El obispo de California representa a la Iglesia en la firma del acuerdo sobre el clima

April 25, 2016



El secretario de Estado de EE.UU. John Kerry, cargado con su nieta, firma el Acuerdo de París el 22 de abril. Kerry se contó entre los 175 líderes mundiales que firmaron el histórico acuerdo sobre el clima en una ceremonia que coincidía con la 46º. celebración del Día de la Tierra. Foto de las Naciones Unidas

El secretario de Estado de EE.UU. John Kerry, cargado con su nieta, firma el Acuerdo de París el 22 de abril. Kerry se contó entre los 175 líderes mundiales que firmaron el histórico acuerdo sobre el clima en una ceremonia que coincidía con la 46º. celebración del Día de la Tierra. Foto de las Naciones Unidas

[Episcopal News Service] Entre los cientos de personas presentes en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York el 22 de abril, para la histórica firma del primer acuerdo global sobre el cambio climático, el obispo episcopal Marc Andrus, con camisa clerical púrpura y alzacuello, se destacó como el único líder religioso visible.

“Estuve allí como testigo”, dijo Andrus, añadiendo que él no pudo identificar a ninguna otra persona “obviamente” religiosa en la multitud y que no reconocieron a nadie como representante de la comunidad de la fe. “Yo era el único, y había centenares de personas, y en consecuencia lo aprecio. Luego me encontré con la gratitud, personas que me decían ‘estoy muy feliz de que la Iglesia esté aquí’.

“Me cuide de presentarme y decir: estoy aquí en representación de la Iglesia Episcopal y del obispo primado Michael Curry, y honrado de asociarme con ustedes y estamos a la búsqueda de medios para apoyar esta labor”, dijo él durante un entrevista con episcopal News Service el 23 de abril cuando ya estaba de regreso en California. Andrus habló después de un oficio de EcoConfirmación, donde los participantes reiteraron su promesa bautismal de “amar las maravillosas obras de Dios, y proteger la belleza e integridad de toda la creación”.

El obispo de California  Bishop Marc Andrus se dispone a entrar en la sede de las Naciones Unidas el 22 de abril para presenciar la firma del histórico acuerdo del clima de París. Foto de Lynnaia Main.

El obispo de California  Bishop Marc Andrus se dispone a entrar en la sede de las Naciones Unidas el 22 de abril para presenciar la firma del histórico acuerdo del clima de París. Foto de Lynnaia Main.

Andrus, que ha sido durante mucho tiempo un defensor del ambientalismo, representó a Curry a la Iglesia Episcopal el Día de la Tierra en la firma del Acuerdo de París a invitación de Ban Ki-moon, secretario general de la ONU. Él también fue parte de una delegación episcopal en diciembre pasado que representó al Obispo Primado y a la Iglesia en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, conocida como COP21, en la cual 196 partes crearon el acuerdo que establece un decremento en las emisiones de carbono y un límite al calentamiento global de 2 grados Celsius.

“En la COP21 contrajimos un compromiso con la Tierra y esto nunca ha sucedido en la historia humana; esencialmente, que todos los países de la Tierra digan que estamos comprometidos con su bienestar”, afirmó Andrus, añadiendo que las naciones no lo habrían hecho sin el respaldo de la “opinión pública”.

El acuerdo de París representa el primer tratado internacional vinculante en 20 años de conversaciones sobre el clima en las Naciones Unidas. La firma del 22 de abril por 175 líderes mundiales —en representación del mayor número de países que jamás haya firmado un acuerdo internacional en un solo día— es el primer paso para que las naciones individuales adopten el acuerdo y se convierta en ley internacional.

“La asistencia del obispo Marc a la ceremonia de la firma del Acuerdo de París sobre el Cambio Climático resulta muy elocuente. Le hace patente a los gobiernos, a las Naciones Unidas y a la sociedad civil que la Iglesia Episcopal estuvo allí con ellos, visiblemente presente y brindando su apoyo como un asociado de carácter religioso en este evento histórico”, dijo Lynnaia Main, encargada de relaciones globales de la Iglesia Episcopal y su enlace con las Naciones Unidas.

“Así como los episcopales oraron y alentaron a los negociadores en la COP21 mientras forjaban el acuerdo, la presencia del obispo Marc demostró que nuestra Iglesia — en la firma efectiva del acuerdo— continuaba andando en la fe junto a los gobiernos y la sociedad civil. Esto prepara el terreno para nuestra asociación en la próxima fase, la puesta en vigor del acuerdo en el ámbito nacional. Necesitaremos alentar a nuestros líderes nacionales y poner la fe en acción en nuestras iglesias y diócesis. Le damos las gracias al obispo Marc por representar fielmente a nuestra iglesia en las Naciones Unidas”, dijo Main.

Los episcopales se unieron a activistas y defensores del clima y a organizaciones no gubernamentales en reclamar un firme acuerdo para reducir las emisiones de efecto invernadero en las conversaciones sobre el clima en París.

“Las organizaciones religiosas de todo el mundo, entre ellas la Iglesia Episcopal, presionaron a favor de un firme acuerdo sobre el clima en la COP21 en diciembre pasado”, dijo Jayce Hafner, la analista de política nacional de la Iglesia Episcopal que trabaja en la Oficina de Relaciones Gubernamentales de la Iglesia con sede en Washington, D.C.

“El acuerdo que surgió en París fue un entusiasta primer paso hacia la reducción internacional de emisiones de carbono, no obstante, queda todavía mucho por hacer para prevenir efectivamente los peores impactos del cambio climático. Ahora que contamos con una robusta coalición internacional de apoyo para abordar nuestro clima cambiante, todos debemos redoblar ambiciosamente nuestros empeños en el ámbito nacional apara reducir las emisiones de gas de efecto invernadero, y la Iglesia Episcopal tiene un importante papel que desempeñar”, afirmó ella.

Por ejemplo, las congregaciones pueden mejorar la eficiencia energética dentro de sus parroquias y abastecerse de energía del sector renovable; los feligreses pueden abogar por normas estatales y locales que promuevan la energía limpia y sostenible y la agricultura local; y los maestros de la escuela dominical pueden llevar los niños afuera y ayudarles a experimentar la alegría de conectarse con la naturaleza, dijo Hafner.

“Todos podemos trabajar para apoyar, fortalecer e implementar el Acuerdo de París”.

El acuerdo dice que se cumplirá en el nivel subnacional por las entidades subnacionales, apuntó Andrus, quien citó la ciudad de Estocolmo y el estado de California, como dos buenos ejemplos de lugares que han avanzado mucho en la senda de convertirse en zonas neutrales en lo que respecta a las emisiones de carbono.

“El acuerdo de París es realmente acerca del carbono y eso es en verdad significa un completo cambio de vida”, dijo él, refiriéndose a las palabras del ministro de Medioambiente de Marruecos que habló durante la firma [del acuerdo] el 22 de abril sobre una nueva civilización basada en la interconexión, así como las del actor y activista del clima Leonardo DiCaprio, quien se refirió al cambio climático como la “crisis definitoria de nuestro tiempo” y [afirmó] la necesidad de dejar los combustibles fósiles en el suelo para salvar el planeta.

“El objetivo es una revolución total en la manera en que vivimos nuestras vidas”, dijo Andrus, añadiendo que muchas iglesias episcopales están encaminadas. “Todo lo que hacemos es desarrollar prósperas economías locales —como cuando le damos cabida a los mercados campesinos, cuando tomamos decisiones como la de comprar café orgánico en un comercio equitativo, cuando conseguimos las cosas en la localidad, cuando reemplazamos las gramas europeas con plantas nativas, cuando instalamos paneles solares, cuando hacemos nuestros calefactores más eficientes— todas estas cosas son realmente pasos sustanciales hacia un cambio total de vida”.

La obra de la Iglesia Episcopal sobre el cambio climático está orientada por la Quinta Marca de la Misión, “Luchar por salvaguardar la integridad de la creación y sostener y renovar la vida en la Tierra” y se manifiesta a través de su apoyo a programas y ministerios y sus empeños de promoción social.

En julio, la Convención General aprobó una legislación para crear un equipo de trabajo sobre el cambio climático, el cual proporcionará materiales que las parroquias puedan usar para tornar “verdes” sus iglesias y educar a los miembros en lo que pueden hacer para abordar el cambio climático en sus vidas cotidianas.

– Lynette Wilson es redactora y reportera de Episcopal News Service. Traducción de Vicente Echerri.

Related Topics: