos comprometemos con un mundo como Dios se propone que sea”.

El simposio, explicó Curry, “se propuso abordar los problemas que se nos presentan y, como gente de fe, podemos abordar esos problemas de un modo que realmente marque una diferencia para este mundo y para los pueblos de esta tierra”.

El Dr. Jim Yong Kim, presidente del Banco Mundial, pronunció el discurso de apertura en el Simposio Internacional del 75º. aniversario. Foto de Lynette Wilson/ENS.

El Dr. Jim Yong Kim, presidente del Banco Mundial, pronunció el discurso de apertura en el Simposio Internacional del 75º. aniversario. Foto de Lynette Wilson/ENS.

El simposio comenzó con un discurso de apertura del Dr. Jim Yong Kim, presidente del Banco Mundial seguido por una sesión de debate y de preguntas y respuestas con Ray Suárez, el presentador del programa “Inside Story” de la estación de televisión Al Jazeera America.

Kim, médico y antropólogo, trabajó en desarrollo internacional durante más de 20 años y fue cofundador, con el Dr. Paul Farmer, de Partners in Health [Socios en Salud] una organización sanitaria de alcance global. Los dos se conocieron cuando estudiaban juntos. Farmer le dio a conocer a Kim la obra de los teólogos de la liberación en un momento cuando el mundo estaba todavía inmerso en la Guerra Fría.

Después de intentar encontrarle sentido al mundo a través de la teoría social, Kim y Farmer insistieron en volver a la pregunta, “Qué ha de hacerse en el mundo?” Y andaban en busca de un principio organizacional en torno al cual pudieran avanzar, actuar y percibir que estaban haciendo lo correcto, dijo Kim.

Los dos se sentían inspirados por personas como Gustavo Gutiérrez Merino, el fundador de la teología de la liberación, que trabajaba con los pobres en Perú.

“Obra que puso substancia a ese criterio de una opción preferencial por los pobres”, dijo él, añadiendo que los teólogos de la liberación desarrollaron un método sencillo que se basaba en ver, juzgar y actuar cuándo participaban las comunidades pobres, por lo cual la labor en las comunidades pobres no comienza con programas, sino más bien con la pregunta “¿Cuál es la naturaleza de vuestra realidad? ¿Qué hacen de esa realidad y qué ha de hacerse?”

Kim, que llegó a ser presidente del Banco Mundial en 2012, explicó que uno de los objetivos de la institución es ponerle fin a la pobreza extrema para 2030.

“Somos la primera generación en la historia humana que podemos ver el fin de la pobreza extrema”, dijo Kim, añadiendo que en 1990, el 36 por ciento de la población del mundo vivía en extrema pobreza y que el mundo parecía apegado a la antigua noción de que ‘los pobres siempre estarán con vosotros’, pero ahora le hemos puesto una fecha de caducidad a la pobreza”.

Ahora, por primera vez en la historia, afirmó Kim, el porcentaje de personas que viven en pobreza extrema ha descendido por debajo del 10 por ciento. Según él, el 9,6 por ciento es el cálculo estimativo para 2015, pero eso aún significa 700 millones de personas, la mitad de los cuales se calcula que estén viviendo para 2010 en estados considerados frágiles o sujetos a conflictos. El número de estos últimos se espera que ascienda al 90 por ciento para 2030.

El papel de las organizaciones de carácter religioso en el alivio de la extrema pobreza “es extremadamente importante”, afirmó.

“Hay tres cosas que debemos hacer para sacar a todo el mundo de la extrema pobreza. La primera es hacer crecer la economía, pero no cualquier clase de crecimiento, tenemos que ver el crecimiento económico que beneficie a los más pobres; tenemos que invertir en las personas, existen pruebas abrumadoras de que invertir en la salud y en la educación no es sólo bueno para la salud y la educación, es bueno para el crecimiento económico… y finalmente, necesitamos garantizar que las personas no vuelvan a caer en la pobreza por circunstancias ajenas a su voluntad”.

Al discurso de apertura del Dr. Jim Yong Kim le siguió una sesión de debate y preguntas y respuestas moderada por Ray Suárez, el presentador del programa “Inside Story” de Al Jazeera America. Foto de Lynette Wilson/ENS.

Al discurso de apertura del Dr. Jim Yong Kim le siguió una sesión de debate y preguntas y respuestas moderada por Ray Suárez, el presentador del programa “Inside Story” de Al Jazeera America. Foto de Lynette Wilson/ENS.

El simposio también incluyó presentaciones y discusiones por paneles sobre iniciativas comunitarias basadas en recursos, el fin de la violencia sexual y de género, la capacitación de voluntarios de la comunidad y el valerse de asociaciones de carácter religioso.

Utilizando recursos y experiencia locales, la Agencia Episcopal de Ayuda y Desarrollo crea y ayuda a programas destinados a vencer la pobreza, el hambre y las enfermedades. En la tarde del día del simposio, se presentaron estudios de casos que mostraban la labor del programa en Angola, la República Democrática del Congo, El Salvador, Liberia, las Filipinas, Zambia, Burundi y Kenia.

Lo que comenzó hace 75 años como El Fondo del Obispo Primado para Ayuda Mundial en respuesta al sufrimiento causado por la guerra en Europa es en la actualidad la Agencia Episcopal de Ayuda y Desarrollo, una organización independiente sin fines de lucro que colabora estrechamente con la Comunión Anglicana y asociados ecuménicos para ayudar a las comunidades a reconstruir después de desastres y a desarrollar estrategias a largo plazo con vistas a crear un futuro próspero.

“A lo largo de estos años, la Agencia Episcopal de Ayuda y Desarrollo ha desempeñado un papel significativo como expresión del llamado del Evangelio a responder a las necesidades humanas con amoroso servicio”, escribió el arzobispo de Cantórbery Justin Welby, en una carta de felicitación fechada el 22 de octubre para marcar el aniversario de la organización, que leyó la Rda. Rachel Carnegie, codirectora ejecutiva de la Alianza Anglicana.

 

Robert W. Radtke presidente de la Agencia episcopal de Ayuda y Desarrollo le da la bienvenida a los participantes al Simposio Internacional por el 75º. aniversario de la organización. La jornada comenzó en la mañana con una eucaristía en la iglesia de Santiago Apóstol y continuó en la tarde en la vecina Harold Pratt House. Foto de Cynthia L. Black.

Robert W. Radtke presidente de la Agencia episcopal de Ayuda y Desarrollo le da la bienvenida a los participantes al Simposio Internacional por el 75º. aniversario de la organización. La jornada comenzó en la mañana con una eucaristía en la iglesia de Santiago Apóstol y continuó en la tarde en la vecina Harold Pratt House. Foto de Cynthia L. Black.

“Durante 75 años, [la organización] ha reflejado su vocación central de proclamar las buenas nuevas de Jesucristo mediante la labor de ayuda y desarrollo, junto a asociados y simpatizantes a través de la Comunión Anglicana. Inspirándose en Mateo 25:37-40, la Agencia Episcopal de Ayuda y Desarrollo ha estado junto a la Iglesia local en los lugares donde ha habido necesidad”, dijo Welby. “En mis visitas en la Comunión Anglicana, he visto de primera mano cómo las congregaciones locales, las diócesis y las provincias buscan enfrentar la pobreza, la desigualdad y el sufrimiento que se derivan del conflicto, los desastres naturales, las enfermedades y otras causas”.

Lo largo de 2015, la Agencia Episcopal de Ayuda y Desarrollo, junto con episcopales y otros amigos y simpatizantes, ha celebrado “75 años de restaurar a un mundo quebrantado”. Marcó el aniversario un proyecto semanal de relatos de historia vía Internet y una exposición viajera de fotografías que muestra las personas y lugares del mundo donde han llegado los ministerios de socorro al desastre, salud pública y desarrollo económico de la Agencia Episcopal de Ayuda y Desarrollo.

En septiembre de 2014, la Agencia Episcopal de Ayuda y Desarrollo inauguró una campaña de recaudación por el aniversario de $7,5 millones. Durante la celebración del 75º. Aniversario, las diócesis, escuelas y agrupaciones episcopales emprendieron iniciativas de base para crear conciencia y apoyo a favor de los programas de donaciones de la organización. A principios de noviembre de 2015, las campañas y los donativos de muchos individuos comprometidos [con esta causa] habían generado $6,6 millones para robustecer programas que afectan positivamente las vidas de más de 3 millones de personas en 40 países todos los años.

“Ha sido un año extraordinario”, dijo Radtke cuando Episcopal News Service le pidió que hiciera un comentario sobre la celebración por el aniversario de un año entero de duración, añadiendo que durante 75 años la Agencia Episcopal de Ayuda y Desarrollo se ha beneficiado de la generosidad de los episcopales de toda la Iglesia.

Y algo más importante aún, dijo Radtke, la reacción de los episcopales a [la celebración] del aniversario durante un año entero ha sido conmovedora.

“Creo que es la manera en que los episcopales manifiestan su vinculación con la Agencia Episcopal de Ayuda y Desarrollo. Ya hemos dedicado casi 18 meses a una exposición fotográfica que ha viajado por todo el país y la reacción de la gente a nuestras fotografías y a las historias que cuentan esas fotografías ha sido vigorosa”, afirmó él. “Creo que ha sido extraordinario escuchar hoy tanto al Dr. Kim como también a nuestros panelistas de todo el mundo acerca de la labor de las agrupaciones religiosas y de la Agencia Episcopal de Ayuda y Desarrollo en particular y la manera [positiva] en que afecta las vidas”.

– Lynette Wilson es redactora y reportera de Episcopal News Service. Traducción de Vicente Echerri.

Related Topics: