Día de Acción de Gracias

Thursday, November 26, 2020
Year (cycle): 
A
The Collect: 

Padre omnipotente y bondadoso, te damos gracias por los frutos de la tierra en su tiempo, y por la labor de quienes los cosechan: Haznos fieles mayordomos de tus dádivas abundantes, que recibimos para la satisfacción de nuestras necesidades y el alivio de los menesterosos, para gloria de tu Nombre; por Jesucristo nuestro Señor, que vive y reina contigo y el Espíritu Santo, un solo Dios, ahora y por siempre.  Amén.

Old Testament: 
Deuteronomio 8:7–18

7 Moisés dijo al pueblo: «El Señor los va a llevar a una buena tierra, a un país lleno de arroyos, fuentes y manantiales que brotan en los valles y en los montes; 8 es una tierra donde hay trigo, cebada, viñedos, higueras, granados, olivos y miel. 9 En ese país no tendrán ustedes que preocuparse por la falta de alimentos, ni por ninguna otra cosa; en sus piedras encontrarán hierro, y de sus montes sacarán cobre. 10 Pero después que hayan comido y se sientan satisfechos, deben alabar al Señor su Dios por la buena tierra que les ha dado.

11 »Tengan cuidado de no olvidarse del Señor su Dios. No dejen de cumplir sus mandamientos, decretos y leyes que les he ordenado hoy. 12 Cuando hayan comido y estén satisfechos, y vivan en las buenas casas que hayan construido, 13 y vean que sus vacas y ovejas han aumentado, lo mismo que su oro y su plata y todas sus propiedades, 14 no se llenen de orgullo ni se olviden del Señor su Dios, que los sacó de Egipto, donde eran esclavos; 15 que los hizo marchar por el grande y terrible desierto, lleno de serpientes venenosas y escorpiones, y donde no había agua. Pero él sacó agua de una dura roca y les dio de beber, 16 y en el desierto los alimentó con maná, comida que los antepasados de ustedes no habían conocido, para humillarlos y ponerlos a prueba, y para bien de ustedes al fin de cuentas.

17 »No se les ocurra pensar: “Toda esta riqueza la hemos ganado con nuestro propio esfuerzo.” 18 Deben acordarse del Señor su Dios, ya que ha sido él quien les ha dado las fuerzas para adquirirla, cumpliendo así con ustedes la alianza que antes había hecho con los antepasados de ustedes.»    

Psalm: 
Salmo 65

  1     Tú eres digno de alabanza en Sión, oh Dios; *
             a ti se pagarán los votos en Jerusalén.
  2     A ti, que escuchas la oración, vendrá toda carne, *
             a causa de sus transgresiones.
  3     Nuestros pecados nos abruman, *
             pero tú los borrarás.
  4     Dichosos los que tú escogieres y atrajeres a ti, para que habiten en tus atrios; *
             se saciarán de la belleza de tu casa, de la santidad de tu templo.
  5     Cosas asombrosas nos mostrarás en tu justicia, oh Dios de nuestra salvación, *
             tú, la esperanza de todos los términos de la tierra, y de los más remotos mares.
  6     Tú afirmas los montes con tu poder; *
             están ceñidos de valentía.
  7     Tú calmas el estruendo de los mares, *
             el estruendo de sus olas, y el alboroto de las gentes.
  8     Los que habitan los confines de la tierra se estremecerán ante tus maravillas; *
             tú haces gritar de júbilo al lucero y al héspero.
  9     Visitas la tierra, y la riegas en abundancia; en gran manera la enriqueces; *
             la acequia de Dios va llena de agua.
10     Tú preparas el grano, *
             pues así abasteces la tierra.
11     Haces que se empapen los surcos, y rasas los terrones; *
             la ablandas con lluvias copiosas, y bendices sus renuevos.
12     Tú coronas el año con tus bienes, *
             y tus carriles rebosan con abundancia.
13     Rebosen los pastos del páramo, *
             y los collados se vistan de alegría.
14     Se cubran las praderas de manadas, y los valles se revistan de grano; *
             den voces de júbilo y canten.

Epistle: 
2 Corintios 9:6–15

6 Acuérdense de esto: El que siembra poco, poco cosecha; el que siembra mucho, mucho cosecha. 7 Cada uno debe dar según lo que haya decidido en su corazón, y no de mala gana o a la fuerza, porque Dios ama al que da con alegría. 8 Dios puede darles a ustedes con abundancia toda clase de bendiciones, para que tengan siempre todo lo necesario y además les sobre para ayudar en toda clase de buenas obras. 9 La Escritura dice:

«Ha dado abundantemente a los pobres,
y su generosidad permanece para siempre.»

10 Dios, que da la semilla que se siembra y el alimento que se come, les dará a ustedes todo lo necesario para su siembra, y la hará crecer, y hará que la generosidad de ustedes produzca una gran cosecha. 11 Así tendrán ustedes toda clase de riquezas y podrán dar generosamente. Y la colecta que ustedes envíen por medio de nosotros, será motivo de que los hermanos den gracias a Dios. 12 Porque al llevar esta ayuda a los hermanos, no solamente les llevamos lo que les haga falta, sino que también los movemos a dar muchas gracias a Dios. 13 Y ellos alabarán a Dios, pues esta ayuda les demostrará que ustedes obedecen al evangelio que profesan, al evangelio de Cristo. También ellos honrarán a Dios por la generosa contribución de ustedes para ellos y para todos. 14 Y además orarán por ustedes con mucho cariño, por la gran bondad que Dios les ha mostrado a ustedes. 15 ¡Gracias a Dios, porque nos ha hecho un regalo tan grande que no tenemos palabras para expresarlo!    

Gospel: 
San Lucas 17:11–19

11 En su camino a Jerusalén, pasó Jesús entre las regiones de Samaria y Galilea. 12 Y llegó a una aldea, donde le salieron al encuentro diez hombres enfermos de lepra, los cuales se quedaron lejos de él 13 gritando: —¡Jesús, Maestro, ten compasión de nosotros!

14 Cuando Jesús los vio, les dijo: —Vayan a presentarse a los sacerdotes.

Y mientras iban, quedaron limpios de su enfermedad. 15 Uno de ellos, al verse limpio, regresó alabando a Dios a grandes voces, 16 y se arrodilló delante de Jesús, inclinándose hasta el suelo para darle las gracias. Este hombre era de Samaria. 17 Jesús dijo: —¿Acaso no eran diez los que quedaron limpios de su enfermedad? ¿Dónde están los otros nueve? 18 ¿Únicamente este extranjero ha vuelto para alabar a Dios?

19 Y le dijo al hombre: —Levántate y vete; por tu fe has sido sanado.    

The Old Testament, New Testament and Gospels readings are from the New Revised Standard Version Bible: Anglicized Edition, copyright 1989, 1995, Division of Christian Education of the National Council of the Churches of Christ in the United States of America. Used by permission. All rights reserved.

The Collects, Psalms and Canticles are from the Book of Common Prayer, 1979.