El Consejo Ejecutivo instó a reflexionar sobre el futuro de las comunidades de fe y la Comunión Anglicana

February 25, 2019

El Consejo Ejecutivo de la Iglesia Episcopal inicia su reunión del 21 al 24 de febrero en el Hotel Sheraton Midwest City con una Oración Matutina. Foto de Mary Frances Schjonberg/ENS.

[Episcopal News Service – Midwest City, Oklahoma] El obispo primado Michael Curry y la Rda. Gay Clark Jennings, presidente de la Cámara de Diputados, pusieron el futuro de la fe y de la Iglesia como institución, y la forma de la relación de la Iglesia Episcopal con la Comunión Anglicana, ante el Consejo Ejecutivo al tiempo que éste iniciaba aquí su reunión de cuatro días.

Curry enmarcó sus palabras de apertura en torno a su experiencia de la semana anterior cuando visitó la Iglesia Anglicana de África del Sur. Estando allí, un joven anglicano le preguntó si había futuro para la Iglesia.

“Me di cuenta que él preguntaba si había futuro para la fe”, dijo Curry. “En consecuencia, ¿tiene futuro la Iglesia, la comunidad de personas que tiene fe en Jesús? Esa puede ser una de las preguntas  más fundamentales que nos planteen en nuestro tiempo”.

La pregunta se aplica a todas las comunidades de fe, no sólo a las episcopales, ni siquiera tan sólo a las cristianas, precisó él.

Jennings dedicó la mayor parte de sus reflexiones de apertura a la decisión del arzobispo de Cantórbery Justin Welby de no invitar a cónyuges [de obispos] del mismo sexo a la Conferencia de Lambeth 2020 . Ella preguntó si “habrá tiempo aún de resolver esta situación y garantizar que los cónyuges de todos los obispos sean invitados a la Conferencia de Lambeth”.

Jennings dijo, si la Comunión “no es todavía capaz de celebrar una reunión global de obispos anglicanos y sus cónyuges a la cual todos estén invitados, creo que no deberíamos celebrar reuniones globales de obispos y cónyuges”.

El obispo primado Michael Curry le plantea una interrogante a los miembros del Consejo: ¿Hay futuro para la fe? Foto de Mary Frances Schjonberg/ENS.

¿Tienen futuro las comunidades de fe?

Al responder a la pregunta sobre el futuro de la Iglesia, Curry le dijo al joven , “la fe no tiene futuro si fe y religión se ven y se entienden fundamental y esencialmente como un arreglo institucional.

“La fe no tendrá futuro si creemos que la Iglesia es fundamentalmente una institución que debemos apuntalar para que siga existiendo”, afirmó Curry. “Digo esto como un hombre de 65 años que, cuando termine mi período como obispo primado, me iré al Fondo de Pensiones de la Iglesia. No soy anti-institucional”.

El tipo de preguntas que él joven me hizo, añadió Curry, no son llamados a la Iglesia a poner en marcha otro plan estratégico, sino a atreverse “a preguntarle al Espíritu: ‘¿adónde iremos?’”.

Curry le recordó al Consejo que la Iglesia cristiana “sólo ha sido una institución periódicamente; comenzó como un incipiente Movimiento de Jesús”. En siglos posteriores, dijo Curry, se convirtió en institución y coronó emperadores, sólo para verse dividida por cismas y reformas teológicas. La iglesia ha pasado de las iglesias establecidas de la mayoría a “una frágil minoría”.

El camino del amor que Jesús ejemplificó no es sólo el camino del amor para el mundo, siguió diciendo Curry. Puede ser el camino de la vida para la Iglesia si ella puede dar testimonio de ese camino del amor. “Cuando somos menos que eso, entonces debemos morir, porque no tenemos nada que darle al mundo”, afirmó.

El Obispo Primado insistió en que el Espíritu Santo estaba inspirando a los miembros del Consejo “a pensar, a orar, a escuchar lo que el Espíritu dice a nuestra Iglesia y encontrar nuestra vida”.

Curry dijo: “Puede que no tengamos por delante tiempos fáciles, pero eso está bien. Nuestro Señor fue crucificado; Pilato pensó que lo había matado, pensó que él había quedado fuera de combate, pero el domingo por la mañana, el hermano se levantó y es a él a quien seguimos. Si seguimos su manera de amar, entonces las puertas del infierno no prevalecerán contra nosotros”.

El Consejo le dio a Curry una ovación de pie cuando él concluyó. 

La Rda. Gay Clark Jennings, presidente de la Cámara de Diputados y vicepresidente del Consejo Ejecutivo, le dijo al Consejo que ella espera que haya tiempo de que todos los cónyuges de los obispos sean invitados a la Conferencia de Lambeth 2020. Foto de Mary Frances Schjonberg/ENS.

