Líderes cristianos presionan a candidatos presidenciales sobre el conflicto israelí-palestino

September 12, 2016


[Episcopal News Service] El obispo primado Michael Curry se ha unido a otros 20 líderes cristianos en dirigirle una carta a los cuatro candidatos a la presidencia de EE.UU. en la cual les instan a expresarse enérgicamente y proporcionar el liderazgo para ponerle fin al conflicto israelí-palestino que ha durado ya varias décadas.

Los líderes, organizados como Iglesias por la Paz en el Oriente Medio y quienes representan a la mayoría de las principales denominaciones cristianas en Estados Unidos, expresaron su “profunda preocupación sobre el conflicto palestino-israelí y la ocupación militar israelí de Jerusalén Oriental, Cisjordania y Gaza que ya se encuentra en su quincuagésimo año”, y le pidieron a los candidatos presidenciales — secretaria Hillary Clinton, gobernador Gary Johnson, Dr. Jill Stein y Sr. Donald Trump— que [cualquiera de ellos] se comprometiera “si resulta elegido[a], a dar pasos, urgentes y enérgicos para buscar soluciones políticas creativas que fomenten una paz justa y duradera y ayuden a que cada parte ejerza la autodeterminación con suficiente confianza tomando medidas para crear la seguridad mutua”

Luego de la guerra de los Seis Días en 1967, Israel ha controlado en gran medida Jerusalén Oriental, Cisjordania y Gaza, y las Alturas de Golán, lo que en su conjunto se denominan territorios ocupados por los israelíes.

En abril pasado, Curry se unió a más de 100 líderes religiosos del Oriente Medio y de Estados Unidos en el Centro Carter de Atlanta para una cumbre sin precedentes centrada en la búsqueda de una solución de paz duradera en Tierra Santa basada en dos estados y en el fin de la ocupación israelí de territorio palestino.

La Iglesia Episcopal ha apoyado durante mucho tiempo una solución de dos estados en la cual un Estado de Israel seguro y universalmente reconocido viva junto a un Estado libre, viable y seguro para el pueblo palestino, con una Jerusalén compartida como capital de ambos.

La decisión más reciente de la Iglesia Episcopal sobre el proceso de paz israelí-palestino lo tomó la Convención General en junio de 2015. La Resolución B013 “reafirma la vocación de la Iglesia como agente de reconciliación y justicia restauradora” y reconoce que “una reconciliación significativa puede ayudar a engendrar una paz sostenible y duradera y que tal reconciliación debe incorporar tanto la acción política como los empeños de base promovidos a nivel local”.

La Resolución C018 expresa solidaridad y apoyo a los cristianos en Israel y en los territorios ocupados por los israelíes; afirma la labor de la Diócesis Episcopal de Jerusalén en [el proceso de] reconciliación, educación y cuidado pastoral; y afirma la labor de los cristianos comprometidos en la creación de relaciones, en el diálogo interreligioso, en la capacitación en la no violencia y en la defensa de los derechos de los palestinos.

La resolución insta también a los episcopales a demostrar su solidaridad haciendo peregrinaciones a Israel y a los territorios ocupados por los israelíes y a aprender de los hermanos cristianos de la región.

Además de la política oficial de la Iglesia episcopal, varias diócesis y redes también han llevado a cabo asociaciones y [tareas de] promoción social en Tierra Santa, particularmente en apoyo de la Diócesis Episcopal de Jerusalén y sus más de 30 instituciones de servicio social a través de Israel, Jordania, Líbano, Siria y los Territorios Palestinos. Estas instituciones incluyen escuelas, hospitales, clínicas y centros para personas con discapacidades.

La diócesis y las instituciones cuentan también con el apoyo de los Amigos Americanos de la Diócesis Episcopal de Jerusalén, una organización apolítica sin fines de lucro establecida en 1985.

La Red Palestina Israel, parte de la Fraternidad Episcopal de la Paz, ha promovido una política más vigorosa de parte de la Iglesia para ponerle fin a la ocupación, pero la Iglesia Episcopal no ha respaldado su llamado a boicots y desinversiones contra las compañías israelíes que sacan provecho de la ocupación. En lugar de eso, la Iglesia Episcopal apoya una política de inversión positiva.

“Casi 50 años de ocupación han deteriorado y seguirán deteriorando el alma tanto del pueblo sujeto a ocupación como del ocupante”, dijeron los líderes cristianos en su carta de septiembre a los candidatos presidenciales. “Para aliviar tensiones, le instamos a apoyar los intercambios entre personas y el fin de las prácticas que, bajo la ocupación, han dado lugar a notorios abusos de los derechos humanos, tales como la demolición de viviendas, la sistemáticas expropiaciones de terrenos, las restricciones a viajar, el bloqueo de Gaza y la detención administrativa indefinida, incluida la detención de personas menores de dieciocho años.

“Oramos que, al tiempo que usted aspira a la pesada carga del liderazgo, encuentre la sabiduría, la fuerza y la persistencia para buscar nuevas avenidas hacia una paz justa y duradera para israelíes y palestinos por igual”.

Las Iglesias por la Paz en Oriente Medio alientan a todas las personas de fe a unirse a los líderes cristianos en su llamado a [cada uno de] los candidatos presidenciales de 2016 a comprometerse, de salir electo[a] a dar nuevos pasos urgentes y enérgicos para buscar soluciones políticas creativas que fomenten una paz justa y duradera en Israel y Palestina.

Sigue aquí el texto completo de la carta y sus signatarios:

Carta de líderes cristianos a los candidatos presidenciales (septiembre de 2016)

Estimados secretaria Hillary Clinton, gobernador Gary Johnson, Dr. Jill Stein y Sr. Donald Trump:

Como líderes de iglesias estadounidenses, le estamos escribiendo a usted y a otros candidatos a la presidencia de Estados Unidos en las elecciones del próximo noviembre para expresar nuestra profunda preocupación sobre el conflicto palestino-israelí y la ocupación militar israelí de Jerusalén Oriental, Cisjordania y Gaza que ya se encuentra en su quincuagésimo año. Le pedimos que durante la campaña política usted se comprometa, si resulta elegido[a], a dar pasos, urgentes y enérgicos para buscar soluciones políticas creativas que fomenten una paz justa y duradera y ayuden a que cada parte ejerza la autodeterminación con suficiente confianza tomando medidas para crear la seguridad mutua.

Lamentamos la violencia perpetrada tanto por israelíes como por palestinos. Ambas partes han incurrido en provocaciones. Ambas partes viven en mutuo temor. La continua expansión de los asentamientos que ha llevado a 570.000 israelíes a vivir en Jerusalén Oriental y Cisjordania está socavando la viabilidad de la solución basada en dos estados. El bloqueo de Gaza ha dado lugar a un inmenso sufrimiento humano. Este status quo es claramente contrario a los intereses de la seguridad global, incluidos los de EE.UU., y causa de extremismo violento a través de toda la región. Además, las indignidades y tensiones que impone diariamente la ocupación fomentan el sufrimiento humano y han llevado a la emigración de la pequeña, pero vital, comunidad cristiana palestina.

Sólo los israelíes y palestinos mismos pueden decidir respecto a los detalles de un acuerdo de paz justo y perdurable. Sin embargo, dado el desequilibrio de fuerzas y el historial de profunda desconfianza mutua, no habrá progreso hacia un acuerdo a menos que se tomen otras medidas. Debido a su poder e influencia, EE.UU. tiene una responsabilidad especial para el liderazgo, en cooperación con los europeos y los estados árabes interesados, de mover las dos partes hacia un acuerdo que elimine esta fuente de conflicto de una vez y por todas.

Como un primer paso urgente, esperamos que usted, de resultar electo[a], se exprese con energía y aporte el liderazgo de su cargo para exigir sin ambages que se le ponga fin a la violencia y a la expansión de los asentamientos. Casi 50 años de ocupación han deteriorado y seguirán deteriorando el alma tanto del pueblo sujeto a ocupación como del ocupante. Para aliviar tensiones, le instamos a apoyar los intercambios entre personas y el fin de las prácticas que, bajo la ocupación, han dado lugar a notorios abusos de los derechos humanos, tales como la demolición de viviendas, la sistemáticas expropiaciones de terrenos, las restricciones a viajar, el bloqueo de Gaza y la detención administrativa indefinida, incluida la detención de personas menores de dieciocho años.

Oramos que, al tiempo que usted aspira a la pesada carga del liderazgo, encuentre la sabiduría, la fuerza y la persistencia para buscar nuevas avenidas hacia una paz justa y duradera para israelíes y palestinos por igual.

Muy respetuosamente,

Arzobispo Vicken Aykazian

Iglesia Ortodoxa Armenia de Norteamérica

Obispo Oscar Cantú

Presidente del Comité de Justicia y Paz Internacionales

Conferencia de Obispos Católicos de EE.UU.

[Mons.] Paul S. Coakley

Arzobispo de la Ciudad de Oklahoma

Presidente de la Junta Directiva

Servicios Católicos de Socorro

Rvdmo. Michael B. Curry

Obispo Presidente y Primado

Iglesia Episcopal

Rdo. Dr. John C. Dorhauer

Ministro General y Presidente

Iglesia Unida de Cristo

Rda. Elizabeth A. Eaton

Obispa Presidente

Iglesia Evangélica Luterana en América

Rdo. Jim Greenfield, OSFS

Presidente

Conferencia de Superiores Mayores de [Congregaciones Religiosas] de Hombres

Rev. Julia Brown Karimu

Coejecutiva

Ministerios Globales de la Iglesia Cristiana (Discípulos de Cristo) y de la

Iglesia Unida de Cristo

Rdo. John L. McCullough

Presidente and Director Ejecutivo

Servicio Mundial de Iglesias

Rda. Dra. Elizabeth D. Miller

Presidente

Provincia Norte de la Iglesia Morava

Rdo. Dr. James A. Moos

Ministro Ejecutivo,

Ministerios de Toda la Iglesia, Coejecutivo de Ministerios Globales

Iglesia Unida de Cristo

Muy Rdo. Kevin Mullen, OFM

Vicepresidente

Conferencia de Frailes Franciscanos de Habla Inglesa (OFM)

Rdo. Dr. J. Herbert Nelson

Secretario Permanente de la Asamblea General

Iglesia Presbiteriana (EUA)

Obispo Bruce R. Ough

Presidente del Consejo de Obispos

Iglesia Metodista Unida

Diane Randall

Secretaria Ejecutiva

Comité sobre Legislación Nacional de [la Sociedad de] los Amigos

Hermana Joan Marie Steadman, CSC

Directora Ejecutiva

Conferencia de Liderazgo de Religiosas

Rdo. Dr. Ervin R. Stutzman

Director Ejecutivo

Iglesia Menonita de EUA

Dr. Steven Timmermans

Director Ejecutivo

Iglesia Cristiana Reformada en América del Norte

Dra. Leanne Van Dyk

Presidente

Seminario Teológico de Columbia

Rda. Dra. Sharon E. Watkins

Ministra General y Presidente

Iglesia Cristiana (Discípulos de Cristo)

Jim Winkler

Presidente y Secretario General

Consejo Nacional de Iglesias

Related Topics: