El Consejo Ejecutivo concluye su labor trienal con la mirada puesta en la Convención General

April 24, 2018

El obispo primado Michael Curry y la presidente de la Cámara de Diputados Rda. Gay Clark Jennings sirvieron como maestros de ceremonias de una cena durante la cual los miembros del Consejo Ejecutivo que continúan en sus cargos honraron el servicio de sus colegas que concluyeron sus períodos de seis años. Foto de Mary Frances Schjonberg/ENS.

[Episcopal News Service – Austin, Texas] Atando cabos sueltos, haciendo avanzar la misión y ministerio de la Iglesia y diciendo adiós a la mitad de sus miembros, el Consejo Ejecutivo de la Iglesia Episcopal concluyó su labor trienal el 23 de abril.

En su último acto oficial del trienio 2016-2018, el Consejo dedicó 45 minutos en sesión ejecutiva a revisar su labor durante los últimos tres años.

En una conferencia de prensa una vez terminada la reunión, el obispo primado Michael Curry dijo que el Consejo terminaba su labor “risueñamente, con una sensación de júbilo y de misión cumplida.

“Hemos logrado hacer algunas cosas. Hemos enfrentado algunos problemas difíciles. Los enfrentamos, los hemos resuelto, hemos dicho nuestras oraciones y hemos hecho algún trabajo formidablemente bien”, dijo él.

La Rda. Gay Clark Jennings, presidente de la Cámara de Diputados, dijo que el Consejo y el equipo del liderazgo ejecutivo de la Iglesia han esclarecido sus papeles y sus responsabilidades, así como sus obligaciones los unos con los otros y con la Iglesia en general.

“Ha sido una bonita trayectoria, y creo que hemos crecido inmensamente en nuestro respeto de unos por otros”, afirmó ella. “Confiamos los unos en los otros. No siempre estamos de acuerdo, pero nos parece que somos capaces de perseverar. Cuando no estamos de acuerdo o cuando tenemos un problema, mi experiencia ha sido que decimos la verdad con amor”.

La Iglesia Episcopal tiene una tradición de llamar a líderes que aportan sabiduría,  énfasis centrado en la espiritualidad y profunda experiencia, dijo el Rdo. Michael Barlowe, director ejecutivo de la Convención General y secretario del Consejo. Curry y Jennings, afirmó él, encarnan esa tradición.

Tanto Jennings como Curry dijeron que esperan regresar a Austin para la reunión de la 79ª. Convención General a principios de julio. “El Movimiento de Jesús está empezando a echar raíces”, dijo ella, añadiendo que le entusiasma descubrir qué nuevas ideas saldrán a relucir en la convención. Curry se mostró de acuerdo , diciendo que él espera que la reunión de la Convención  “será más profunda”.

El Rdo.. Jabriel Ballentine, miembro del Consejo Ejecutivo que continúa, rinde tributo a la miembro Anita George durante la cena de celebración del Consejo el 22 de abril. Foto de Mary Frances Schjonberg/ENS.

El 23 de abril, los presidentes salientes de cinco comités del Consejo presentaron sus informes finales. Algunos incluyeron exhortaciones acerca de la labor futura [de los miembros] del  Consejo como líderes de la Iglesia Episcopal. Anita George, presidente de la Comité Permanente Conjunto de Promoción Social e Interconexión del Consejo, dijo que su comité está encargado de “darle voz y de conectar a los episcopales al objeto de promover la obra de unión en la misión de Dios de justicia, paz, reconciliación y transformación”.

El logro de ese objetivo comienza con cada episcopal, dijo George, incluidos sus líderes. Durante la reunión, George dijo que los miembros de Promoción Social e Interconexión “participaron en largas deliberaciones respecto a la actual y perentoria necesidad del Consejo Ejecutivo y de la Iglesia Episcopal de profundizar el adiestramiento y el debate en torno al racismo y la reconciliación racial”.

Los miembros del comité debatieron el hecho de que “muchos ejemplos de incidentes dentro y fuera de la Iglesia nos recuerdan que la tarea dista de haberse terminado”, apuntó George.

El comité “insta a la Iglesia a exigir a todos los líderes de la Iglesia Episcopal, incluido el Consejo Ejecutivo, a participar en el adiestramiento antirracista y en profundas conversaciones sobre raza”, dijo George. “También anima a la Iglesia a participar en debates que exploren el uso y la fuerza de un lenguaje potencialmente lesivo cuando interactúe con los grupos amplios y diversos que componen nuestra amada Iglesia”.

El comité dijo que los líderes de la Iglesia deben reconocer que “incluso con las mejores intenciones podemos insultar o lastimar a otros por falta de sensibilidad o por un lenguaje inapropiado cuando nos dedicamos a las buenas obras”, dijo George.

George agregó, al tiempo de retirarse del Consejo, que se va con “grandes esperanzas y muy, muy elevadas expectativas de este organismo. Los reto, los reto a recordar los rostros de Dios que no están aquí y que dependen de ustedes para que siga habiendo un espacio para ellos y sus voces en la amada comunidad. Yo se los imploro y yo les quiero”.

Ella volvió a su asiento en medio de una ovación de pie.

El Consejo Ejecutivo lleva a cabo los programas y políticas adoptadas por la Convención General, según el Canon I.4 (1). El Consejo está compuesto de 38 miembros, 20 de los cuales (cuatro obispos, cuatro presbíteros o diáconos y 12 laicos) son elegidos por la Convención General, y 18 por los nueve sínodos provinciales (un clérigo y un laico cada uno) por períodos de seis años, además del Obispo Primado y el Presidente de la Cámara de Diputados [que son miembros ex oficio]. Además, el vicepresidente de la Cámara de Diputados, el Secretario, el Director de Operaciones, el Tesorero y Director de Finanzas tienen asiento y voz, pero no voto. Por consiguiente, 19 miembros del Consejo terminarán oficialmente su período de seis años durante la Convención General en julio próximo.

Andy Doyle, obispo de la Diócesis de Texas, le dijo a los miembros del Consejo Ejecutivo y al personal denominacional durante una recepción el 22 de abril que la diócesis espera recibir a la Convención General en Austin en el próximo mes de julio. Foto de Mary Frances Schjonberg/ENS.

A continuación algunas de las decisiones que tomó el Consejo en la última jornada de su reunión de tres días:

  • Los miembros convinieron en proporcionar ayuda económica a 13 diócesis y a una zona de misión que han dicho que necesitan ayuda para cubrir los costos de asistencia a la Convención General. Todas las entidades ya recibieron subvenciones globales del presupuesto denominacional. El obispo de Honduras, Lloyd Allen, miembro del Consejo, dijo que la asistencia [a la Convención] “es un sueño hecho realidad. Hemos llorado, hemos pedido, hemos suplicado”.
  • Aunque cada entidad recibirá $1.200, lo cual otro miembro del Consejo hizo notar que asciende aproximadamente a $150 por diputado por cada día de la convención, Allen dijo que la mayor preocupación ha sido acerca de la ayuda para cubrir el costo de la inscripción, “lo cual le ha impedido a nuestra delegación estar completa en la Convención General”.
  • Cada obispo, diputado y diputado suplente debe pagar una tarifa de inscripción de $600, además de sus gastos de alojamiento y transporte.
  • El Rdo. Nathaniel Pierce, miembro saliente del Consejo, hizo notar que el Consejo había aprobado una resolución semejante, si bien por un monto inferior, a principios de 2015 para ayudar a cubrir tales costos para la última Convención General. El Consejo debe considerar lo él llamó “los problemas sistémicos” que seguirán provocando esta financiación remedial.
  • “Yo, por mi parte, me siento avergonzado de que haya personas que tengan que pedir este dinero”, dijo él.
  • El Rdo. Jabriel Ballentine, miembro que continúa en el Consejo Ejecutivo, dijo que los beneficiarios de las subvenciones globales hacen una gran labor con ese dinero “y en consecuencia decir que debemos obligar a personas que están haciendo un gran ministerio a decidir entre usar esos limitados recursos para llevar a cabo el ministerio o reservar esos recursos a fin de venir a la mesa [la Convención General] es una falsa dicotomía”.
  • Nancy Koonce, miembro saliente del Consejo, dijo que el Comité Permanente Conjunto de Finanzas para la Misión (FFM) ha instado a sus sucesores a considerar ese dilema.
  • Barlowe estuvo de acuerdo que si bien esas entidades han sido “amables” en pedir ese dinero, “no deberíamos depender constantemente de su amabilidad”. El problema, dijo él, va a la raíz de la política de la Iglesia respecto a la amplia participación de los organismos que toman las decisiones. Agregó que el comité ejecutivo del Consejo considerará el asunto entre el fin de la próxima Convención General y el comienzo de la próxima reunión del Consejo en octubre.
  • Pragedes Coromoto Jiménez de Salazar, miembro saliente del Consejo procedente de Venezuela, en primer plano,  le dice a sus colegas que seguirá trabajando por el bien de toda la Iglesia Episcopal. La Intérprete Dinorah Padro tradujo sus palabras. Foto de Mary Frances Schjonberg/ENS.

