Insertos para los Boletines

Los insertos para los boletines dominicales con información sobre la historia, la música, liturgia, misión y ministerio de la Iglesia Episcopal.

Cuaresma 3 (A): Una vida transformada: El Camino del Amor para la Cuaresma – Aprender - 15 de marzo de 2020

March 15, 2020

Aprovechando la antigua práctica de dedicar la Cuaresma, como un período de estudio y preparación para vivir como discípulo cristiano (conocido como el catecumenado), nos complace presentar enseñanzas semanales tomadas de La Vida Transformada: El Camino del Amor en Cuaresma. Obtenga más información en episcopalchurch.org/life-transformed.

LEA: Proverbios 8:1-8, 19-21; 9:4b-6

La Cuaresma siempre ha sido el tiempo tradicional de estudio y desarrollo para los que buscan seguir el camino de Jesús y APRENDER de su vida y sus enseñanzas. Como cristianos, estamos invitados a continuar creciendo en nuestro conocimiento y amor de Dios. Recuerda, la tradición episcopal sostiene que nunca realmente “llegamos” en nuestra viaje con Dios.

En este pasaje del libro de Proverbios resuena la bendición que pedimos por cada recién cristiano bautizado, que la persona pueda tener “un corazón para escrudiñar y discernir” (Libro de Oración Común, p. 228). En este pasaje, la sabiduría está personificada en una mujer que, en las encrucijadas de la ciudad, llama a la gente a oír el don de la vida que ella ofrece. En la Biblia, la sabiduría es una fuerza activa y poderosa presente incluso en el comienzo del mundo. Ella no quiere que nadie se quede sin el conocimiento de Dios y rehúsa negarle el amor de Dios a cualquiera que esté dispuesto a aprender. Sin embargo, adquirir sabiduría no consiste simplemente en estudiar un libro o memorizar unos cuantos hechos. La sabiduría va más allá del mero conocimiento a la acción. No podemos ser considerados sabios si no actuamos de acuerdo con lo que hemos aprendido. La sabiduría exige integridad. La sabiduría nos llama a “dejar la insensatez y vivir y andar por el camino del discernimiento” (Proverbios 9:6).

La bendición bautismal del agua nos muestra que “el Espíritu de Dios iba y venía sobre la superficie de las aguas” (Génesis 1:2). La sabiduría con frecuencia se iguala al Espíritu Santo mismo. En otras palabras, cada parte de esta tierra es creada con algún elemento del poderoso don de la sabiduría. Un método para nosotros de practicar el aprendizaje es sentarnos a los pies de Jesús, nuestro gran maestro de sabiduría, y aprender su camino mediante la meditación regular de las Escrituras. A través de él, podemos tener acceso a la sabiduría que llena toda la creación y que ya vive en cada uno de nosotros.

REFLEXIONE: Cuando nos dedicamos a aprender más acerca de la sabiduría de Dios a través de su relación con Jesús y los demás, nos abrimos a la santa palabra de Dios que se hace manifiesta en todos con quienes nos ponemos en contacto. ¿Cuán a menudo dedicas tiempo a leer la Biblia? ¿Qué saber has obtenido de sus páginas?

 
 
 
 
 
 
 

Contacto: Rvdo. Richard Acosta R., Th.D.
Editor, Sermones que Iluminan