Vigésimo Segundo Domingo después de Pentecostés

Occasion: 
Propio 27
Sunday, November 10, 2019
Year (cycle): 
C
The Collect: 

Oh Dios, cuyo bendito Hijo vino al mundo para destruir las obras de Satanás y hacernos hijos de Dios y herederos de la vida eterna: Concede que, teniendo esta esperanza, nos purifiquemos así como él es puro; para que, cuando vuelva con poder y gran gloria, seamos hechos a su semejanza en su glorioso y eterno reino; donde contigo y el Espíritu Santo, vive y reina, un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Old Testament: 
Hageo 1:15b-2:9 [Suplente: Job 19:23-27a]

El año segundo del reinado de Darío, 1 en el día veintiuno del séptimo mes, el Señor volvió a dirigirse al profeta Hageo, 2 y le ordenó que dijera a Zorobabel, a Josué y al resto de la gente: 3 «Los que vieron el otro templo en todo su esplendor, digan qué les parece éste que ahora tenemos. ¿No les parece que no vale nada comparado con aquel otro? 4 ¡Pero ánimo, Zorobabel! ¡Ánimo, Josué, jefe de los sacerdotes! Y anímense todos ustedes, gente del país. Trabajen, que yo estoy con ustedes. Yo, el Señor todopoderoso, lo afirmo. 5 Tal como se lo prometí cuando salieron de Egipto, mi espíritu les acompaña. No tengan miedo. 6 Dentro de poco haré temblar el cielo y la tierra, el mar y la tierra firme. 7 Haré temblar a todas las naciones, y traerán sus riquezas, y mi templo se llenará de gloria.» El Señor todopoderoso lo afirma: 8 «Míos son la plata y el oro. 9 Este segundo templo será más hermoso que el primero. Entonces haré que haya paz en este lugar. Yo, el Señor todopoderoso, lo afirmo.»

Suplente:

23 ¡Ojalá alguien escribiera mis palabras 
y las dejara grabadas en metal! 
24 ¡Ojalá alguien con un cincel de hierro 
las grabara en plomo o en piedra para siempre! 
25 Yo sé que mi defensor vive, 
y que él será mi abogado aquí en la tierra. 
26 Y aunque la piel se me caiga a pedazos, 
yo, en persona, veré a Dios. 
27 Con mis propios ojos he de verlo, 
yo mismo y no un extraño.     

Psalm: 
Salmo 145:1-5, 18-21 o Salmo 98 [Suplente: Salmo 17:1-9]

  1     Te exaltaré, oh Dios, mi Rey, *
             y bendeciré tu Nombre por siempre jamás.
  2     Día tras día te bendeciré, *
             y alabaré tu Nombre por siempre jamás.
  3     Grande es el Señor, y digno de toda alabanza; *
             ilimitable es su grandeza.
  4     Generación a generación loará tus obras, *
             y proclamará tus hazañas.
  5     Meditaré en la gloria y el esplendor de tu majestad, *
             y en todas tus acciones maravillosas.
18     Justo es el Señor en todos sus caminos, *
             y bondadoso en todas sus acciones.
19     Cercano está el Señor a todos los que le invocan, *
             a los que le invocan confiadamente.
20     Satisface los deseos de los que le temen; *
             escucha su clamor, y los salva.
21     El Señor guarda a todos los que le aman, *
             mas destruye a los malvados.
22     Mi boca pronunciará la alabanza del Señor; *
             que bendiga toda carne su santo Nombre, eternamente y para siempre.

o

  1     Canten al Señor cántico nuevo, *
             porque ha hecho maravillas.
  2     Con su diestra, y con su santo brazo, *
             ha alcanzado la victoria.
  3     El Señor ha dado a conocer su victoria; *
             a la vista de las naciones ha descubierto su justicia.
  4     Se acuerda de su misericordia y su fidelidad para con la casa de Israel; *
             los confines de la tierra han visto la victoria de nuestro Dios.
  5     Aclamen con júbilo al Señor, pueblos todos; *
             levanten la voz, gócense y canten.
  6     Canten al Señor con el arpa, *
             con el arpa y la voz de cántico.
  7     Con trompetas y al son de clarines, *
             aclamen con júbilo ante el Rey, el Señor.
  8     Ruja el mar y cuanto contiene, *
             el mundo y los que en él habitan.
  9     Den palmadas los ríos, aclamen los montes al Señor, *
             cuando llegue para juzgar la tierra.
10     Juzgará al mundo con justicia, *
             y a los pueblos con equidad.