    Los miembros oyeron que un pequeño grupo de personas que han participado en el proceso de [composición] del presupuesto trienal de la Iglesia se reunirán entre ahora y el comienzo de la Convención General para considerar cómo perfeccionar el proceso. Un objetivo, según Tess Judge, presidente saliente del FFM, sería establecer un proceso “que permita la temprana intervención del PB&F (el Comité Permanente Conjunto de Programa, Presupuesto y Finanzas), así como más tiempo para que el FFM se ocupe de otros asuntos relacionados con la situación financiera de la Iglesia”.

  • La Comisión Permanente de Gobierno, Estructura, Constitución y Cánones de la Iglesia en su informe del Libro Azul  (que empieza en la página 402 aquí) solicita un equipo de trabajo que rehaga el proceso del presupuesto. “La Iglesia está empantanada en un proceso presupuestario que no deja suficiente tiempo disponible para [procesar] el aporte de toda la Iglesia antes de la Convención General”, dijo la comisión.
  • Sin embargo, cuando el FFM se reunió el 33 de abril con el Comité Permanente conjunto de Gobierno y Administración para la Misión, los miembros estuvieron de acuerdo en que tenía más sentido abordar inmediatamente los problemas implícitos.
  • El Consejo tuvo buenas noticias acerca de la labor del Comité de Revisión de Tasaciones. El comité ha estado al habla con unas 18 diócesis que actualmente no pagan el monto total de la tasación o que anticipan que pedirán una dispensa parcial o total en 2019. “Esperamos montos significativamente más bajos que lo que se propone en el presupuesto”, dijo Judge.
  • Ese presupuestoforma la base pare que el PB&F elabore en la Convención General el presupuesto 2019-2021 que incluye una partida en que reserva $5,9 millones para tales dispensas.
  • El Consejo estableció el comité a principios de 2015 antes de la Convención General de ese verano que hace obligatorio el actual sistema voluntario de solicitud diocesana para el ciclo presupuestario 2019-2021.  La contribución diocesana anual en el presupuesto trienal se ha basado en el ingreso de la diócesis de dos años antes menos $150.000. Cualquier diócesis que no pueda o no quiera pagar el porcentaje requerido de su ingreso anual debe solicitar una dispensa parcial o total para evitar sanciones, tal como la de no tener derecho a subvenciones denominacionales.
  • Los miembros del Consejo aprobaron una norma sobre el uso de bebidas alcohólicas por parte de los empleados de la Sociedad Misionera Nacional y Extranjera (DFMS). (La DFMS es el nombre con el cual la Iglesia Episcopal está incorporada, funciona empresarialmente y lleva a cabo la misión). Basándose en la Resolución A158 de la Convención General de 2015, que exigió tales normas, el Consejo convino en la política para los empleados que establece “límites apropiados en el servicio y consumo de bebidas alcohólicas” en el trabajo, reuniones, “actividades y eventos celebratorios” de la DFMS.
  • “El excesivo consumo de alcohol puede poner en peligro la salud y seguridad de los empleados de la DFMS y de otros en su entorno y empañar la reputación de la DFMS”, dice la norma. La cual añadió que los que eligen ingerir bebidas alcohólicas en esos ambientes “se espera que se comporten respetuosa y profesionalmente, dentro de los límites legales y en conformidad con todas las normas de la DFMS”.
  • La norma incluye detalles sobre la accesibilidad y el consumo de bebidas alcohólicas.
  • La decisión del Consejo se produjo al final de una reunión durante la cual los miembros oyeron a Curry resumir los resultados y recomendaciones de la Comisión sobre Impedimento y Liderazgo.
  • Polly Getz, miembro del Consejo, y Craig Worth, director de Comunicaciones de la Diócesis de Utah, invitaron al Consejo a ayudarles con la prueba beta, un nuevo sitio web diseñado para ayudar a instruir a la Iglesia en el proceso disciplinario del clero en conformidad con el Título IV. El público se abrirá al público durante la Convención General en julio próximo. Episcopal News Service publicará un artículo acerca de la página web esta semana.

Resúmenes de todas las resoluciones aprobadas por el Consejo en esta reunión se encuentran aquí.

Algunos miembros del consejo enviaron mensajes por Twitter desde la reunión valiéndose del hashtag  #ExCoun.

La reunión del 21 al 23 de abril tuvo lugar en el hotel Wyndham Garden Austin.

— La Rda. Mary Frances Schjonberg es la jefa de redacción interina de Episcopal News Service. Traducción de Vicente Echerri.