Comienzan labores de limpieza en Misisipi después de huracán Isaac

September 5, 2012

Obreros del servicio eléctrico reparan los daños dejados por el huracán Isaac a lo largo de una carretera en Waveland, Misisipi, el 31 de agosto de 2012. Foto de REUTERS/Michael Spooneybarger

[Diócesis de Misisipi, Gautier] Clérigos episcopales a lo largo de la costa de Misisipi convienen en que la devastación causada por el huracán Isaac podría haber sido mucho peor.

Desde Pascagoula a Bay St. Louis, a lo largo de una faja de 80  kilómetros de largo, las seis iglesias costeras de Misisipi  recibieron pocos daños del huracán de categoría 1 que inundó de lluvia la costa del Golfo entre el 28 y el 30 de agosto.

“Nos sentimos muy felices de informar que todas nuestras iglesias quedaron intactas al paso del huracán Isaac”, dijo el obispo de la Diócesis de Misisipi, Duncan Gray, III.

San Pedro del Mar [St. Peter’s by-the-Sea] en Gulfport experimentó los peores problemas cuando el agua penetró en el salón parroquial el 30 de agosto en medio del embate de la lluvia.

Una excavadora descarga escombros de la tormenta en un camión de volquete en la carretera 90 cerca de la entrada de la base Keesler de la Fuerza Aérea en Biloxi. Las labores de limpieza andan a toda marcha hoy en la costa de Misisipi. Foto de Scott Lenoir

“Contamos con unos 40 voluntarios con aspiradoras de líquido que vinieron y sacaron de 5 a 7 centímetros de agua”, dijo el Rdo. Scott Williams, diácono de San Pedro, que coordinó al equipo de trabajo.

Aunque la costa de Misisipi no experimentó los mismos daños e inundaciones que algunas partes de Luisiana, centenares de residentes aún se encontraban desplazados en albergues debido a interrupciones en el fluido eléctrico, los intensos vientos y las lluvias torrenciales que dieron lugar a inundaciones en viviendas y empresas situadas en zonas bajas cerca de las playas y a lo largo de varios ríos.

El nivel de precipitaciones en la costa varió de 25 a 43 centímetros.

Antes de la tormenta, la Rda. Carol  Spencer, presidenta del equipo de trabajo diocesano para enfrentar desastres naturales, avisó a todas las congregaciones que “esperaran lo mejor y se prepararan para lo peor”.

“Nuestro equipo de trabajo se mantuvo en comunicación con cada uno”, dijo Spencer, diácona de la catedral episcopal de San Andrés [St. Andrew’s Episcopal Cathedral] en Jackson, Misisipi. “Fuimos afortunados de contar con dos miembros del equipo de trabajo presentes en la costa que pudieron reportar de primera mano lo que sucedió”.

Spencer calcula que entre la oficina diocesana y los miembros del equipo de trabajo, al menos se hicieron tres llamadas a cada una de las congregaciones de la costa del Golfo antes y durante la tormenta.

La Rda. Cathy Halford, diácona episcopal y coordinadora de cuidado pastoral para el equipo de trabajo, se asoció con Beneficencias Católicas [Catholic Charities] de Jackson para responder a peticiones de suministros de personas que estaban pasando la tormenta en el Coliseo de Misisipi [Mississippi Coliseum] en Jackson.

Ayuda y Desarrollo Episcopales Episcopal ha estado en disposición de prestar asistencia mientras los equipos diocesanos puedan evaluar la situación.

“En cada paso del camino, Ayuda y Desarrollo Episcopales se mantuvo al tanto de nuestro trabajo y de las necesidades que teníamos”, dijo Spencer. “También apreciamos las muchas llamadas que recibimos de diócesis de toda la nación que estaban al tanto de nosotros. Seguiremos supervisando las necesidades de las iglesias y de su gente mientras se llevan a cabo las valoraciones y se expresan las necesidades”.

Entre tanto, en una conferencia de prensa televisada para toda la nación el 1 de septiembre, Janet Napolitano, la Secretaria de Seguridad Nacional, le garantizó a los residentes de la costa de Misisipi que la Agencia Federal de Control de Emergencias  llevaría a cabo campañas de limpieza y de ayuda.

A la conferencia de prensa, que tuvo lugar en el cuartel de bomberos No. 1 de Bay St. Louis, asistió el alcalde Les Fillingame. “Nuestra mayor información parte del acontecer de esta tormenta y de los daños que no tenemos”, dijo Fillingame.

– El Rdo. Scott Lenoir, director de The Mississippi Episcopalian y miembro del equipo de trabajo para enfrentar desastres naturales, se encuentra en la costa de Misisipi para informar de primera mano acerca de los estragos ocasionados por Isaac.
Traducción de Vicente Echerri.

Related Topics: