Tercer Domingo después de Pentecostés

Occasion: 
Propio 8
Sunday, June 30, 2019
Year (cycle): 
C
The Collect: 

Dios todopoderoso, has edificado tu Iglesia sobre el fundamento de los apóstoles y profetas siendo Jesucristo mismo la piedra angular: Concédenos que estemos unidos en espíritu por su enseñanza, de tal modo que lleguemos a ser un templo santo aceptable a ti; por Jesucristo nuestro Señor, que vive y reina contigo y el Espíritu Santo, un solo Dios, por los siglos de los siglos. Amén.

Old Testament: 
2 Reyes 2:1-2, 6-14 [Suplente: 1 Reyes 19:15-16, 19-21]

1 Cuando llegó el momento en que el Señor iba a llevarse a Elías al cielo en un torbellino, Elías y Eliseo salieron de Guilgal. 2 Y Elías le dijo a Eliseo: —Quédate aquí, porque el Señor me ha enviado a Betel. 

Pero Eliseo le contestó: —Juro por el Señor, y por ti mismo, que no voy a dejarte solo. 

Entonces fueron juntos hasta Betel. […]

6 Luego le dijo Elías: —Quédate aquí, porque el Señor me ha enviado al Jordán. 

Pero Eliseo le contestó: —Te juro por el Señor, y por ti mismo, que no voy a dejarte solo. 

Entonces fueron los dos. 7 Pero cincuenta profetas llegaron y se detuvieron a cierta distancia, frente a ellos; Elías y Eliseo, por su parte, se detuvieron a la orilla del río Jordán. 8 Entonces Elías tomó su capa, la enrolló y golpeó el agua, y el agua se hizo a uno y otro lado, y los dos cruzaron el río como por terreno seco. 9 En cuanto cruzaron, dijo Elías a Eliseo: —Dime qué quieres que haga por ti antes que sea yo separado de tu lado. 

Eliseo respondió: —Quiero recibir una doble porción de tu espíritu. 

10 —No es poco lo que pides —dijo Elías—. Pero si logras verme cuando sea yo separado de ti, te será concedido. De lo contrario, no se te concederá. 

11 Y mientras ellos iban caminando y hablando, de pronto apareció un carro de fuego, con caballos también de fuego, que los separó, y Elías subió al cielo en un torbellino. 12 Al ver esto, Eliseo gritó: «¡Padre mío, padre mío, que has sido para Israel como un poderoso ejército!» 

Después de esto no volvió a ver a Elías. 

Entonces Eliseo tomó su ropa y la rasgó en dos. 13 Luego recogió la capa que se le había caído a Elías, y regresó al Jordán y se detuvo en la orilla. 14 Acto seguido, golpeó el agua con la capa, y exclamó: «¿Dónde está el Señor, el Dios de Elías?» 

Apenas había golpeado el agua, cuando ésta se hizo a uno y otro lado, y Eliseo volvió a cruzar el río.

Suplente:

15 El Señor dijo a Elías: «Anda, regresa por donde viniste al desierto de Damasco. Ve y consagra a Hazael como rey de Siria, 16 y a Jehú, nieto de Nimsí, como rey de Israel; a Eliseo, hijo de Safat, del pueblo de Abel-meholá, conságralo como profeta en lugar tuyo. […]

19 Elías se fue de allí y encontró a Eliseo, que estaba arando. Delante de Eliseo iban doce yuntas de bueyes, y él mismo llevaba la última. Elías se dirigió a él y le echó su capa encima. 20 Al instante Eliseo dejó los bueyes, corrió tras Elías, y le dijo: —Déjame dar a mis padres un beso de despedida, y luego te seguiré. 

—Puedes ir —dijo Elías—, pero recuerda lo que he hecho contigo. 

21 Eliseo se apartó de Elías, y fue, tomó dos toros y los descuartizó, y con la madera del yugo asó la carne y dio de comer a la gente. Después se fue tras Elías y quedó a su servicio.     

Psalm: 
Salmo 77:1-2, 11-20 [Suplente: Salmo 16]

  1     Con mi voz clamo a Dios; *
             a Dios clamo, y él me escuchará.
  2     A mi Soberano busqué en el día de mi angustia; *
             alzaba a él mis manos de noche, sin descanso; rehusé ser consolado.
11     Me acordaré de las obras del Señor; *
             haré memoria de tus maravillas antiguas.
12     Meditaré en todas tus obras, *
             y consideraré tus hazañas.
13     Oh Dios, santo es tu camino. *
             ¿Qué dios es tan grande como nuestro Dios?
14     Tú eres el Dios que hace maravillas; *
             hiciste conocer a los pueblos tu poder.
15     Con tu brazo redimiste a tu pueblo, *
             a los hijos de Jacob y de José.
16     Te vieron las aguas, oh Dios; las aguas te vieron, y temblaron; *
             aun los abismos se estremecieron.
17     Las nubes derramaron sus aguas; tronaron los cielos; *
             tus saetas destellaron de un lado a otro.
18     El sonido de tu trueno estaba en el torbellino;
        tus relámpagos alumbraron el mundo; *
             se estremeció y tembló la tierra.
19     En el mar fue tu camino, y tus sendas en las aguas profundas, *
             pero tus pisadas no fueron vistas.
20     Condujiste a tu pueblo como a un rebaño, *
             por mano de Moisés y Aarón.

Suplente:

  1     Guárdame, oh Dios, porque a ti me acojo; *
             dije al Señor: “Tú eres mi Soberano; no hay para mí bien fuera de ti”.
  2     Para los santos que están en la tierra, *
             y para los íntegros, es toda mi complacencia.
  3     Se multiplicarán los dolores, *
             de aquéllos que sirven diligentes a otros dioses.
  4     No ofreceré yo sus libaciones de sangre, *
             ni en mis labios tomaré los nombres de sus dioses
  5     Tú, oh Señor, eres la porción de mi herencia y de mi copa; *
             tú sustentarás mi suerte.
  6     Me toca una parcela hermosa; *
             en verdad, una heredad magnífica.
  7     Bendeciré al Señor que me aconseja; *
             aun en las noches me enseña mi corazón.
  8     Al Señor he puesto siempre delante de mí; *
             porque está a mi diestra no seré conmovido.
  9     Por tanto se alegra mi corazón, y se goza mi espíritu; *
             también mi carne reposará segura;
10     Porque no me dejarás al sepulcro; *
             ni permitirás que tu santo vea la fosa.
11     Me mostrarás la senda de la vida; *
             en tu presencia hay plenitud de gozo, deleites a tu diestra para siempre.

Epistle: 
Gálatas 5:1, 13-25

1 Cristo nos dio libertad para que seamos libres. Por lo tanto, manténganse ustedes firmes en esa libertad y no se sometan otra vez al yugo de la esclavitud. […]

13 Ustedes, hermanos, han sido llamados a la libertad. Pero no usen esta libertad para dar rienda suelta a sus instintos. Más bien sírvanse los unos a los otros por amor. 14 Porque toda la ley se resume en este solo mandato: «Ama a tu prójimo como a ti mismo.» 15 Tengan cuidado, porque si ustedes se muerden y se comen unos a otros, llegarán a destruirse entre ustedes mismos. 

16 Por lo tanto, digo: Vivan según el Espíritu, y no busquen satisfacer sus propios malos deseos. 17 Porque los malos deseos están en contra del Espíritu, y el Espíritu está en contra de los malos deseos. El uno está en contra de los otros, y por eso ustedes no pueden hacer lo que quisieran. 18 Pero si el Espíritu los guía, entonces ya no estarán sometidos a la ley. 

19 Es fácil ver lo que hacen quienes siguen los malos deseos: cometen inmoralidades sexuales, hacen cosas impuras y viciosas, 20 adoran ídolos y practican la brujería. Mantienen odios, discordias y celos. Se enojan fácilmente, causan rivalidades, divisiones y partidismos. 21 Son envidiosos, borrachos, glotones y otras cosas parecidas. Les advierto a ustedes, como ya antes lo he hecho, que los que así se portan no tendrán parte en el reino de Dios. 

22 En cambio, lo que el Espíritu produce es amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, 23 humildad y dominio propio. Contra tales cosas no hay ley. 24 Y los que son de Cristo Jesús, ya han crucificado la naturaleza del hombre pecador junto con sus pasiones y malos deseos. 25 Si ahora vivimos por el Espíritu, dejemos también que el Espíritu nos guíe.     

Gospel: 
Lucas 9:51-62

51 Cuando ya se acercaba el tiempo en que Jesús había de subir al cielo, emprendió con valor su viaje a Jerusalén. 52 Envió por delante mensajeros, que fueron a una aldea de Samaria para conseguirle alojamiento; 53 pero los samaritanos no quisieron recibirlo, porque se daban cuenta de que se dirigía a Jerusalén. 54 Cuando sus discípulos Santiago y Juan vieron esto, le dijeron: —Señor, ¿quieres que ordenemos que baje fuego del cielo, y que acabe con ellos? 

55 Pero Jesús se volvió y los reprendió. 56 Luego se fueron a otra aldea. 

57 Mientras iban de camino, un hombre le dijo a Jesús: —Señor, deseo seguirte a dondequiera que vayas. 

58 Jesús le contestó: —Las zorras tienen cuevas y las aves tienen nidos; pero el Hijo del hombre no tiene donde recostar la cabeza. 

59 Jesús le dijo a otro: —Sígueme. 

Pero él respondió: —Señor, déjame ir primero a enterrar a mi padre. 

60 Jesús le contestó: —Deja que los muertos entierren a sus muertos; tú ve y anuncia el reino de Dios. 

61 Otro le dijo: —Señor, quiero seguirte, pero primero déjame ir a despedirme de los de mi casa. 

62 Jesús le contestó: —El que pone la mano en el arado y sigue mirando atrás, no sirve para el reino de Dios.     

The Old Testament, New Testament and Gospels readings are from the New Revised Standard Version Bible: Anglicized Edition, copyright 1989, 1995, Division of Christian Education of the National Council of the Churches of Christ in the United States of America. Used by permission. All rights reserved.

The Collects, Psalms and Canticles are from the Book of Common Prayer, 1979.