Suplente:

1     Oye, oh Señor, mi causa justa; atiende a mi clamor; *
           escucha mi oración que no brota de labios mentirosos.
2     De tu presencia proceda mi vindicación; *
           vean tus ojos la rectitud.
3     Aunque ensayes mi corazón, visitándolo de noche, *
           aunque me sometas a pruebas de fuego, no encontrarás Impureza en mi.
4     Mi boca no hace transgresión como suelen los hombres; *
           he guardado los mandamientos de tus labios.
5     Me he mantenido en la senda de tu ley; *
           mis pisadas están firmes en tus senderos, y no vacilarán mis pasos.
6     Yo te invoco, oh Dios, por cuanto tú me oirás; *
           inclina a mí tu oído, escucha mi palabra.
7     Muestra tus maravillosas misericordias, *
           tú que salvas a los que se refugian a tu diestra
           de los que se levantan contra ellos.
8     Guárdame como a la niña de tus ojos; *
           escóndeme bajo la sombra de tus alas;
9     De los malos que me asaltan, *
           de mis enemigos que buscan mi vida.

Epistle: 
2 Tesalonicenses 2:1-5, 13-17

1 Ahora, hermanos, en cuanto al regreso de nuestro Señor Jesucristo y a nuestra reunión con él, les rogamos 2 que no cambien fácilmente de manera de pensar ni se dejen asustar por nadie que diga haber tenido una revelación del Espíritu, o haber recibido una enseñanza dada de palabra o por carta, según la cual nosotros habríamos afirmado que el día del regreso del Señor ya llegó. 3 No se dejen engañar de ninguna manera. Pues antes de aquel día tiene que venir la rebelión contra Dios, cuando aparecerá el hombre malvado, el que está condenado a la perdición. 4 Éste es el enemigo que se levanta contra todo lo que lleva el nombre de Dios o merece ser adorado, y llega incluso a instalar su trono en el templo de Dios, haciéndose pasar por Dios. 

5 ¿No recuerdan que yo les hablaba de esto cuando aún estaba con ustedes? […]

13 Pero nosotros siempre tenemos que dar gracias a Dios por ustedes, hermanos amados por el Señor, porque Dios los escogió para que fueran los primeros en alcanzar la salvación por medio del Espíritu que los hace santos y de la verdad en que han creído. 14 Para esto los llamó Dios por medio del evangelio que nosotros anunciamos: para que lleguen a tener parte en la gloria de nuestro Señor Jesucristo. 

15 Así que, hermanos, sigan firmes y no se olviden de las tradiciones que les hemos enseñado personalmente y por carta. 16 Que nuestro Señor Jesucristo mismo, y Dios nuestro Padre, que nos ha amado y nos ha dado consuelo eterno y esperanza gracias a su bondad, 17 anime sus corazones y los mantenga a ustedes constantes en hacer y decir siempre lo bueno.     

Gospel: 
Lucas 20:27-38

27 Después algunos saduceos fueron a ver a Jesús. Los saduceos niegan que los muertos resuciten; por eso le presentaron este caso: 28 —Maestro, Moisés nos dejó escrito que si un hombre casado muere sin haber tenido hijos con su mujer, el hermano del difunto deberá tomar por esposa a la viuda para darle hijos al hermano que murió. 29 Pues bien, había una vez siete hermanos, el primero de los cuales se casó, pero murió sin dejar hijos. 30 El segundo 31 y el tercero se casaron con ella, y lo mismo hicieron los demás, pero los siete murieron sin dejar hijos. 32 Finalmente murió también la mujer. 33 Pues bien, en la resurrección, ¿de cuál de ellos será esposa esta mujer, si los siete estuvieron casados con ella? 

34 Jesús les contestó: —En la vida presente, los hombres y las mujeres se casan; 35 pero aquellos que Dios juzgue que merecen gozar de la vida venidera y resucitar, sean hombres o mujeres, ya no se casarán, 36 porque ya no pueden morir. Pues serán como los ángeles, y serán hijos de Dios por haber resucitado. 37 Hasta el mismo Moisés, en el pasaje de la zarza que ardía, nos hace saber que los muertos resucitan. Allí dice que el Señor es el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob. 38 ¡Y él no es Dios de muertos, sino de vivos, pues para él todos están vivos!     

The Old Testament, New Testament and Gospels readings are from the New Revised Standard Version Bible: Anglicized Edition, copyright 1989, 1995, Division of Christian Education of the National Council of the Churches of Christ in the United States of America. Used by permission. All rights reserved.

The Collects, Psalms and Canticles are from the Book of Common Prayer, 1979.