Abordando el problema de Lambeth

El secretario general de la Comunión Anglicana Josiah Idowu-Fearon escribió el 15 de febrero en un blog del Servicio de Noticias de la Comunión Anglicana que Welby había invitado “a todos los obispos activos” porque “es como debe ser: reconocemos que todas las personas consagradas en el oficio de obispo deben poder asistir.

“Pero el proceso de invitación también ha debido tomar en cuenta la posición de la Comunión Anglicana sobre el matrimonio, que es la unión de por vida de un hombre y una mujer”, escribió Idowu-Fearon. “Esta es la posición establecida en la Resolución I.10 de la Conferencia de Lambeth 1998. En virtud de esto, sería inapropiado que cónyuges del mismo sexo sean invitados a la conferencia”.

La Resolución 1.10 fue aprobada por la Conferencia en 1998 luego de un acalorado debate.

Jennings dijo que el texto de Idowu-Fearon promulgaba “una concepción errónea sobre el gobierno de la Comunión Anglicana al afirmar que esa resolución definía la posición de la Comunión Anglicana sobre el matrimonio.

Ella explicó que de los cuatro Instrumentos de la Comunión —el Arzobispo de Cantórbery, la Conferencia de Lambeth, la Reunión de los Primados y el Consejo Consultivo Anglicano, o ACC [por su sigla en inglés]— solo el ACC es visto como la entidad jurídica de la Comunión Anglicana por los documentos rectores de los instrumentos y por el derecho británico. Por consiguiente,  dijo Jennings, fijar una norma es competencia del ACC.

Ella también hizo notar que la referencia de la resolución al matrimonio como una “unión de por vida” no parece tener en cuenta a los cónyuges de obispos, del sexo opuesto, que se han divorciado y se han vuelto a casar y que sin embargo son invitados a Lambeth. “No nos queda más que llegar a la conclusión de que la exclusión de cónyuges del mismo sexo es una decisión selectiva —y e incluso hasta arbitraria”, recalcó.

Jennings sugirió que, si la Comunión no puede resolver invitar a todos los cónyuges de los obispos, “creo que se acerca el día en que debamos examinar cuidadosamente dónde y cómo invertimos los recursos de la Iglesia Episcopal a través de la Comunión Anglicana”.

La presidente de la Cámara de Diputados no abundó en esto, y advirtió que su posición “no es en modo alguno lo mismo que decir que no deberíamos relacionarnos con el resto de la Comunión Anglicana”.

El presupuesto de la Iglesia Episcopal 2019-2021 dedica $1,15 millones a la obra de la oficina de la Comunión Anglicana (renglón 416 aquí) más $538.000 adicionales en subvenciones globales para otras provincias de la Comunión. El presupuesto incluye también casi $2,3 millones en costos de personal en las partidas correspondientes a la Comunión Anglicana, pero ese dinero cubre a miembros del personal de la Iglesia Episcopal que trabajan con compañeros y programas a través de la Comunión.

Haciéndose eco de la distinción hecha por Curry entre las estructuras institucionales de una iglesia y la encarnación local de su misión, Jennings dijo que sus viajes a través de la Comunión le han probado que la Comunión “no consiste en una serie de dictados de los arzobispos o de una oficina en Londres, sino en relaciones mutuas, vivificadoras y salvíficas arraigadas en diócesis, congregaciones, y redes a través del mundo.

“Esa es la Comunión Anglicana que merece nuestra energía y nuestra atención, nuestro compromiso y nuestros recursos”, afirmó ella.

El impacto de la decisión de Welby

La negativa de Welby afecta actualmente a dos obispos y a un obispo electo en la Comunión Anglicana. Mary Glasspool, obispa auxiliar of la Diócesis de Nueva York es la única obispo en activo servicio de la Iglesia Episcopal que tiene un cónyuge del mismo sexo.

El Rdo. Thomas Brown debe ser ordenado y consagrado el 22 de junio como el próximo obispo de la Diócesis de Maine. Él está casado con el Rdo. Thomas Mousin. La diócesis eligió a Brown el 9 de febrero. Su elección está a punto de entrar en el proceso de consentimiento que es requisito canónico en todas las elecciones de obispos.

El único otro obispo activo en la Comunión Anglicana a quien se aplica la decisión de Welby es a Kevin Robertson, obispo sufragáneo de la Diócesis de Toronto, que se casó  con Mohan Sharma, su pareja de casi 10 años, el 28 de diciembre de 2018. La diócesis lo felicitó por su matrimonio, al cual asistieron el arzobispo de Toronto Colin Johnson y el obispo diocesano de Toronto Andrew Asbil. Robertson le dijo recientemente a Episcopal News Service que Welby le dijo en persona este mes que Sharma no sería invitado. Robertson y Sharma son los padres de dos niñas.

“Yo no puedo pasar por alto que la Oficina de la Comunión Anglicana ha creado una situación pública en que dos niñas se enteran de que la jerarquía de la Iglesia considera que su familia es motivo de vergüenza y digna de exclusión”, dijo Jennings. “Eso me pone muy furiosa. Que los niños pequeños se conviertan en daños colaterales, ese no es el camino del amor”.

Después que Jennings concluyó, recibió una ovación de pie del Consejo y Curry le dijo: “Gracias, señora Presidente, Amén”.

También en el primer día de la reunión

* El Consejo Ejecutivo también oyó un informe del tesorero Kurt Barnes que mostró que la Iglesia terminó el trienio 2016-2018 con de $5 millones a $6 millones más de ingresos de lo que tuvo en gastos, debido en gran parte a que el inicio de algunos programas se retrasó en el trienio actual. La cartera de inversiones de la Sociedad Misionera Nacional y Extranjera (DFMS por su sigla en inglés) se redujo en más de un seis por ciento en 2018, informó Barnes, quien hizo notar que el año fue difícil en todas las inversiones. Afirmando que la DFMS (la entidad corporativa y legal de la Iglesia) “siempre mirará al largo plazo”, Barnes explicó que el promedio anual a 10 años de una cartera de inversiones de aproximadamente $40 millones es de un 9,7 por ciento luego de honorarios y gastos.

La cartera recuperó un 6 por ciento en enero. “Esperamos y oramos que continúe así por el resto de este año”, dijo Barnes, resaltando que el crecimiento de este año afecta la cantidad de dinero disponible para la Iglesia durante los próximos dos años, debido a la manera en que se calcula la extracción presupuestaria en base a los ingresos de inversiones. Diane Pollard, miembro del Consejo, advirtió que algunos inversionistas temen que el rendimiento de los mercado de inversiones en enero sea  “una especie de Disneylandia” y que no se sostenga.

Twitter Ads info and privacy

Barnes le informó también al Consejo de la venta de una manzana urbana en Austin, Texas, la cual se había esperado fuera el sitio de los nuevos Archivos de la Iglesia Episcopal, había dejado netos “en el orden de los $20 millones” después de liquidar la deuda del terreno.  La Iglesia está obligada por un acuerdo de confidencialidad con los compradores, típico en transacciones de este tipo y magnitud, a no revelar el precio de la compra.

Scott Hayashi, obispo de la Diócesis de Utah y miembro del Consejo Ejecutivo, brinda el acompañamiento musical para el cántico de“Quiero caminar como un hijo de la luz”, durante la Oración Matutina. Foto de Mary Frances Schjonberg/ENS.

El resto de la reunión

Después de la plenaria de apertura el 21 de febrero, el Consejo pasó el resto del día en reuniones de sus cuatro comités. Lo mismo ocurrirá en la mañana del 22 de febrero. Más tarde ese día, los miembros del Consejo visitarán el Centro Conmemorativo Nacional y Museo de Oklahoma City . El museo conmemora la voladura del Edificio Federal Alfred P. Murrah, que llevara a cabo Timothy McVeigh el 19 de abril de 1995, un acto de terrorismo que mató a 168 personas y lesionó a otras 600.

Las reuniones de comités ocuparán la mañana del 23 de febrero, y los miembros volverán a la sesión plenaria esa tarde durante la cual los comités comenzarán a hacer sus informes y a presentar resoluciones a la consideración del organismo en pleno. Los miembros se trasladarán a la catedral episcopal de San Pablo [St. Paul’s Episcopal Cathedral] en Oklahoma City para participar en la eucaristía en la mañana del 24 de febrero. El Consejo concluirá su reunión esa tarde.

El Consejo Ejecutivo lleva a cabo los programas y políticas adoptadas por la Convención General, según el Canon I.4 (1). El Consejo está compuesto de 38 miembros, 20 de los cuales (cuatro obispos, cuatro presbíteros o diáconos y 12 laicos) son elegidos por la Convención General, y 18 por los nueve sínodos provinciales (un clérigo y un laico cada uno) por períodos de seis años, además del Obispo Primado y el Presidente de la Cámara de Diputados [que son miembros ex oficio]. Además, el vicepresidente de la Cámara de Diputados, el Secretario, el Director de Operaciones, el Tesorero y Director de Finanzas tienen asiento y voz, pero no voto.

Algunos miembros del Consejo están enviando mensajes por Twitter a través de #ExCoun.

La reunión del 21 al 24 de febrero está teniendo lugar en el Hotel Sheraton Midwest City  en el Centro de Conferencias Reed.

— La Rda. Mary Frances Schjonberg es jefa de redacción interina de Episcopal News Service. Traducción de Vicente Echerri.

The post El Consejo Ejecutivo instó a reflexionar sobre el futuro de las comunidades de fe y la Comunión Anglicana appeared first on Episcopal News Service.

Related Topics: